cuestan 229 y 269 euros

Moto G4, análisis: el aspirante a mejor móvil barato del año (pese a la pantalla)

Ha crecido, incorpora un puñado de mejoras atractivas pero también ha engordado su precio. ¿Se mantiene el Moto G en el trono de los teléfonos baratos?

Foto: Por tamaño, el Moto G4 se acerca más a un 'phablet' que a un teléfono barato. (Enrique Villarino)
Por tamaño, el Moto G4 se acerca más a un 'phablet' que a un teléfono barato. (Enrique Villarino)

El Moto G de Motorola se ha labrado una reputación con los años. Teléfonos baratos y con prestaciones más que aceptables, el producto de entrada del fabricante recientemente adquirido por Lenovo se ha convertido, año a año, en uno de los mejores teléfonos del mercado. Todo apunta a que repetirá esa posición en 2016 con el Moto G4, que llega a las tiendas a mediados de junio.

[Motorola desvela el Moto G4, el nuevo aspirante a arrasar en móviles baratos]

Solo dos pegas lastran al nuevo Moto G: el precio y el tamaño de la pantalla. El primero es resultado del aumento y la mejora de las especificaciones de terminal. El segundo, más discutible, tiene que ver con la propia concepción del producto.

Motorola y Lenovo han querido pensar a lo grande y se han venido arriba con un ‘display’ de 5,5 pulgadas, a la altura de productos que se encuentran en rangos de precios mucho más elevados. Una de las fortalezas del pasado Moto G era su manejabilidad: con cinco pulgadas, cabía justo en la palma de la mano. Ahora, se ha colocado a la altura de competidores que están más cerca del ‘phablet’ que del teléfono. La pregunta es si el público potencial al que se dirige quiere, o necesita, ese aumento.

Dos modelos con sabores muy parecidos

Motorola ha preparado para este año dos versiones del Moto G4. Ambas son casi idénticas por fuera, pero presentan ligeras modificaciones en su interior. En Teknautas, hemos podido probar el G4 Plus, la versión más cara (269 euros por los 229 que costará el G4), y las sensaciones durante estos días han sido, en su mayoría, más que convincentes. No deja de ser una versión del G4 después de haberse tomado un batido de proteínas.

Las formas del Moto G4 no engañan. No abandona el plástico, pero no tiene por qué ser un problema cuando hablamos de un producto que cuesta algo más de 200 euros, ya que el partido del G4 se juega en otro ámbito.

(Enrique Villarino)
(Enrique Villarino)

Ese terreno de juego es el del valor que el consumidor obtiene de un terminal muy económico. Ambas versiones, la G4 y la G4 Plus, tienen pantalla Full HD, batería de 3.000 mAh y un procesador Snapdragon 617 con ocho núcleos que funcionan a 1,5 GHz. El salto de calidad es considerable respecto al modelo del año pasado, pero no te engañes, no es el teléfono que quieres para darle una gran carga de trabajo durante el día o para probar juegos que le exijan mucho: una partida a ‘Hearthstone’ ha mostrado las costuras del teléfono, y no hablamos de un juego especialmente duro con el ‘hardware’.

Donde el Plus sí ha dado un salto de calidad es en el lector de huellas que incorpora en la parte inferior delantera. Un lector que funciona como la seda y que no es nada habitual en este tipo de productos.

Existe un modelo del G4 Plus con 4GB de RAM aunque, por el momento, no está prevista su llegada a España. Con los 2GB actuales, el teléfono presume de fluidez

Por si fuera poco, la versión ‘premium’ del G4 también incorpora carga rápida, una de esas funciones tan de agradecer para los enfermos que se pasan -nos pasamos- el día enganchados al teléfono. En menos de media hora, hemos logrado cargarlo a un 55%, aunque esta función no es exclusiva del Plus. Se activa mediante un cargador especial que viene incluido con el modelo Plus. En el caso del G4, será necesario rascarse el bolsillo. ¿Cuánto? El cargador costará algo menos de 18 euros en Amazon.

Y aunque el Plus va a tener tres modelos (uno con 2GB de RAM y un par, más apetitosos, con 3GB y 4GB), el mercado español se quedará por el momento con el primero, tal y como informó Motorola en la presentación del 'gadget' hace escasos días. Ambos teléfonos llegan con 16GB de almacenamiento, el doble respecto a los ocho del modelo de 2015.

Cámara: lo justo y necesario

Hace pocos días, hablamos en Teknautas del Sony Xperia X, un teléfono de 599 euros que no se comportaba como tal. Entre los muchos reproches que se le podían hacer al fabricante nipón estaba la cámara, que se va a los 23MP pero cuyo acabado en pantalla parece lejos de su 'hardware'.

El Moto G4 Plus tiene una cámara algo mejor que la del G4 (16MP por los 13MP que ofrece la versión inferior), que viene cargada de extras, con un modo manual para controlar los diferentes ajustes de la lente y cuyos resultados son más que satisfactorios.

(J. E.)
(J. E.)

Sobre estas líneas, una imagen tomada en exterior. Debajo, se muestra el comportamiento de la cámara al fotografiar detalles.

(J. E.)
(J. E.)

Un último aspecto que se agradece del Moto G4 es la instalación de Android Marshmallow, que llega casi pelado de fábrica, para que sea el usuario el que invierta tiempo para configurarlo a su gusto.

Un gran teléfono con dos pegas

Lo hemos dicho al iniciar el repaso al Moto G4. El terminal de Motorola es un teléfono muy competente, aspirante a estar en las listas de los mejores del año. Con el fabricante estadounidense se da una situación curiosa: cada vez que alguien te pregunta por una recomendación de un móvil "no muy caro" para una persona "que lo va a usar para llamar, conectarse a internet y enviar wasaps", la respuesta acostumbra a apuntar en la misma dirección.

Esa fama se la ganó Motorola con la gama G, gracias a teléfonos de un precio muy ajustado, por debajo o muy cerca de los 200 euros. Con el Moto G4, esa barrera se ha superado. De largo. 229 euros para el modelo básico y 269 para el Plus no son un problema si se tiene en cuenta la mejora en las especificaciones. Pero el Plus comienza a acercarse peligrosamente a los 300 euros, donde OnePlus campa a sus anchas.

El G4 Plus viene con sensor de huellas digitales en el frontal. (Enrique Villarino)
El G4 Plus viene con sensor de huellas digitales en el frontal. (Enrique Villarino)

El tamaño de la pantalla no es una pega de por sí, e incluso se agradece que un teléfono tan barato apueste por lucir como los más sofisticados. Pero en Teknautas nos queda una duda: ¿no habría sido más completa la jugada si Motorola hubiera manufacturado una pantalla de cinco pulgadas para el Moto G4, como en 2015, y de 5,5 para el Plus? Así añadiría un extra de valor al modelo más caro.

Pese a estas dudas, Motorola tiene entre manos uno de los grandes productos del año, y será el mercado el que juzgue si este cambio de estrategia del fabricante ha supuesto un paso hacia adelante.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios