Es noticia
Menú
Apple tiene un problema, y se llama iPad
  1. Tecnología
ANUNCIA RESULTADOS DEL TERCER TRIMESTRE

Apple tiene un problema, y se llama iPad

La firma californiana ha vuelto a apabullarnos con sus cifras al cierre del trimestre con un crecimiento de los beneficios. Pero las ventas del iPad se estancan

Foto: Tim Cook, CEO de Apple (Fotografía: Reuters).
Tim Cook, CEO de Apple (Fotografía: Reuters).

225 millones de unidades vendidas en un producto, el iPad, que lleva apenas cuatro años en el mercado. Hablar de problemas en estos términos resulta llamativo ¿verdad? Pues lo cierto es que Apple podría encontrarse en una complicada situación con un producto en el que han ido demasiado bien las cosas.

La firma californiana ha vuelto a apabullarnos con sus cifras al cierre del trimestre con un espectacular crecimiento de los beneficios del 12%, que han sido catapultados precisamente por productos veteranos de la casa como los ordenadores y más sorprendentemente el iPhone, un dispositivo que se ha convertido en la principal gallina de los huevos de oro de la casa.

Sí, todo muy bien y viento en popa. A ver quién es el valiente que tose a esta cuenta de resultados o pide explicaciones a su CEO. Y sin embargo, entre tanto brillo casi se nos pasa la cara b de este disco. La que las marcas no quieren que se vea, o el clásico amigo borracho que amarga la boda con su comportamiento. Pues bien, hay una amenazante mancha en las cifras presentadas por Tim Cook: el iPad.

La tableta de Apple entró con fuerza en un mercado que creó y en el que ha reinado prácticamente en solitario en su segmento, el premium, desde que fuera mostrada en 2010. Las cifras de ventas han sido ascendentes desde ese momento, pero ya es el segundo trimestre consecutivo en el que el producto pierde posiciones en este terreno. ¿Qué está sucediendo?

La firma no puede vender más iPads por la sencilla razón de que en su nicho de mercado, el de los usuarios que optan por un tablet de alta gama, no puede vender más equipos.

A comienzos de año les alertábamos de una previsible saturación de este segmento que estaría obligando a la casa a mirar con atención a otros mercados con el claro objetivo de seguir alimentando el fuego de iOS. Parece que el temido momento para el fabricante ha llegado ya que estaría enfrentándose a una estabilización de las ventas tras el declive, en el mejor de los escenarios. Y hay fundamentalmente dos elementos que habrían precipitado esta circunstancia.

¿Menos iPads? No problem

Por un lado y a diferencia de los smartphones, el tablet es un producto con un periodo de maduración superior: uno no cambia de tableta cada año, sino que espera dos o hasta tres versiones para dar el salto a un nuevo modelo. Pero es que además, y también a diferencia de los smartphones, el margen de innovación en los tablets es mucho más reducido y Apple sólo puede centrar sus esfuerzos en reducir las dimensiones del producto, aumentar el procesador y mejorar la pantalla, argumentos que no son motivo de renovación en la mayoría de los casos.

Con el iPhone los de Cupertino han sabido esquivar a tiempo la posible saturación dirigiéndose hábilmente a mercados emergentes

Así las cosas, el grueso de los usuarios a los que se dirige la marca con el iPad tiene ya uno en su poder y por este motivo las gráficas de ventas del producto muestran una incomodísima caída para los del One more thing.

Con el iPhone es otro cantar y los de Cupertino han sabido esquivar a tiempo la posible saturación dirigiéndose hábilmente a mercados emergentes en los que está cosechando unos resultados excelentes que han catapultado las cifras de ventas incluso con un modelo veterano.

El problema es que esta posibilidad no está disponible para la marca estadounidense ya que las posibilidades de crecimiento de los iPad en estos mercados serán siempre inferiores a la pérdida de ventas en Estados Unidos y Europa.

placeholder

Pero el astuto Tim Cook ya dispuso la venda antes de ver la herida sangrar profusamente y ha cerrado un acuerdo con IBM mediante el cual garantizaría un balón de oxígeno considerable al producto que entraría de lleno en el mercado empresarial, el único nicho en el que realmente tiene margen de crecimiento.

¿Qué podemos esperar en el futuro? Una sucesión de iPads cada vez más compactos y potentes, pero con unas ventas estabilizadas que podrían dar una falsa sensación de fracaso.

El escueto Cook se ha visto obligado a dar explicaciones sobre este frenazo en las ventas y ha afirmado que es algo “que no nos preocupa”. Y posiblemente sea cierto, pero no porque espere un repunte de ventas del producto en breve, sino porque su verdadero negocio, la plataforma iOS, sigue yendo viento en popa. Y ahí sí, todo va a pedir de boca.

225 millones de unidades vendidas en un producto, el iPad, que lleva apenas cuatro años en el mercado. Hablar de problemas en estos términos resulta llamativo ¿verdad? Pues lo cierto es que Apple podría encontrarse en una complicada situación con un producto en el que han ido demasiado bien las cosas.

IPad
El redactor recomienda