ayudará a países en vías de desarrollo

Un 'gadget' de bajo coste diagnostica cáncer mediante el móvil

Investigadores del Hospital General de Massachussets han desarrollado un dispositivo de menos de dos euros que detecta cáncer de cérvix y virus del papiloma humano

Foto: Un 'gadget' de bajo coste diagnostica cáncer mediante el móvil

El cáncer es una lacra global que mata a más de 8 millones de personas cada año. A pesar de las nuevas tecnologías y medios, muchos países en vías de desarrollo y zonas aisladas del planeta requieren soluciones portátiles que permitan un diagnóstico rápido, barato. Esto es precisamente lo que ha logrado un grupo de investigadores del Hospital General de Massachusetts, mediante un gadget para detectar cáncer tan sencillo que puede conectarse al móvil y que vale algo más que un café.

“El cáncer de cérvix es el tercero más peligroso para las mujeres, pero el 80% de los casos se producen en áreas que no tienen la tecnología ni la infraestructura necesarias para detectarlo. Por eso empezamos con él”, explica a Teknautas el investigador del Hospital General de Massachusetts y coautor del artículo publicado hoy en PNAS, Cesar Castro.

El dispositivo puede acoplarse a un smartphone normal y corriente para efectuar los análisis. Castro asegura que de momento lo han utilizado con biopsias del cuello uterino, pero que podría aplicarse “a cualquier tipo de muestras”, desde sangre a orina pasando por saliva. Además, su coste es de 1,7 euros, un precio que disminuirá más conforme se refine el dispositivo.

'Queremos usar el sistema allí donde hay dos patólogos para todo el país'

Este artilugio ha recibido el nombre de D3 como abreviación de diagnóstico de difracción digital. Utiliza una cámara de alta resolución y una luz LED para llevar a cabo un análisis de imagen con las muestras. El sistema es capaz de recoger datos de más de 100.000 células de una muestra con una sola imagen.

El primer paso consiste en añadir unos microabalorios de plástico a la muestra. Castro explica que estas esferas “tienen un diámetro de 5 micrómetros”, es decir, un grosor casi 20 veces inferior al de un cabello. Estos diminutos cuerpos tienen anticuerpos con los que se unen a las moléculas sospechosas de ser cancerígenas, como un policía capaz de detectar un ladrón entre una multitud de transeúntes, para así detectar el posible riesgo.

Lo que hace D3 es estudiar la muestra con la luz de la cámara para diferenciar entre objeto y luz. “Es como las sombras chinescas”, aclara Castro, que añade que “cada tipo de anticuerpo tiene una bola diferente que produce sombras distintas”, para así diferenciar entre distintos cánceres.

El destino lógico de esta tecnología son los países en vías de desarrollo. Así lo defiende Castro: “Queremos usar el sistema allí donde hay dos patólogos para todo el país”. Sin embargo, añade que las áreas rurales, en ocasiones muy apartadas de centros médicos con recursos, también podrían beneficiarse.

Aunque nuestros smartphones son cada día más potentes, no son capaces de llevar a cabo semejantes análisis de imagen. Por eso la función del móvil es transmitir las imágenes a un servidor que hace los cálculos y devuelve los resultados en menos de una hora.

Tan efectivo como los métodos tradicionales

Las pruebas piloto se llevaron a cabo con 25 mujeres que tenían un riesgo inusualmente alto de padecer cáncer de cérvix. Castro comenta cómo, tras tomar una biopsia, los resultados obtenidos mediante su método tuvieron una “excelente correlación” con los sistemas habituales, gracias al recuento del número de microesferas unidas a células.

También se utilizó para diferenciar muestras de pacientes con cáncer linfático de otros que simplemente sufrían un aumento benigno de los nódulos linfáticos. Además, la tecnología fue capaz de detectar el ADN del virus del papiloma humano (responsable de varios tipos de cánceres) con éxito.

D3 de momento sólo se ha dado resultado con muestras procedentes de biopsias para diagnosticar cáncer de cérvix, linfático y papiloma humano. No obstante, Castro está convencido de que podría utilizarse para cualquier tipo de cáncer “siempre y cuando se tengan los marcadores necesarios”. Incluso podría aprovecharse la tecnología para que los celíacos detectaran la presencia de gluten en la comida, o que los vegetarianos comprobaran si existen trazas de animales.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios