se espera un informe español en pocos meses

"La economía colaborativa no crea empleo, genera esclavos"

Como si se tratara de unas elecciones, casi todas las partes interesadas en el informe de la UE sobre economía colaborativa parecen satisfechas. Aunque hay grandes excepciones

Foto: (Reuters)
(Reuters)

Todos contentos, aunque con diferencias importantes sobre la mesa. El informe de la Comisión Europea con las recomendaciones para los 28 sobre economía colaborativa se ha interpretado con diferentes matices en función del sector. Para Airbnb, Blablacar y Uber es un triunfo sin paliativos pero incluso para el gremio del taxi o del turismo es positivo, ya que ataca de raíz dos problemas que conductores y hosteleros han denunciado en los últimos meses.

[La última bala de la patronal del autobús para hundir a Blablacar]

El informe, no vinculante, establece una serie de recomendaciones que los países miembros deberían seguir. A grandes rasgos, y como ya hemos explicado en esta pieza, la Comisión Europea ha enfatizado varios puntos: no se debería poner trabas a la actividad económica, hay que proteger los derechos de los consumidores, se tiene que apostar por crear un entorno laboral digno adaptado a la legislación de cada país y es conveniente gravar esta actividad con los impuestos correspondientes.

Miguel Ángel Leal, presidente de Fedetaxi y de la Asociación Gremial del Taxi, ve con buenos ojos los dos últimos puntos del párrafo anterior. Para Leal, la situación de los trabajadores de Cabify en España es "indigna" y les acusa de trabajar como falsos autónomos. "La economía colaborativa y plataformas como Cabify no crean empleo, generan esclavos de un sistema que valora las estrellas de los usuarios. Si les baja la valoración dentro de la 'app', Cabify puede romper el contrato de manera unilateral y el conductor debe pagarles 18.000 euros".

Airbnb celebra que la Comisión diferencie entre el uso profesional y el que pueden hacer los particulares en momentos puntuales.
Airbnb celebra que la Comisión diferencie entre el uso profesional y el que pueden hacer los particulares en momentos puntuales.

Cabify responde a estas acusaciones con unos argumentos que hizo públicos el pasado 25 de mayo: "Los transportistas que colaboran con Cabify lo hacen bajo un régimen de contrato mercantil de servicios y prestan el servicio directamente o mediante personal laboral contratado bajo el régimen general de la Seguridad Social de manera previa al inicio de su colaboración con la compañía. Cabify no da de alta a autónomos, sino que estos ya se han constituido como tales antes comenzar su relación contractual. Los transportistas que colaboran con Cabify no perciben un sueldo mensual, ni anual, sino que sus ingresos son consecuencia de la facturación de las horas y servicios realizados".

En Uber, una de las aplicaciones de transporte que más ríos de tinta ha hecho correr desde su llegada a España, ven la situación con otros ojos: "En todo el mundo se están desarrollando regulaciones para que los conductores, los pasajeros y las ciudades puedan beneficiarse de este nuevo fenómeno. La Comisión Europea ha dejado claro que las leyes europeas protegen a los servicios de economía colaborativa de las restricciones desproporcionadas e insta a los estados miembros a revisar las regulaciones que atentan contra su desarrollo".​

Fedetaxi ha denunciado a Cabify ante el ministerio de Trabajo. (EFE)
Fedetaxi ha denunciado a Cabify ante el ministerio de Trabajo. (EFE)

Pese a considerarse una victoria para aplicaciones como Uber o Cabify, Leal opina que van a tener que someterse a un control tanto a nivel fiscal como laboral. El presidente de Fedetaxi recuerda que ya han denunciado a su competencia en el ministerio de Trabajo porque "no tributan como es debido". Los taxistas reclaman, una vez más, que se aplique el mismo baremo para competir en igualdad de condiciones: "Están dados de alta como empresas de transporte con la trampa de no tener beneficios. A final de año extienden una factura a la matriz, que se lleva todo el dinero, y se quedan a cero. Ese dinero no se queda en nuestro país como sí lo hace el de los ciudadanos, los taxistas, las pymes o los trabajadores normales".

Los taxistas están satisfechos con algunos de los puntos del informe, pero recuerdan que no es vinculante y que son los estados los que deben ejecutar esas sugerencias. En el caso español, Fedetaxi está descontenta con la actuación del ejecutivo español: "Hemos enviado una denuncia hace poco más de una semana y confiamos en que actúen. No nos vale que estén en funciones, tienen que actuar haya gobierno o no porque se está produciendo un hecho deleznable con la creación de falsos autónomos".

Medidas de muchos países... menos de España

En uno de los anexos del informe completo de la Comisión Europea se pueden apreciar las diferentes iniciativas que han puesto en marcha los 28. La tabla de ese anexo, que se puede consultar en las páginas 47 a 49 de este enlace, pone ejemplos de Alemania, Reino Unido, Portugal o Italia, aunque ninguno de España. La información se ha recogido mediante un cuestionario enviado a las diferentes delegaciones bajo el título 'Buenas prácticas para la promoción de la economía colaborativa'.

En el caso de España, la Comisión Nacional del Mercado y de la Competencia asegura que no aparece en esa lista porque todavía está elaborando su propio informe, que verá la luz en los próximos meses. Pero el gobierno español no puede jactarse de haber impulsado 'buenas prácticas' en lo relativo a la economía colaborativa.

Los taxistas se han manifestado en España ante los recursos de la CNMC. (Reuters)
Los taxistas se han manifestado en España ante los recursos de la CNMC. (Reuters)

En los últimos años ha sido noticia la decisión de la comunidad de Madrid de prohibir alquileres de apartamentos durante menos de cinco días. En las Canarias, entró en vigor otra que lo prohibía en los alrededores de zonas turísticas y hoteleras. Málaga y Córdoba provocaron que la CNMC recurriera una normativa de la ley de transporte terrestre porque creía que estaba obstaculizando y mermando la competencia.

En Catalunya, la Autoridad Catalana de la Competencia emitió un informe el pasado mes de mayo a favor de la economía colaborativa. En 2015, la Generalitat aprobó un decreto para regular los pisos turísticos, una norma que nunca se ha llegado a poner en práctica.

Blablacar y Airbnb, con una sonrisa en la cara

Dos de las grandes beneficiadas por el informe son Blablacar y Airbnb. Ambas han hecho campaña desde un primer momento por el hecho de poner en contacto a particulares que prestan un servicio en momentos puntuales, a diferencia de plataformas como Uber o Cabify.

"Los beneficios que genera la economía colaborativa deberían estar al alcance de todos. Europa tiene el potencial para liderar este movimiento y la guía publicada por la Comisión es una herramienta muy valiosa para garantizar a los usuarios de la economía colaborativa un entorno normativo claro, estable y consistente en toda la Unión Europea", argumenta la plataforma de alquiler vacacional.

Es especialmente importante para los usuarios que la reglamentación separe la actividad profesional de la que ejecutan particulares

Más importante para Airbnb, y también para Blablacar, es la distinción que hace el informe entre profesionales y particulares que se adscriben a estos servicios: "Es especialmente importante para los usuarios que la reglamentación separe claramente la actividad profesional de la que ejecutan los particulares".

¿Qué opinan los hosteleros españoles? Óscar Perelli, director de estudios de Exceltur, organización que agrupa a las principales empresas turísticas de España, está satisfecho con algunas de las recomendaciones, "como que se garanticen los derechos del consumidor y que se obligue a pagar impuestos".

Pero para Perelli es importante destacar un hecho que, a su juicio, es erróneo: "No se puede poner a todos los sectores en el mismo saco. No se pueden comparar los alojamientos turísticos con el transporte". Exceltur, que ve con recelo que Airbnb opere fuera de la regulación pertinente, considera esencial que esas regulaciones ayuden a apuntalar el sector turístico español.

Blablacar todavía está pendiente de la resolución de un juicio contra la patronal del bus. (Foto: Natalie Ortiz/Flickr vía CC)
Blablacar todavía está pendiente de la resolución de un juicio contra la patronal del bus. (Foto: Natalie Ortiz/Flickr vía CC)

"Al final, lo que está en juego es la imagen de España en un sector tan relevante como el turismo. Es necesario que los servicios que se disfruten tengan las mismas coberturas que se pueden encontrar en otras lugares", opina.

En el caso de Blablacar, el informe "ha reforzado" la postura de la plataforma para compartir coche. "Es muy importante que diferencien los modelos con ánimo de lucro respecto al nuestro y explica muy claramente cuándo una plataforma debe sumarse a las regulaciones de los sectores tradicionales y cuándo no", opina Jaime Rodríguez, cabeza visible de la firma en España.

Regular la economía colaborativa es una de las "patatas calientes" a las que se enfrentará el gobierno que surjas de las elecciones del 26 de junio

La firma, nacida en Francia, está pendiente de la resolución de un juicio contra Confebús, qué pretende su cierre en España. ¿Ayudará este informe a cambiar las tornas? "No tiene vinculación legal pero es un espaldarazo que apreciamos. Refuerza nuestra idea de que las plataformas de la sociedad de la información no debemos estar adheridas al sector del transporte", sostiene Rodríguez.

Poner los cimientos de la regulación de la economía colaborativa será una de las "patatas calientes", en palabras de Perelli, a los que tendrá que enfrentarse el próximo gobierno que surja de las urnas el 26 de junio.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios