Así serán las pantallas irrompibles que utilizará Apple en su iPhone 6
  1. Tecnología
El cristal de zafiro es casi imposible de arañar

Así serán las pantallas irrompibles que utilizará Apple en su iPhone 6

El zafiro sintético es increíblemente fuerte y resistente a los arañazos. Su precio más barato hará de él un gran competidor frente al ya conocido vidrio

placeholder Foto:

Una simple caída o guardar el móvil en el bolsillo junto a las llaves puede ser un gran error, y una pesadilla, si se pretende mantener intacta la pantalla de nuestro smartphone. Ahora, la técnica y la tecnología se unen para crear las pantallas irrompibles.

El cristal de zafiro sintético, un material utilizado como armadura transparente en vehículos militares, será la gran solución para el futuro iPhone 6 de Apple a este inconveniente tan común y que a tantos preocupa: que nuestro móvil cambieelaspecto que tenía cuando llegó a nuestras manos.

Ahora una tecnología de fabricación, conocida como acelerador de iones, encargado de crear finas láminas -la mitad de delgadas que un cabello humano- a partir de materiales costosos, ofrecela posibilidad de recurrir a esta piedra preciosa sin temer tanto por su precio.Un material lo suficientemente barato como para reemplazar a las pantallas de vidrio utilizadas en los smartphones y tabletas.

Pantallas que solo rayaría un diamante

Los fabricantes de teléfonos inteligentes sacan partido desde hace tiempo a los avances en la producción de cristal para fabricar dispositivos con pantallas más fuertes y duraderas. Hasta el momentolas más conocidas son las hechas conGorilla Glass de Corning.Pero incluso este es vulnerable a los arañazos y grietas, y reemplazar la pantallatampocoresulta barato.

El zafiro, u óxido de aluminio cristalino, es un material existente en la naturaleza pero que también se puede fabricar. Está justo por detrás del diamante en cuanto a dureza por lo que, para rayarlo sería necesaria una de estas piedras preciosas. Sus diferentes tonos (azul, amarillo o rosado) se deben a impurezas provenientes de elementos químicos como el hierro, el cobre o el magnesio. Sin ellas seobtendría un cristal perfectamente transparente.

Sin embargo, es prácticamente imposible encontrar zafiro natural sin impurezas, y tratar de eliminarlas sería tan costoso como poco práctico. Aquí es donde aparece el zafiro sintético que se utiliza, por ejemplo, en los cristales que cubren la esfera de algunos relojes.El auténtico encanto de este material reside en su dureza. Además, su resistencia a la comprensión es 10 veces ladel acero.

Un acelerador de iones que aprovecha todo el material

Su elevado coste es consecuencia de su método de fabricación. Para fabricar el zafiro, se funde óxido de aluminio en un horno especializado y después se deja enfriar lentamente para formar un cristal de gran tamaño. Tras este paso, el método convencional sería serrar una gran cantidad de material, de unos 40 centímetros de diámetro, en láminas de unos pocos cientos de micrómetros de espesor. ¿El problema? Esto requeriría serrar aún más el zafiro, además depulirlo, lo que desperdiciaría enormes cantidades de material.

Desde la empresaGT Advanced Technologies, con sede en Nashua (New Hampshire, EEUU), han tratado de solventar el inconvenienteutilizando un método propio: iones de hidrógeno.La máquina dispara iones de hidrógeno a una lámina de zafiro, implantando los iones a una profundidad de 26 micrómetros. Después puede retirarse la capa y calentarla hasta que los iones de hidrógeno formen gas de hidrógeno, que se expande y hace que se desprenda una capa de zafiro de 26 micrómetros de espesor. Láminas muchos más delgadas que el vidrio de casi un milímetro de grosorutilizado actualmente en los teléfonos móviles.

El vicepresidente de ingeniería de GT, Ted Smick, cuentaen elMIT Technologyque el siguiente paso será diseñar un sistema robótico para automatizar la manipulación de las láminas y crear así a un ritmo más rápido. Según sus cálculos, el diseño y la implementación de un proceso de este tipo podría tardar cerca de nueve meses.

Un claro competidor frente al vidrio

Una pantalla de Gorilla Glass cuesta menos de 3 dólares (2,32 euros), mientras que una pantalla de zafiro costaría alrededor de 30 (23,2 euros). Pero el precio podría bajar de los 20 dólares (15,45 euros) en un par de años gracias al aumento de la competencia y a la mejora de la tecnología. Un precio, que junto al rendimiento superior del zafiro, le haría lo suficientemente barato como para poder competir en el mercado.

Desde GT se muestran optimistas con el precio y estiman que las pantallas de zafiro podrían costar solo entre tres y cuatro veces más que las fabricadas a partir de Gorilla Glass. Varios miembros de la compañía señalan que, además,los precios caerána medida que GT mejore sus hornos.Otras compañías como Sapphire Technology en Corea del Sur o Monocrystal en Rusia también están reduciendo su costecon tecnologías patentadas.

Aunque Apple ya utiliza cristal de zafiro en la lente de suscámaras,parece ser que se le está resistiendo llevarlo a la práctica en laspantallas de sus dispositivos. En un principio, las primeras informaciones aseguraban que había comprado suficientes láminas de este material como para fabricar 200 millones de pantallas de 5 pulgadas. Ahora parece ser que lo que ha sido un pequeño retraso en su producción en torno al mes y medio puede hacer peligrar el tránmite.Una patente muy suculenta como para dejarla escapar.

Materiales
El redactor recomienda