¿Está Google bloqueando a los competidores de su termostato inteligente?
  1. Tecnología
CAEN EN LOS RESULTADOS DE BÚSQUEDA

¿Está Google bloqueando a los competidores de su termostato inteligente?

Vivint, empresa que vende termostatos inteligentes, vio desaparecer sus resultados de Google a la vez que ésta compró Nest, su competencia

placeholder Foto:

En el principio, Google era un buscador, y ahí más o menos quedaba todo. Su objetivo era ordenar la información y hacerla más accesible al internauta, que buscaba esto o aquello en un concurrido universo de páginas web. Pero la información es poder, y aparecer antes o después en ese orden significa mucho para cualquier empresa que quiere llegar a su público. No aparecer es poco menos que no existir.

Vivint es una compañía dedicada a la domótiva casera, que también vende termostatos inteligentes,con sede en el estado de Utah que el pasado mes de enero se levantó con una noticia inquietante: Google, el gigante de Silicon Valley, compraba Nest. De pronto, la compañía del buscador era su competencia directa.

Dos semanas después, Vivint desaparecía de sus resultados. Ni uno solo asociado a su nombre. Al teclearlo, Google sugería al internauta resultados de "vivino", una aplicación de vinos, como si "vivint" tuviese una errata.

Según la compañía, Google les informó de que había encontrado links externos en su página que no respetaban las directrices de calidad del buscador, pero nunca llegó a especificarles cuáles eran esos links. Vivint no sabía qué había hecho mal ni como arreglarlo, y mientras seguía fuera del método de búsqueda más utilizado de internet.

Cuatro meses sin aparecer en Google

La situación se prolongó durante cuatro meses, cuenta James Robison en Pando, hasta que esta semana Vivint volvía a aparecer en Google como si nada hubiese ocurrido. Los representantes de la empresa cuentan que la situación ha sido frustrante, sobre todo por la impotencia de no saber cómo solucionarla, y que si la compañía ha sobrevivido todo este tiempos ha sido gracias a su visibilidad offline y a su plantilla de comerciales puerta a puerta.

"Esta experiencia con los resultados de búsqueda en Google ha sido difícil sobre todo por la falta de transparencia", cuenta Jeremy Warren, vicepresidente de innovación de Vivint. "Nos dieron descripciones muy vagas de los requerimientos y preferencias de Google, que dejaban mucho campo a la interpretación".

Aunque la historia publicada por Robison incluía unas declaraciones genéricas de un portavoz de Google, asegurande que "siempre trabajamos para mejorar la calidad de los resultados para nuestros usuarios", poco después Matt Cutts, jefe del equipo antispam de Google salía al paso de la historia asegurando que la idea de que la competencia de Vivint con Nest tenía algo que ver con la desaparición de sus resultados es "tonta".

"Como parte de una acción contra una red de blogs que posteaba spam, actuamos sobre vivint.com, junto con otros cientos de webs que estaban intentando espamear los resultados de las búsquedas", explica Cutts. "Avisamos a Vivirtde que había links estraños hacia su site, y cuando han hecho el esfuerzo suficiente para limpiar esos links, reconsideramos su petición. Esto no tiene nada que ver con Nest".

Hasta 18 meses para recuperar su presencia

Pero algunos expertos no parecen del todo convencidos. Mike Templeman, especialista en búsquedas SEO, siguió el caso de Vivint, y la coincidencia y la severidad del castigo le llamó la atención: Vivint desapareció el 29 de junio, justo 16 días después de que se anunciase la compra de Nest por parte de Google, y fue desindexada para casi los 3.300 términos de búsqueda a los que estaba enlazada.

Otras compañías que fueron pilladas con las manos en la masa haciendo trapicheos para lograr más enlaces y por tanto posicionarse mejor recibieron castigos mucho menos duros. Normalmente era cuestión de unos días, o simplemento de bajar unos cuantos puestos en el orden de los resultados.

Según Templeman, es cierto que Vivint era técnicamente culpable de lo que Google la acusaba, pero no parecía que se estuviese beneficiando de ello. Los links inapropiados parecen venir de banners relacionados con acciones de caridad y patrocinios deportivos, que no estaban bien programados y por eso parecían enlaces pagados a la web, algo que Google prohíbe estrictamente. "Parece que fue una acción de marketing torpe".

Por esto, ha pasado cuatro meses fuera de las búsquedas de Google. El 80% del tráfico a su página ha venido de resultados patrocinados, y el efecto a largo plazo puede ser importante. "Después de algo así, pueden pasar hasta 18 meses hasta que tu presencia online se recupera", dice Tempelman. "Y ya sabes lo que dicen: no hay un sitio mejor para esconder un cadáver que la segunda página de resultados de Google".

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Google Internet
El redactor recomienda