Es noticia
Cómo comprar un Tesla en España de la manera más económica
  1. Tecnología
Tienes que viajar a Holanda para recogerlo

Cómo comprar un Tesla en España de la manera más económica

La firma de vehículos eléctricos no tiene concesionarios en España, pero existen fórmulas para adquirir uno de los coches del catálogo aunque se deban pagar algunos peajes

Foto:

Comprar un Tesla en España no es una tarea sencilla. La firma de coches eléctricos con sede en Estados Unidos no ha abierto ningún concesionario en nuestro país, aunque en los últimos meses ha iniciado una tímida entrada después de instalar las dos primeras estaciones de recarga, en Girona y en Tarragona.

Que no haya espacios para comprar un Tesla de manera presencial en nuestro país no significa que no se pueda adquirir uno. Los pasos a seguir no son del todo sencillos y requieren de una dosis extra de fuerza de voluntad por parte del comprador, tanto en el momento de la transacción como durante las revisiones que se deben pasar de manera periódica.

El proceso de compra se tiene que hacer, de manera obligatoria, a través de la web de la marca. Una vez dentro, en la parte inferior, donde aparece una bandera de Estados Unidos, se tiene que seleccionar la opción 'Other Europe'. En la actualidad, Tesla solo permite comprar dos modelos. El S es el que actualmente está a la venta -en el momento de escribir este texto, la fecha de entrega prevista es marzo de 2016- aunque también se puede reservar el modelo X, cuyas primeras unidades echarán a andar durante los próximos meses.

Sin subvención del Gobierno

En la web se pueden introducir los datos personales para que un representante de Tesla contacte con nosotros, aunque en Teknautas, optamos por llamar a un concesionario en Burdeos, en el que nos atendieron en castellano y nos dieron algunos consejos para tramitar la compra. En la actualidad, la versión más económica de un modelo S se puede conseguir por 65.400 euros, una cifra que no incluye IVA ni el impuesto de matriculación. Si queremos reservar un modelo X, cuyo precio estimado rondará los 130.000 dólares, deberemos anticipar 4.000 euros para oficializar la gestión.

La compra se formaliza con una reserva a la que sigue un correo con la confirmación y las especificaciones del coche. El pago final se realiza cuando Tesla inicia la fabricación del autómovil. Y es en este punto donde el comprador de un Tesla se lleva uno de los mayores chascos, ya que el vehículo no cumple los requisitos para optar a una subvención del plan MOVEA, que fomenta el consumo de vehículos eléctricos en España. Para hacerlo, el precio del automóvil no puede superar los 32.000 euros antes de impuestos, y el modelo más económico del S cuesta más del doble, ya que la versión con tracción trasera, la más económica, cuesta más de 65.000.

Para optar a los fondos del plan MOVEA, el vehículo eléctrico no puede tener un precio superior a los 32.000 euros antes de impuestos

Recoger el coche es otro problema, ya que la firma europea ofrece un envío por camión a los países donde no tiene concesionarios u ofrece la posibilidad de que el comprador se desplace hasta la oficina central, que se encuentra en la localidad de Tilburgo, en Holanda, a 1.600 kilómetros de Madrid. En el viaje se puede aprovechar la red de cargadores de la firma hasta la frontera francesa o incluso los que se encuentran en Cataluña.

Gastarse 60.000 euros en un coche que ni siquiera se ha visto en movimiento puede ser algo osado, por lo que Charles Delaville, portavoz de Tesla en Europa, recuerda que el coche se puede probar "en cualquier concesionario cercano: en este caso, Burdeos o Aix-en-Provence, cerca de Marsella".

El papeleo, a cargo del conductor

Una vez recogido el vehículo, el conductor tiene que recorrer la travesía del desierto administrativa derivada del hecho de que Tesla no tenga presencia en nuestro país. La matriculación y el pago del IVA corren a cargo del dueño, por lo que la opción más recomendable es delegar en una gestoría para que se encargue de los trámites. Si se desea hacerlo de manera personal, se debe presentar el modelo 309 por internet para liquidar el IVA antes de presentarse en Tráfico.

El coche, salido de fábrica, se entrega con unas matrículas alemanas que tienen una vigencia de dos semanas y un seguro temporal para poder materializar el traslado.

Hasta que Tesla abra sus primeros centros en España, el mantenimiento es el último escollo, que se tiene que superar fuera de nuestras fronteras, o por lo menos es lo que recomienda la firma. Delaville aconseja pasar una revisión "anual o cada 20.000 kilómetros" en alguno de los centros oficiales situados en Francia (los más cercanos, de nuevo, están en Burdeos o Aix-en-Provence).

Tesla aconseja pasar una revisión cada año o cada 20.000 kilómetros. Se puede hacer en los talleres que tiene en Burdeos o cerca de Marsella

Tesla, como todo fabricante de vehículos eléctricos, recalca el hecho de que el mantenimiento es mínimo: "No hay que cambiar el aceite, los filtros o las bujías. Ni siquiera hace falta cambiar las pastillas de freno. Nuestras inspecciones se centran en el estado de los neumáticos y su alineación, así como otros elementos de recambio como los limpiaparabrisas".

Industria automóvil
El redactor recomienda