RUBÉN SÁNCHEZ, PORTAVOZ DE FACUA

"La gente tiene asumido que los costes de gestión son legales, pero no es cierto"

Por fin encontramos ese billete que mejor se ajusta a nuestro presupuesto, rellenamos el formulario de pago y justo antes de finalizar la compra aparecen pero, ¿son legales?

Foto: La gente tiene asumido que los costes de gestión son legales, pero no es cierto

Tras horas de búsqueda por internet por fin encontramos ese billete de avión que mejor se ajusta a nuestro presupuesto, o la entrada más barata para ese concierto tan esperado. Rellenamos el formulario de pago y justo antes de finalizar la compra aparecen los temidos “costes de gestión” pero, ¿es esta práctica legal?

“Cobrar un añadido por la gestión de la venta no tiene sentido alguno porque legalmente te tienen que cobrar un precio final completo”, explica a Teknautas el portavoz de Facua, Rubén Sánchez. El experto asegura que ese precio ya incluye el sueldo de los trabajadores, el margen del beneficio, la limpieza del vehículo y cualquier otro gasto asociado. “Sería como cobrarte otra comisión por pisar la moqueta o por sentarte”, ironiza.

El último caso lo ha sufrido una usuaria de Twitter que protestó al enfrentarse a un cargo adicional de un 10% al comprar billetes de bus por internet

A pesar de la lucha de organizaciones como Facua con este asunto, lo cierto es que todo el mundo se ha enfrentado a esta némesis de los pagos por internet en alguna ocasión. La última en hacerlo ha sido una usuaria de Twitter que protestaba por unos costes de gestión durante la cobra de un billete de autobús de Alsa que consideraba excesivos: 5,20 euros por una compra de 47,88 euros. Una subida de un 10% que aumentaba el precio final a 53 euros.

Desde la cuenta de Twitter de Alsa respondieron que para estar exento de los costes el cliente puede asociarse al club Bus plus de forma gratuita o comprar los billetes directamente en el punto de venta. Estos “cargos por gestión” aparecen claramente especificados en la web de la compañía: los billetes nacionales de más de 10 euros se enfrentan a una tasa adicional de 2,60 euros, lo que supone un incremento de hasta un 26% en el precio final.

El problema, según Sánchez, es que “la gente tiene asumido que está práctica, como nadie la ha parado, es legal aunque no esté apoyada por nada”. Por este motivo los usuarios no suelen denunciar, aunque en opinión del experto se produzca una vulneración de la Ley de protección al consumidor. Desde Teknautas hemos intentado contactar con Alsa para aclarar la polémica, aunque no hemos recibido respuesta por su parte.

Cobrar los gastos de gestión es como incluir una comisión por pisar la moqueta o por sentarte

¿Qué debería hacer un cliente que se exponga a este tipo de prácticas? “Presentar una denuncia ante la administración de consumo de su comunidad autónoma pidiendo que abran un expediente sancionador a la empresa y reclamando a esta su dinero”, detalla Sánchez.

Sánchez se lamenta de cómo la dejación de las administraciones ha permitido los costes de gestión desde hace tiempo: “Hace muchos años que lo estamos denunciando, pero ninguna administración de consumo ha intervenido”. 

Un caso aparte son los ejemplos de cobros por pagar con tarjeta, donde el cliente debía añadir un extra al precio final si deseaba pagar de esta forma. "Cobrarte un añadido por la acción de pagar está completamente prohibido por la Ley general para la defensa de los consumidores y usuarios", aclara el portavoz antes de añadir que algunas compañías aéreas todavía lo hacen.

Tampoco en taquilla

Una de las objeciones más escuchadas con los cargos por gestión en internet es que son comprensibles cuando la venta tiene lugar en una taquilla física. Sin embargo Sánchez recuerda que no lo son en ningún caso, en referencia a la subida de esta tasa por parte de Renfe. “Claro que hay que pagar al personal, pero va en el precio del billete. Es como pagar un extra para que el avión tenga piloto”, comenta. La única excepción, aclara, son los servicios adicionales como la comida.

Las empresas de transporte no son las únicas que aplican estas tarifas. Las plataformas de venta de entradas para espectáculos como Atrápalo o Ticketea suelen aplicar también estos cobros. La situación es, según Sánchez, la misma: "No se puede anunciar al inicio un precio si en realidad es otro, es mejor decir que cuesta 18 euros a decir que son 15 euros más 3 de gastos de gestión".

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios