la cara oculta del congreso del móvil

¿Los hombres de verdad no compran mujeres? En el MWC sí

Se trata de una cita con la tecnología y la innovación, pero también es la mejor semana del año para el sector del sexo barcelonés, a pesar de las críticas por parte de algunos partidos

Foto: (REUTERS/Mike Segar)
(REUTERS/Mike Segar)

Desde las ocho de la mañana, unas mil personas se juntaron en la Avenida Juan Carlos I, 64, el punto por el que se entra a la Fira que aloja el Mobile World Congress. Repartieron su propaganda y sacaron fotografías de asistentes posando con ella. A las diez y media la Guardia Urbana que controlaba la zona pidió que se fueran, aunque les felicitó por lo pedagógico de la acción. Como cuenta Arantxa Calvera, viceprimera secretaria de las Juventudes Socalistas de Cataluña, la formación que organizó el encuentro, era “una campaña de concienciación en contra del turismo sexual que se dirigía a los congresistas para decirles qué hay detrás de la prostitución”.

El Mobile World Congress cerró ayer su décima edición. Han sido cuatro días de presentaciones, de reuniones de negocios, de charlas de los grandes jugadores de la industria y de fiestas repartidas por toda la ciudad cuando la Fira echa el cierre por la noche. Nada como la Mobile. Lo saben los números oficiales, que dicen que acuden 90.000 personas, que el impacto económico es de 470 millones y que se crean 12.700 empleos. Lo saben los ciudadanos, que llegan tarde a la oficina porque tráfico y transporte público se colapsan. Lo saben los hoteles, que se llenan y suben precios. Lo saben los taxistas, que amplían su horario de trabajo. Y lo sabe el sector del sexo de la ciudad.

Los clubs optimizan sus webs con la categoría “prostitutas Mobile World Congress 2015”, se promocionan en Twitter, ponen vallas publicitarias y reparten 'flyers'

El Mobile World Congress es un evento de señores con traje - aunque no hay números oficiales, basta dar un paseo por los pasillos para verlo - así que los clubs, bares de alterne, agencias y salas de masajes preparan la cita con tiempo. Optimizan sus webs con la categoría “prostitutas Mobile World Congress 2015” para salir cuando alguien busca en Google, se promocionan en Twitter, ponen vallas publicitarias en la carretera junto al logo del GSMA, reparten flyers a la entrada (cada vez menos, porque hay multas) y contratan azafatas sexuales, como ya contó La Vanguardia el año pasado.

En Masajes Para Hombres, con promoción MWC, el precio por sesión sube de 90 € a 150 € y el local permanece abierto toda la noche durante la semana especial. Las salas multiplican por cinco su facturación.Y al igual que en los restaurantes, los chóferes contratados por congresistas se llevan comisión – unos 50 € por persona, me cuenta Xavi, conductor desde hace cinco años – por llevar a sus clientes a los clubes que la pagan.

El aumento de demanda de prostitución en un evento al que van muchos hombres no es ni nuevo ni exclusivo de la tecnología (en capítulos anteriores, el Mundial de Alemania en 2006), pero en Barcelona ambos coinciden. El Mobile es la gran cita de la ciudad. “Para clubs y bares de alterne es el momento álgido del año. No se puede comparar a nada”, afirma Paula Vip, miembro de la asociación de prostitutas Aprosex.

“Mueve a los congresistas a consumir prostitución de noche. Los sitios que lo trabajan son clubs y agencias”, añade Montse Neira, investigadora social y trabajadora sexual. “Entre hombres, hay costumbre de ir en grupo a tomar una copa y alternar. A las prostitutas independientes no nos llega, porque no recibimos en grupo. Hacemos más dinero en otras épocas”, continúa Vip.

Pero a ella no le interesa. “¿Para qué quiero un cliente que me colapsa toda una noche si no lo voy a ver más? Las proveedoras de sexo en el Mobile son las mujeres que trabajan en clubs, pisos, locales y salones de masaje. Lo que tienes que ver es quién se lleva el dinero: los empresarios de esos sitios, que cobran el 50% de cada servicio que realiza una mujer sin pagar un solo impuesto”.

Abolicionismo vs. reglamentarismo: las dos teorías de la prostitución

Cataluña es la primera – y hasta ahora única – comunidad que regula los prostíbulos en España. Fue en 2002, cuando introdujo una licencia para obligar a los locales a estar en ciertos sitios (lejos de colegios, por ejemplo) y cumplir ciertas normas de higiene y sanidad. Cataluña reguló el sitio, pero trece años después aún no ha regulado el trabajo dentro de él.

Llega un punto en que no sabes si eres estúpida o los estúpidos son ellos. No sé si no ven, no quieren ver o realmente hay otros interesesEl Código Penal prohíbe que una persona se lucre del trabajo sexual de otra, así que los empresarios no dan de alta a las prostitutas como trabajadoras”, continúan en Aprosex. Pero es la primera norma la que preocupa al Partido Socialista de Cataluña: desde entonces Barcelona, dicen, se ha convertido en el “gran burdel de Europa”.

“Para mí es una incongruencia. Ser la capital mundial del móvil, atraer innovación y nueva tecnología es muy positivo. Pero en el bajo fondo, en paralelo y en oscuro, hay algo que no queremos ver pero en lo que si te fijas un poco, ves”, añade Lourdes Muñoz, secretaria de políticas de mujeres del PSC, que ha difundido la acción de las juventudes en sus redes. “Miles de mujeres explotadas para cumplir el ocio de los congresistas”.

La acción de las JSC en el MWC insiste en que el 95% de la prostitución no es libre (en este caso las mujeres que se prostituyen no son prostitutas, sino prostituidas) sino que se asocia al tráfico humano. “Están siendo forzadas a la explotación sexual por deudas con sus mafias y proxenetas: chicas y mujeres jóvenes que viven atrapadas en un auténtico hervidero del crimen organizado”, asegura Calvera en su artículo publicado en eldiario.es.

El lema de las JSC, Real Men Don't Buy Girls (Los hombres de verdad no compran mujeres), nació en una campaña de Ashton Kutcher y Demi Moore en 2011, y era perfecto por ser reconocible y en inglés apto para el público internacional del MWC. También “apela a la conciencia del cliente”, porque si no hay demanda no hay oferta y es el primer paso para acabar con la prostitución, de la que se declaran abolicionistas.

A los asistentes les ha parecido bien.

Los hombres de verdad no compran mujeres. Pero, ¿qué narices es un hombre de verdad? La frase ya recibió críticas – predefine a un tipo de hombre, perpetúa su rol protector y objetiza a la mujer, porque alguien “la compra” pero olvida su derecho a venderse si quiere. Aunque para el partido socialista “es justo al revés. Apela a los machotes que se van de putas. Los hombres de verdad, los que tienen valores y principios, no compran mujeres”.

El abolicionismo y el Real Men Don't Buy Girls del PSC choca con el reglamentarismo, que pide que se regularice el trabajo sexual y no se persiga al cliente. Es el modelo de Alemania y Países Bajos y que defienden desde Aprosex: si su puesto se normaliza, el estigma se acaba. “¿Hay mafias de periodistas? ¿Hay periodistas traficados?”, compara Vip.

“Las mujeres que trabajan en la calle lo hacen, en su mayoría, por su cuenta. Y el dinero que ganan es para ellas, como las escorts. Nuestra lucha es por los derechos de trabajadoras y trabajadores sexuales. Al Gobierno le parece bien que paguemos como autónomas, pero el trabajo no está regulado. El director general de la Policía Nacional dijo que aumentaría la presión sobre los clientes hasta hacerla insoportable. No pueden acosarlos porque nos quitan el trabajo. El derecho laboral es básico: no podemos permitir que un colectivo, sobre todo de mujeres, esté sin derechos laborales ni sociales en pleno s. XXI”, añade.

“Ésta no es la imagen que debería dar Barcelona en el s. XXI”

“El Ayuntamiento debería disuadir la prostitución con campañas de sensibilización hacia los congresistas”, afirma Calvera. “Es una actividad más del congreso: se asocia Barcelona a un sitio genial y de ir de putas. No es la imagen que tiene que dar. Yo quiero ser la capital del Mobile World Congress, pero no de la prostitución”.

El MWC congrega atención y es perfecto para dejar tu mensaje político: si encima toca la fibra de una industria que se plantea una y otra y otra vez los porqués de su desigualdad entre sexos, te llevas la foto y onda expansiva del discurso. ¿Y las prostitutas reglamentaristas, no aprovechan el momento para reivindicar?

“Hacemos propuestas a partidos políticos para que tengan en cuenta nuestras demandas. Eso ya es una reivindicación. No hace falta salir a la calle. Cada día hay manifestaciones y es una noticia más, un recuadrito en un periódico y ya. Nos interesa trabajar a nivel político y llegar a conclusiones más fundamentadas que salir a la calle con pancartas. Son mujeres que están estigmatizadas y a las que ya hay que pedir muchísimo”. Pero las propuestas de Aprosex y otros colectivos a los partidos aún no van ninguna parte. “Llega un punto en que no sabes si eres estúpida o los estúpidos son ellos. No sé si no ven, no quieren ver o realmente hay otros intereses”.

En plena campaña electoral, el objetivo del PSC es abolir la prostitución y limpiar la marca Barcelona aprovechando un congreso lleno de señores que mueve negocio sexual como un altavoz. Ellas prefieren otras formas. “Al final dices: oye, déjenos en paz”, concluye Vip. “Ya nos cuidamos nosotras solitas”.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios