Es noticia
Menú
Matt Mullenweg, el programador tras el 19% de las webs del planeta
  1. Tecnología
EL CRECIMIENTO IMPARABLE DE WORDPRESS

Matt Mullenweg, el programador tras el 19% de las webs del planeta

Hace una década, cuando el estadounidense tenía 19 años, fundó Wordpress, el gestor de contenidos de código libre que arrasa de forma apabullante

Foto:

La World Wide Web acaba de cumplir 25 años de existencia. Desdesu nacimiento, el número de páginas en la redno ha dejado de crecer,hasta situarse en la actualidad en un volumen que ronda los dos mil millones de webs según el índiceWorldWideWebSize.

Sabemos que internet tiene una cara B, la deep web, y que en ese sentido evaluar el tamaño de internet resulta una misión imposible o, como mínimo, imprecisa: el mundo visible de la redal que accedemos cada día a través de los navegadores no representa la totalidad de internet, pero desde el punto de vista del usuario medio existe un dato sorprendente. El 19 por ciento de los sitios web del planeta están basados en una misma plataforma,y subiendo.

Amante de la música y la fotografía, Matt Mullenweg encendió la chispa de Wordpress cuando, en 2002, mejoró por su cuenta el código del gestor de contenidos de la plataforma 'b2/cafelog' para publicar una serie de fotografías personales

Hablamos de Wordpress, el gestor decontenidos más popular del mundo. Poco más de una década después desde queMatt Willembeg, un joven estudiante de políticas y filosofía (carreras que nunca terminó)lo lanzase de manera inocente a sus 19 años, la plataforma abierta no sólo se ha convertido en una herramienta sin la cual no podríamos entender la era de la blogosfera, sino también en el elemento que ha permitido a millones de empresas y medios de comunicación lanzar páginas web sin necesidad de inversiones por encima de sus posibilidades.

Código abierto

Amante de la música y la fotografía, Matt Mullenwegencendió la chispa de Wordpress cuando, en el verano de2002, mejoró por su cuenta el código del gestor de contenidos de la plataformab2/cafelog para publicar una serie de fotografías personales después de un viaje a Washington, donde había participado en el eventoNational Fed Challenge.

Apenas medio año después, se unió a Mak Little para trabajar en una idea que le rondaba la cabeza. Su objetivo era lanzar una plataforma de código abierto para publicar contenidos en internet. Pero no una cualquiera: debía ser libre. Quería que se convirtiese en unestándar. Parecía una buena idea, pero lo que aquel jovencísimotándem no sabía todavía es que estaban a punto de dar el primer pasopara iniciar un proceso de democratización de internet sin precedentes.

placeholder

Su primer reto importante para probar (y reivindicar) Wordpress como una plataforma solvente, capaz de ponerse alservicio de los pequeños pero también de los grandes productores de contenidos, llegó de la mano de CNET, medio a quien Matt ayudó a generar en 2004 un ecosistema de blogs pionero. En aquella época, Mattya tenía claro su camino. Abandonó la universidad y se mudó a San Francisco.

Un año después, en diciembre de 2005, después de haber desarrolladoAkismet, un filtro de spam para blogs,fundóAutomattic, empresa que gestiona desde entonces el pobladoabanico de aplicaciones y modelos de negocio freemium y premiumgenerados alrededor de Wordpress.

Porque el mérito del sistemaesdoble: tratándose deuna plataforma abierta, que ha evitado lucrarse a toda costa beneficiándose de la la comunidad de internautas que confiaron en Wordpress desde el principio, su apuesta por el código libre no ha impedido a la compañía convertirse en una firma muyrentable, hoy por hoy consideradaun paradigma de los negocios de internet.

Junto a los casos más recientes de Twitter y Facebook, por otra parte no basados en código abierto, Wordpress puede ser definida como una de las invenciones más disruptivas desde el punto de vista de la comunicación social en la última década

Junto a los casos más recientes de Twitter y Facebook, por otra parte no basados en código abierto, Wordpress puede ser definida como una de las invencionesmás disruptivasdesde el punto de vista de la comunicación social en la última década.No en vano, entre los numerosos premios que ha recibidoMatt Mullenweg,la revista Forbes le señalóen 2012 como el menor de treinta años más influyente del mundo en el campo de los medios.

"Una pequeña idea que funciona"

El dinero empezó a fluir al mismo tiempo que el número de usuarios. Desde 2006, año tras año, los inversores no han dejado de inyectar capital en un proyecto que ha mutado las entrañas de internet desde abajo. Una de lasúltimas, coincidiendo con su décimo aniversario, el año pasado, alcanzó la cifra de 50 millones de dólares.

Si bien el corazón de Wordpress es una fundación sin ánimo de lucro, defensora del open source, a través de la empresa nodriza, Automattic, se gestionan en la actualidad una serie de servicios de valor añadido por los que sí cobran, y que permiten a la empresagenerar ingresos por encima de los 50 millones de dólares al año.

placeholder

Entrre estos servicios premium se encuentran, por ejemplo, los servicios de hosting tanto a pequeños como grandes sitios de internet, entre los que se encuentran TechCrunch, CNN o Boing Boing. U otras herramientas como los filtros de spam o las aplicaciones para generar encuestas. No obstante, las aplicaciones no dejan de crecer: aquí están todos los plugins. Y no solo las propias. Alrededor de Wordpress se ha generado una comunidad de desarrolladores que crece enriqueciendo el sistema de manera continua.

Ahora, Matt se ha convertido también en un influyente business angely activista del software libre, además de una de las personalidades más respetadas por la comunidad de internautas. El secreto del éxito, según el propio creador, es muy sencillo:"Wordpress esuna pequeña idea que funciona".

La World Wide Web acaba de cumplir 25 años de existencia. Desdesu nacimiento, el número de páginas en la redno ha dejado de crecer,hasta situarse en la actualidad en un volumen que ronda los dos mil millones de webs según el índiceWorldWideWebSize.

Tecnología
El redactor recomienda