Es noticia
Menú
Del cartón al fondo verde: la evolución de los efectos especiales en 'Star Wars'
  1. Tecnología
más de 30 años de vanguardia visual

Del cartón al fondo verde: la evolución de los efectos especiales en 'Star Wars'

En 1977, George Lucas revolucionó Hollywood con 'Una nueva esperanza'. En el 99, con peor resultado crítico, repitió en 'La amenaza fantasma' gracias a un despliegue de ingeniería visual

Foto: 'El despertar de la Fuerza' se estrena este viernes en España. (Reuters)
'El despertar de la Fuerza' se estrena este viernes en España. (Reuters)

El 25 de mayo de 1977, el cine cambió para siempre. Ese fue el día en que un puñado de afortunados en Estados Unidos pudieron ver, por primera vez, 'Star Wars'y ese fue también el día en que los efectos especiales vivieron una de sus mayores revoluciones.

Esa 'modesta' película de un director poco conocido y que solo costó 11 millones de dólares fue capaz de poner en marcha una revolución que ha llegado hasta nuestros días. ¿Cómo? Gracias a unos efectos que lograron que los espectadores de todo el planeta terminaran por meterse dentro de un universo situado en una galaxia muy, muy lejana.

Se necesitaban a tres personas para mover a Jabba el Hutt . La trilogía clásica mezclaba artesanía con tecnología punta (de la época)

'Star Wars' supuso un soplo de aire fresco frente a lo que había sido la ciencia ficción de la época -decorados de corchopán, abuso de sintetizadores en bandas sonoras- gracias, en gran medida, a unos efectos visuales que metieron a los espectadores en vereda desde el minuto uno. Fue Industrial Light & Magic, una compañía creada en 1975, la encargada de dotar de fantasía al universo de GeorgeLucas sin que se notara la trampa. Vaya por delante que hablamos de películas rodadas hace más de 30 años a las que, en su momento, no se les veían las costuras.

La mezcla de efectos ópticos con maquetas y miniaturas y el retoque de fotogramas fueron piezas básicas, pero también jugaron un papel esencial el maquillaje y el vestuario. C-3PO y R2-D2 tienen un toque humano, pese a ser droides, gracias a los actores que les dieron vida: Anthony Daniels y Kenny Baker. Hasta Jabba el Hutt, antes de sufrir una digitalización, contaba con ese toque personal: eran tres individuos los encargados de mover a esa bola de grasa, tal y como contaba Jamie Benning en el corto documental'Life Inside Jabba the Hutt'. Los personajes animados no eran los únicos con un componente humano.El reino animal de 'Star Wars' también tenía sus triquiñuelas. Así, los banthas no eran otra cosa que elefantes a los que se disfrazaba.

Donde no llegaba el presupuesto, el equipo de Lucas tiraba de ingenio. Fue así como se crearon los sables láser, que no eran otra cosa que palos de madera insertados en una base metálicaa los que se añadía la luz a través de rotoscopia, una técnica por la que se retoca la película fotograma a fotograma. "Se rompían de manera constante cuando los actores luchaban con ellos", explicaba Roger Christian, técnico de las cintas originales.

Fuecuando el presupuesto lo permitió cuandoLucas empleó las técnicas más avanzadas del momento. Los avances en 'stop motion' permitieron dotar de vida a los AT-AT, esos acorazados más parecidos a un perrete metálico adorable que a un tanque, aunque la técnica de los setenta y primeros ochenta distaba mucho de la actual: para retocar 20 'frames', algo menos de un segundo, se necesitaba una hora de trabajo. Si algo hizo bien la primera trilogía de 'Star Wars' fue esa mezcla entre las técnicas artesanales y las novedosas.

Las precuelas: ordenador y fondo verde

La segunda trilogía, por mucho que no obtuviera el resultado crítico esperable, volvió a poner a 'Star Wars' a la vanguardia de los efectos especiales en cine. Se sacó de la manga al primer personaje protagonista de la saga -Jabba tuvo una aparición ínfima en la remasterización de 'Una nueva esperanza'- en lo que se convirtió en el mejor ejemplo de lo que aguardaba a los espectadores. "Lucas quería probar si la transición entre el cine tradicional y el digital se podía llevar a cabo sin que se notara la diferencia en pantalla", reza la web oficial de la franquicia en el apartado dedicado a repasar las precuelas.

La pantalla verde y los efectos por ordenador se convirtieron en el tótem de la nueva trilogía. Esos efectos que permitieron dar vida a planetas nunca vistos hasta la fecha, como la capital de la República, Coruscant, un planeta formado por una enorme megalópolis. Esos efectos fueron los que permitieron que el duelo final entre Obi-Wan y Anakin se pareciera más a un videojuego que a la lucha entre dos de los jedis más poderosos de la galaxia que luchaban por sus vidas en un entorno volcánico. "No importóque recaudara más de 1.000 millones de dólares en taquilla y atrajera a nuevos seguidores, la cinta dejó un poso entre críticos y seguidores escépticos. Algo se había perdido respecto al aspecto visual de la trilogía clásica", explicaba Jason Michelitch en este texto de 'Wired'.

¿Por qué no funcionó esa orgía visual? Si Lucas se decidió por la nueva trilogía fue gracias a la tecnología, que le permitía dar vida a las películas que tenía en mente, y al largo descanso de más de 15 años que se tomó entre 'El retorno del jedi' y 'La amenaza fantasma'. Jar Jar Binks apareció solo tres años antes que el Gollum de 'El Señor de los Anillos', pero fueron tres años básicos para que los efectos especiales de 'El Señor de los Anillos' ganaran la partida a la saga galáctica. Que Peter Jacksonse valieradel rostro de Andy Serkis en lugar de un 'renderizado' cualquiera también ayudó a dotar de realismo a un personaje que era puro humo.

En 2005, ILM había conseguidolo más difícil: dar forma a un universo gracias a una pantalla verde y los avances de la tecnología. Pero tener a actores trabajando sobre un fondo monocromo eliminabacualquiersensación de que los intérpretes formaban parte del entorno.

La nueva trilogía: una vuelta a las raíces

Dotar de realismo a las imágenes de las nuevas películas es uno de los objetivos primordiales de la nueva hornada de cintas que prepara Disney. Para ello, J.J. Abrams ha contado con los servicios de Darren Gilford, conocido por el diseño de 'Oblivion', una película de ciencia ficción rodada en 2013 y que jugaba con esa mezcla entre lo digital y lo terrenal.

Desde el primer día, J. J. [Abrams] quería que fuéramos auténticos, que nos acercáramos lo máximo posible a la trilogía original

"Desde el primer día, J.J. [Abrams] quería que fuéramos auténticos,que nos acercáramos lo máximo posiblea la trilogía original, ya que creíaque las precuelas tenían un problema: utilizaron todas las técnicas de animación conocidas hasta la fecha y que tenían a su disposición. Me gusta utilizar la metáfora de la música disco: la llegada del sintetizador hizo que todo el mundo lo utilizara de cualquier manera posible. Creo que J.J. quería volver a conectar con la forma en que se rodaron las películas originales", explicó Gilford en una entrevista concedida a 'Indiewire'.

Este productor ha explicado que el equipo del 'Episodio VII'ha trabajado para replicar algunas de las técnicas utilizadas en 1977.Así, se ha utilizadoun mismo set de rodaje para mostrar diferentes zonas de una misma estación de combate, tal y como sucedía con la Estrella de la Muerte.

Esta mezcla entre tradición y ordenador debería resultar, según J.J. Abrams, en una cinta que solo utilizará el efecto especial en la medida de lo posible aunque esta declaración de intenciones entreen conflicto con lo que ha significado la saga para la industria de los efectos especiales.

El 25 de mayo de 1977, el cine cambió para siempre. Ese fue el día en que un puñado de afortunados en Estados Unidos pudieron ver, por primera vez, 'Star Wars'y ese fue también el día en que los efectos especiales vivieron una de sus mayores revoluciones.

El redactor recomienda