Lo que querría leer sobre el pujante coche eléctrico. Noticias de Tecnología
¿que huella ecológica dejamos al fabricarlos?

Lo que querría leer sobre el pujante coche eléctrico

Que los eléctricos no emitan gases no significa que no contaminen, ya que se deben tener en cuenta las emisiones de todo el proceso, desde la fabricación hasta el origen de la electricidad

Foto: Lo que querría leer sobre el pujante coche eléctrico

Es un hecho irrefutable: los combustibles fósiles tienen los días contados y en consecuencia, los vehículos deberán utilizar otras fuentes de alimentación que cumplan el complejo equilibrio de ser renovables, no ser contaminantes, y todo ello a un precio que sea accesible para el grueso de los bolsillos. La cuestión es, ¿cuál es ese ingrediente mágico que conseguirá cumplir todas estas variables?

La pregunta parece tonta, sobre todo habida cuenta del camino recorrido ya en esta dirección por las principales marcas, y cómo no, por el fabricante de moda: Tesla. La electricidad es la energía que moverá los coches de un futuro no muy lejano, eso parece no discutirlo nadie pero, ¿hemos llegado realmente a la eficiencia en el proceso de fabricación y disfrute de los vehículos eléctricos?

Parece que todavía estamos muy lejos y Bjorn Lomborg en USA Today nos abre los ojos acerca de la realidad de los coche eléctricos hoy en día. Nos quedamos sólo con dos datos: el recorte global de CO2 es mínimo y matan al doble de personas en atropellos.

Es cierto que una vez en marcha un motor eléctrico es limpio, no hay emisiones que contaminen la atmósfera. Pero los expertos no quieren limitar la visión únicamente al momento en el que arrancamos el motor eléctrico, y lo hacen con preguntas incómodas: ¿cuál es la huella ecológica de fabricar este tipo de vehículos? Y todavía más interesante, ¿cuánto se contamina el medio ambiente por generar la electricidad que los moverá?

El análisis es más complejo que la simplificación de afirmar que como los vehículos eléctricos no emiten gases, no contaminan. El pasado mes de diciembre hablábamos del lado más oscuro de los vehículos alimentados por hidrógeno: su generación se hacía a partir del gas natural, otro combustible fósil que genera un elevado nivel de CO2. Dicho de otra manera, se pasa la pelota a otro tejado, pero no nos libramos realmente de ella.

¿Un Tesla Model S contamina más que un Cayenne?

De esta manera, el análisis que determine lo verde que es un vehículo debe hacerse considerando el saldo final de CO2 emitido en su fabricación y uso. En este sentido, imaginamos la cara de susto que se les quedaría a los afortunados propietarios de un codiciado Model S al leer el elaborado análisis del experto Nathan Weiss, que dejaba un titular para el recuerdo: un Model S contamina más que un 4x4 o un BMW M5.

Ahora vamos con el meollo de sus cifras. Weiss no se ha dejado llevar por los cantos de sirena de los coches eléctricos y ha centrado su estudio en el coste de la producción de electricidad en Estados Unidos (kw/h) y el consumo del Model S, el buque insignia de Tesla, medido también con esta variable, y comparando este dato con vehículos convencionales de gasolina. Considerando todos los elementos involucrados en el desarrollo del Model S (fabricación de baterías y la generación de electricidad medida por estado), concluía que este modelo contaba con un impacto en el medio ambiente superior al de un SUV.

Pero aquí no terminaban los disgustos para los conductores del flamante vehículo de Elon Musk y compañía: si se sumaban las pérdidas en la carga del coche eran cercanas al 15%. Es decir, que una parte de la electricidad nunca llegaba a la batería. Y otro dato que Tesla no airea mucho: sus vehículos tienen unas pérdidas de carga cuando no están funcionando, algo llamado como “consumo vampiro”.

El Model S, contando este dato, sería menos contaminante que un 4x4, pero equivalente a cualquier utilitario diésel

Pues bien, sumando todas estas cifras Weiss logró amargar la fiesta de los propietarios del vehículo. Y lo malo es que había afinado bien el lápiz a la hora de registrar sus cálculos, empleando además datos gubernamentales. Llegados a este punto, uno sería más respetuoso con el medio ambiente conduciendo un Range Rover que un Model S. Pero, ¿realmente es así?

David Nolan redactó su réplica en Greencareports y tuvo que tragarse el sapo de admitir como verdaderos los datos de Weiss, pero se guardó un importante as en la manga: el polémico informe no había tenido en cuenta el impacto medioambiental de producir la gasolina, algo justo, si se quiere comparar de tú a tú la contaminación de los vehículos eléctricos. Un balón de oxígeno para Tesla, pero pírrico: el Model S, contando este dato, sería menos contaminante que un 4x4, pero equivalente a cualquier utilitario diésel que circula por nuestras carreteras.

¿Cuál es entonces la compra más eficiente hasta que la generación de electricidad provenga en su mayoría de las renovables? USA Today concluye que un híbrido de bajo consumo es la mejor opción, al menos hasta que la producción de la electricidad no sea más barata y menos contaminante. 

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios