una firma israelí los crea por encargo de alibaba

Los nuevos códigos QR quieren terminar con el problema de las imitaciones

Si a uno le preguntan por el país rey en el mundo de las copias, es probable que le venga a la cabeza China. Pues ha sido ahí donde van a poner contra las cuerdas al mercado negro de las imitaciones

Foto: Los nuevos códigos QR quieren terminar con el problema de las imitaciones

Están por todas partes. Sirven como tarjeta de embarque en los aviones, pero su verdadero filón se encuentra en el mundo del marketing. Y es que los anunciantes consiguen, gracias a ellos, unir lo analógico con lo digital en la comunicación.

La vida de un anuncio en una revista en papel termina, a efectos del anunciante, una vez que se publica y transcurren unos pocos días. Si la campaña tiene éxito, venderá más, pero realmente no se sabe qué sucede con la promoción de ese producto, a no ser que un código QR invite al usuario a una interacción posterior. Pues bien, estos códigos acaban de vivir la que será su gran evolución con una nueva versión con muchas más posibilidades en materia de comunicación, pero sobre todo, incopiable, y su impacto lo vivirá de primera mano el mercado de las imitaciones.

Si a uno le preguntan por el país rey en el mundo de las copias, lógicamente le vendrá a la cabeza China, y ha sido precisamente este país el que va a poner contra las cuerdas al mercado negro de las imitaciones gracias a este nuevo QR. El código ha sido creado por la startup israelí Visualed por encargo de Alibaba, el conocido como "Amazon chino".

Las principales ventajas de este nuevo código que a diferencia del anterior, carece de puntos, residen en dos elementos: la imposibilidad de ser copiado y que abre un universo de aplicaciones en el ámbito del marketing que puede hacer todavía más frecuente su uso. Pero para entender la trascendencia de esta nueva versión, conviene recordar la trayectoria de esta peculiar forma de identificación y comunicación.

El nuevo código QR ha sido creado por la 'startup' israelí Visualed por encargo de Alibaba

Sus orígenes se sitúan en la industria de la automoción en el año 1994, donde se hizo necesario dar con una forma de identificación del vehículo en la cadena de montaje, y pasó bastante tiempo antes de que los QR llegaran a la calle en la forma que los conocemos ahora (identificación en tarjetas de embarque, billetes de tren, publicidad…). Sin embargo, todo parecía indicar que este formato se iba a limitar a estos nichos de mercado y no tendría más recorrido…

¿Veremos QR por todas las esquinas?

Las tasas de utilización tampoco hacían presagiar un futuro muy prometedor: un estudio llevado a cabo en 2013 desveló que en el mejor de los escenarios, poco más de una tercera parte de los lectores de una revista emplearían el móvil para escanear un código QR. Y hablamos de la publicidad, donde su utilización está más extendida.

Sin embargo, esta pequeña firma israelí ha dado un nuevo impulso a este sistema de la mano del gigante chino, y atentos porque el alcance ahora de los QR puede dispararse. Como hemos apuntado, Alibaba necesitaba una manera inequívoca de garantizar a los compradores que los productos que se vendían en su plataforma eran auténticos, y eso, en el paraíso de las imitaciones, era todo un reto.

Visualed creó entonces un nuevo estándar en los llamados O2O (Offline to Online) con los Dotless Visual Codes que ha presentado de la mano de la firma china. Estos nuevos códigos crean un puente indestructible entre el consumidor y la marca, de forma que los imitadores queden fuera.

El funcionamiento no puede ser más sencillo: en el momento de efectuar una compra (ya sea online o en una tienda física), el cliente escanea el código QR del producto y el sistema lo valida como auténtico. ¿El fin del mercado de las imitaciones? Oded Israeli, director de marketing de Visualed, disimula bien su entusiasmo: “Nuestros códigos y nuestra tecnología ayudarán a luchar contra las imitaciones, y estamos ayudando a Alibaba precisamente en esto”, explica cauto a Teknautas.

Pero el alcance de este nuevo sistema va mucho más allá que la problemática de las imitaciones. El nuevo código acaba con los puntos en su estructura, con lo que el área visible es muy superior. ¿Por qué es esto importante? Por su mayor potencial de uso: al contar con más espacio, las marcas podrán crear logotipos mucho más atractivos y que inviten mejor al usuario a leer el QR.

Mundo del marketing se frota las manos una vez más ante esta nueva joya, pero… ¿y otras áreas de uso? Este nuevo QR puede ser utilizado también como forma de identificar inequívocamente al usuario en otros ámbitos, pero la firma israelí podría estar explorando nuevas áreas, aunque son reacios a comentar los pormenores: “No tenemos nada que decir a este respecto”, concluye el directivo.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios