firmas de base tecnológica en el mundo rural

Cinco pueblos pequeños de España que esconden modelos de negocio globales

Muy poca gente podría situarlas sobre un mapa, pero en estas localidades han nacido empresas de alta base tecnológica y facturaciones millonarias

Foto: En Benasque (Huesca) se encuentra la sede de Barrabés, una de las primeras tiendas de comercio electrónico del mundo
En Benasque (Huesca) se encuentra la sede de Barrabés, una de las primeras tiendas de comercio electrónico del mundo

No hablaremos aquí del fenómeno emergente de los neorurales, ciudadanos hastiados de las grandes ciudades que deciden iniciar un proyecto de vida diferente en un pueblo. Generalmente, emprenden pequeños negocios a nivel local, como puede ser un establecimiento de turismo rural; o bien desarrollan sus propias profesiones a distancia a través de internet: arquitectos, diseñadores, periodistas, todo tipo de freelance.

Tampoco trataremos los ejemplos de industrias concentradas en determinadas zonas geográficas de España por cuestiones circunstanciales como el origen de las materias primas, algo que ocurre desde hace años con la producción de vino o de aceite de oliva. O como ocurrió en la década pasada en Levante con dos industrias hoy desmoronadas por la irrupción de las imitaciones chinas: los juguetes y los zapatos.

Rescatamos algunos ejemplos del pasado, y otros nuevos, de pequeños pueblos españoles donde han surgido empresas globales con una relevante base tecnológicaY dejaremos también de mencionar, a pesar del exotismo de las situaciones que pueden llegar a generarse a nivel sociológico, los pueblos cuya supervivencia depende de la existencia de una gran industria multinacional, española o extranjera, en la zona. Casos excepcionales como el de Lada, en Asturias, una localidad de apenas 3.600 habitantes donde Bayer produce todas las aspirinas que consume el planeta.

En este artículo cerraremos el círculo en base a un criterio más selectivo, rescatando algunos ejemplos del pasado, y otros nuevos, de pequeños pueblos españoles donde han surgido empresas globales con una relevante base tecnológica.

Moià (Barcelona). 6.000 habitantes

Empresa: Catuav (fabricación de drones)

A poco más de cuarenta kilómetros de Barcelona, parece un buen lugar para fabricar drones. Entre todas las empresas españolas, cada vez más, dedicadas a la fabricación de UAV, la catalana Catuav, si no aún la más grande, sí es una de las más innovadoras del momento, además de una de las mejor posicionadas para liderar una industria donde España se está posicionando como una potencia europea. Fundada en 2003, por puro romanticismo, como reconoce su fundador, Jordi Salamanca, el año pasado se mudaron desde el aeródromo del pueblo de Moià a un terreno de 14 hectáreas donde, además de poseer un entorno ee pruebas idóneo para los drones, han construído un centro tecnológico al que pueden acceder otras empresas.

Navarrete (La Rioja). 2.881 habitantes 

Empresa: Avanzare (producción de grafeno)

Sí, la mayor producción mundial del material de futuro se fabrica en este rincón cercano a Logroño, Navarrete, una localidad que es también parada obligatoria para los peregrinos del Camino de Santiago. La empresa encargada de este prodigio se llama Avanzare, y su modelo de negocio -tan silencioso como efectivo- apenas aparece en los medios de comunicación. Actualmente la firma es líder mundial en cuanto a producción de grafeno: cada seis meses aumentan su capacidad en un 60%, facturan 3 millones de euros al año y exportan a 32 países

Benasque (Huesca). 2.166 habitantes 

Empresa: Barrabés ('ecommerce', material de montaña)

Es el pueblo natal de Carlos Barrabés, un reducto en el corazón de los Pirineos desde donde el emprendedor imaginó el siglo XXI antes que la inmensa mayoria de sus contemporáneos. El aragonés le podrá contar a sus nietos que en Benasque nació uno de los primeros negocios del mundo de comercio electrónico. El imperio online del material de montaña Barrabés nació en 1996, y hoy sigue gozando de una reputación intachable: es líder europeo en su ámbito. El emprendedor no solo mantiene su base de operaciones en el pueblo, sino que a lo largo del tiempo ha llevado el nombre de Benasque y de su ejemplo a todos los rincones del mundo.

Peralta (Navarra). 6.000 habitantes.

Empresa: Azkoyen (máquinas expendedoras)

Fundada en 1945 por el emprendedor Luis Troyas Osés, la empresa especializada en la fabricación de máquinas expendedoras cotiza en la bolsa de Madrid desde los 80, y a día de hoy cuenta con más de 800 empleados. A pesar de que se ha convertido en una multinacional, con presencia en medio centenar de países, Azcoyen dirige su negocio desde la localidad navarra de Peralta. Curiosamente, la principal competencia de la empresa está basada en el mismo pueblo. Un exempleado de la firma fundó en los años 70 la compañía Jofemar, otro caso de éxito español en el sector del vending.

Castelserás (Teruel). 839 habitantes 

Empresa: Aceros de Hispania ('ecommerce', navajas)

Un prado donde pacen plácidamente las ovejas. Es lo primero que ve Ricardo Lop en su pueblo natal, Castelserás, cuando abre la puerta del almacén desde donde controla, desde 1998, un mercado de venta online de navajas y espadas con más de 40.000 clientes distribuidos en más de 100 países del mundo y un volumen de facturación anual cercano al millón de euros. A estas alturas, con una media de 9.000 expediciones de artículos al año, al autodidacta emprendedor le resulta más sencillo enumerar los países donde no ha vendido que en los que sí lo ha hecho.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios