podría utilizarse en juguetes y sensores

Las alas de las mariposas inspiran una goma que cambia de color cuando se estira

Investigadores japoneses han desarrollado un material que responde al estrés cambiando de color. Se basa en el mismo fenómeno de las alas de muchos insectos

Foto: Las alas de las mariposas inspiran una goma que cambia de color cuando se estira

El color de las alas de algunos escarabajos y mariposas cambia según les da la luz, y ha servido de inspiración a científicos japoneses para desarrollar una lámina de goma que cambia de color según el estrés que se le aplica, al estirarla o comprimirla. Sus aplicaciones irían desde juguetes hasta sensores.

Esta curiosa característica fue posible gracias a las nanopartículas que los investigadores imbuyeron en el interior de la goma, y compusieron con forma de cristal. Gracias a esto, las partículas sólo reflejaron la luz de una cierta longitud de onda.

El cambio de color fue posible gracias a un fenómeno conocido como coloración estructural, que puede observarse en la naturaleza en las alas de las mariposas. Consiste en la producción de color mediante superficies microscópicas y estructuradas de una forma concreta.

Estas láminas tan pequeñas son lo suficientemente finas como para interferir con la luz visible e incluso combinarla con pigmentos. Gracias a ellas las plumas de los pavos reales, que son marrones, simulan tener zonas azules, verdes e incluso iridiscentes.

La iridiscencia es precisamente otra característica de la goma desarrollada en Japón. Esta propiedad, por la que los colores parecen cambiar conforme se modifica el ángulo de visión, es fácilmente observable en las pompas de jabón.

El material, desarrollado por el Instituto Nacional de Ciencia de Materiales de Japón, fue exhibido durante la última edición de nano tech, la feria mundial centrada en nanotecnologías. Los investigadores han bautizado a su creación con el nombre de “cristal fotónico coloide elásticamente deformable”.

El material podría aplicarse a juguetes y sensores para comprobar a simple vista el estado de los puentes

¿Cómo es posible que este material imite las alas de las mariposas? Al aplicar estrés sobre la goma, las nanopartículas de su interior se juntan o separan (según hayamos estirado o apretado la lámina). Esto provoca que la luz reflejada tenga una longitud de onda diferente en cada caso, y que por lo tanto el color mostrado sea diferente.

Las aplicaciones de un material con estas características trasciende la mera curiosidad. Al no requerir pinturas no se decolora ni es tóxico para los seres humanos, lo que lo hace idóneo a la hora de fabricar juguetes para los más pequeños.

Además, el cambio de color asociado al estrés sería muy útil en sensores. De esta forma, podría comprobarse, a simple vista, el estado de estructuras como puentes: el estrés causado por una deformación sería inmediatamente observable a través del cambio de color.

Otras aplicaciones, no menos importantes, permitirían crear gafas que mantendrían a salvo el ojo de un puntero láser. También se podrían diseñar elementos espectroscópicos que sólo dejen pasar luz de una longitud de onda determinada.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios