No, apple no las ha inventado

Las mejores alternativas a las nuevas fotos animadas de Apple

Fue una de las 'novedades' más comentadas de su última 'keynote', pero hay poca innovación en ella: las fotografías animadas llevan ya mucho tiempo en nuestros 'smartphones'

Foto: Las mejores alternativas a las nuevas fotos animadas de Apple

Aunque para muchos la nueva función Live Photos de los nuevos modelos de iPhone no pasa de ser una anécdota, si nos atenemos a lo que se dijo en Twitter durante la keynote esta característica fue una de las que más se habló. De nuevo, Apple anunció a bombo y platillo una función que ya existía en algunas cámaras y teléfonos, incluso en el iPhone si usábamos ciertas aplicaciones. 

De hecho, los de Cupertino han tardado bastante en apuntarse a esta fiesta, pues la fiebre por las fotos animadas se remonta a 2011. Fue entonces cuando se comenzaron a popularizar los cinemagraphs, una especie de híbrido entre fotos y vídeos que resucitó a los viejos gifs. 

De lo que tampoco hay apenas dudas es que Apple ha copiado la función Live Photos con el mismo descaro que algunos fabricantes chinos les copian a ellos. Los teléfonos Lumia desde la actualización Denim de Windows Phone, lanzada en octubre del año pasado, cuentan con la opción fotoclips, que añade un pequeño vídeo a una foto. Su funcionamiento es tan parecido a Live Photos que resulta sospechoso.

A pesar de que las imágenes híbridas no son una novedad, despiertan cada vez más interés. Medios como BuzzFeed, que usan esta clase de recursos de forma intensiva, y las tecnologías creadas por los desarrolladores de aplicaciones han abonado el terreno para su expansión. 

Aplicaciones para crear fotos animadas

Una app muy interesante para experimentar con este tercer lenguaje audiovisual es Phhhoto, que cuenta con su propia red social. Su funcionamiento recuerda bastante al de una cámara que capta gifs, pero dispone de características exclusivas muy bien pensadas. Al atrapar con la cámara una secuencia de imágenes la operación es tan rápida que resulta muy sencillo crear animaciones en forma de bucle. La aplicación también cuenta con estabilizador de movimiento, lo que reduce las vibraciones que producen nuestras manos. 

Esa última característica es uno de los puntos fuertes de Hyperlapse, la aplicación de Instagram para crear timelapses con gran sencillez. Aunque algunos de los que la usan obvian su función principal y la utilizan como una cámara de vídeo estándar: rues resulta increíble la efectividad con la que anula los temblores que se ven en un vídeo cuando no usamos un trípode. Esto la hace indispensable para crear vídeos con apariencia de fotos, sobre todo si editamos el resultado final con aplicaciones para crear cinemagraphs.

Una de las mejores opciones para crear estas secuencias parcialmente animadas es Cinemagraph Pro. Aunque funciona extraordinariamente bien el problema es que cuesta 50 euros, lo que la aleja de todos aquellos que no hagan un uso profesional de ella. Pagando 20 dólares se puede acceder a una licencia que permite usarla durante un mes en iOS y en Mac. 

Vine no pierde fuerza entre los aficionados a encerrar un momento en un bucle de imágenes, sobre todo por las nuevas funciones que va incorporando. La última permite crear bucles siguiendo un ritmo musical. El resultado son microvídeos que con un poco de creatividad funcionan muy bien como fotos animadas. Aunque si preferimos crear auténticos gifs podemos elegir entre muchas aplicaciones especializadas. Una de las más interesantes es Giphy Cam, desarrollada por la red social Giphy.

Sacar fotos de un vídeo

Otro puente que se está abriendo entre la fotografía y el vídeo es el de poder extraer imágenes estáticas de un vídeo, algo con lo que se lleva años experimentando. De hecho, algunos móviles de Microsoft y Samsung incorporan esta función instalada en el software con el que salen de fábrica. Esta función es muy útil para captar fotos en escenas que se desarrollan con gran rapidez. Siempre, eso sí, que la grabación se realice con abundante luz para que el movimiento quede perfectamente congelado.

Un fotograma de vídeo 4K equivale a una imagen de ocho megapíxeles y uno de un vídeo Full HD a una imagen de dos megapíxeles. En los tiempos de Instagram, en los que para muchos no es necesario que una imagen tenga una enorme resolución, no es de extrañar que cada vez veamos más fotos que nacieron como vídeos. 

De hecho, existen varias aplicaciones que permiten elegir entre las 30, 60 o 120 imágenes que se captan por segundo en un vídeo para congelar un momento decisivo. Una de las mejores es Perfect Pic, que nos permite reproducir un vídeo a cámara lenta en busca de una foto que nos interese. Cuando damos con la parte de la secuencia que nos interesa la aplicación es capaz de descomponer la imagen en fotogramas que podemos guardar como fotos.

Los que no quieren complicarse la vida con la tediosa tarea de buscar entre miles de fotógramas una foto interesante, pueden usar Vhoto. Esta aplicación, bastante bien diseñada, analiza vídeos en busca de fotos interesantes y animaciones en forma de gifs. Estas últimas pueden ser guardadas en ese vetusto formato de archivos o en forma de vídeos.

Pero no sólo el software está permitiendo que cualquiera pueda explorar los límites de la fotografía y el vídeo, algunos avances en el hardware han sido decisivos, como la mayor capacidad de procesamiento de imágenes de los teléfonos o incluir tecnologías como la estabilización óptica del objetivo del teléfono. Dos avances que han hecho progresar bastante la popularidad de esta clase de imágenes.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios