Considerada la más antigua del mundo

Abren una cápsula del tiempo enterrada hace más de 200 años

Es una forma sencilla, barata y posible de viajar en el tiempo: enterrar una caja con objetos cotidianos a la espera de que sea descubierta y estudiada en el futuro

Foto: Abren una cápsula del tiempo enterrada hace más de 200 años
Autor
Tags
Tiempo de lectura5 min

El nombre de Paul Revere no significa mucho en España, pero en Estados Unidos es recordado como uno de los héroes de la revolución americana y un ejemplo de patriotismo, protagonista de la llamada Cabalgada de Medianoche: cuando el 7 de abril de 1775 las tropas inglesas comenzaron a moverse, anticipando la invasión, Revere galopó para avisar al Congreso Provincial de Massachusetts, el organismo creado por los colonos, depositario de gran parte de su material militar. Tras el aviso, los colonos pudieron poner a salvo sus armas y municiones.

Durante la guerra, este orfebre y herrero fabricó cañones de acero y acuñó la primera moneda de Massachusetts. Veinte años después, para preservar su paso por la historia, Revere cogió varias de esas monedas y algunos objetos más y los guardó en un estuche de cuero. Samuel Adams, uno de los padres de la independecia americana y por entonces gobernador, cogió la bolsa y la guardó bajo una piedra del edificio de la asamblea estatal.

Allí pasó varias décadas en la oscuridad hasta que en 1855, durante unas obras de remodelación, salió a la luz brevemente. El gobernador de entonces, Winslow Harley, decidió repetir la ceremonia, introduciendo los objetos en una caja de latón y volviendo a esconderlos bajo las piedras del edificio.

Un viaje de 200 años en el tiempo

El pasado mes de diciembre, de nuevo unos trabajos de mantenimiento redescubrieron la pequeña cápsula del tiempo. Fueron necesarias siete horas para extraerla de la piedra sin dañarla. De hecho, no todos estaban de acuerdo con sacarla a la luz, pero el riesgo de que filtraciones de agua hubiesen dañado su contenido, o pudiesen hacerlo, hizo apremiante la decisión: había que rescatarla, y de paso descubrir qué había dentro.

Hasta esta semana no hemos podido descubrir qué secretos escondía. Había mucha expectación entre la prensa local y los historiadores, pero también entre los aficionados a los pequeños viajes en el tiempo que suponen estas cápsulas, 'enviadas' con la esperanza de ser interceptadas en algún momento del futuro y llevar hasta él un pedazo de la vida cotidiana de sus dueños.

La curiosidad era notable porque esta es la cápsula del tiempo más antigua de la que se tiene noticia. Puesto que cualquiera puede haber enterrado una, quizá haya alguna oculta de fechas anteriores, pero hasta ahora no se ha encontrado ninguna anterior. 

¿Qué objetos elegiríamos si quisiéramos enviar una cápsula del tiempo al futuro desde 2014? ¿Qué objetos datan perfectamente un momento sin perder su simbología con el tiempo? Monedas y periódicos. Al menos esa pareció ser la lógica de Adams y Revere, y de los demás que aportaron contenido a la cápsula, que introdujeron varias monedas, incluida una de 1652, así como un ejemplar del Boston Traveler (que valía 2 centavos de la época).

También un retrato grabado en metal de George Washington, una placa de plata que conmemoraba el inicio de la construcción del edificio y la primera página del primer volumen de los Archivos de la Colonia de Massachusetts. Todos estos objetos mantendrán muy ocupados a los historiadores y conservadores, y harán las delicias de los aficionados tanto a la historia estadounidense como a esos curiosos objetos que son las cápsulas del tiempo.

Otras cápsulas por descubrir

Quizá esta no sea la cápsula del tiempo más emocionante, a pesar de su antigüedad y su evidente valor histórico, pero hay otras ahí fuera, esperando a ser desenterradas. Estas son algunas de las que se conocen, y cuya apertura está prevista en el futuro.

1. La cápsula de George Lucas. El cineasta enterró una cápsula en su rancho Skywalker. En declaraciones a Wired aseguró que no recuerda exactamente todo lo que hay dentro, pero sí que contiene abundante merchandising de Star Wars.

2. La de la Universidad de Pensilvania, enterrada en 1940 y cuya extracción está prevista para 2040. Contiene la transcripción de un discurso que el presidente Roosevelt dio en el campus. Aseguran que pesa unas 450 libras (unos 200 kilos), así que algo más debe haber ahí dentro...

3. La cápsula nacional del milenio, enterrada en Washington. Contiene muchos objetos históricos interesantes: un pedazo del Muro de Berlín, un casco de la II Guerra Mundial, un móvil, un CD con el proyecto del genoma humano, una grabación de la trompeta de Luis Armstrong y las gafas de Ray Charles.

4. La cápsula de los mil años. Fue enterrada en 1952 en Los Ángeles y su apertura está fijada para 2952. No está claro qué hay dentro, pero más vale que sea resistente al tiempo.

5. La cápsula más grande del mundo. Enterrada en Nebraska en 1975, está previsto que se abra el 4 de julio de 2025. Es enorme, una cámara con 45 toneladas de capacidad que acoge un coche, ropa de los 70 y unos 5.000 objetos más.

Imagen del interior de la llamada Cripta de la Civilización
Imagen del interior de la llamada Cripta de la Civilización

6. La Cripta de la Civilización. Se trata de un proyecto tan ambicioso como fascinante: se cerró en 1940 y su apertura está prevista para el 28 de mayo de 8113, 6.177 años después. La fecha parece caprichosa, pero fue elegida por una razón: la primera fecha registrada de la historia databa de 6.177 años antes, cuando el profesor Thornwell Jacobs, de la Universidad Oglethope, en Atlanta, puso en marcha su experimento, así que decidió contar el mismo número de años hacia el futuro como fecha tope. El inventario de esta cripta es interminable: fotografías, cuadros, grabaciones de discursos y todo tipo de objetos cotidianos, desde estuches con material escolar hasta jabón, vajillas de porcelana o instrumentos meteorológicos.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios