Es noticia
Menú
Graban una agresión sexual y la 'tuitean'... pero nadie ayuda a la víctima
  1. Tecnología
la mujer se enteró al ver las imágenes

Graban una agresión sexual y la 'tuitean'... pero nadie ayuda a la víctima

El poder de retransmitir la realidad a través de las redes sociales es una herramienta poderosa que no siempre parece caer en manos sensatas

Foto:

El poder de retransmitir la realidad a través de las redes sociales es una herramienta poderosa que no siempre parece caer en manos sensatas. Es la única explicación a actos como el ocurrido esta semana en la Universidad de Ohio, en el que una mujer fue víctima de una agresiónsexual en plena calle y varios testigos, en lugar de ayudarla, decidieron grabar y fotografiar lo que ocurría con sus móviles para retransmitirlo vía Twitter.

Ocurrió durante la celebración de una gran fiesta en el campus de la universidad, y la víctima se encontraba en un profundo estado de embriaguez. De hecho, parece que la mujer no fue consciente de lo que ocurría, hasta que encontró en la red fotos y vídeos en los que se veía a un desconocido sosteniéndola contra un muro y otras en las que aparecíapracticándole sexo oral en el suelo mientras ella parecía casi desmayada.

Los actos ocurrieron a la vista de mucha gente, y no tardaron en aparecer los primeros tuits comentando el hecho, en tono de burla. "Fin de semana de fiesta: dos días despierto, 150 dólares gastados, una ventana rota de un cabezazo y, lo peor, un chico lamiendo a una chica en plena calle", rezaba uno de los mensajes.

El autor de ese tuit, no contento con eso, grabó un vídeo del incidente y lo subió a su perfil en Instagram. Un perfil que ya ha sido eliminado de la red, junto con el vídeo.

También ha sido eliminado el perfil de Vance Blanc, en este caso de Twitter, otro testigoque fotografió a la víctima y su agresor y compartió las imágenes:lo hizomencionando a Hunter Moore, fundador de una de las páginas web dedicadas a la pornovenganza más famosas en Estados Unidos, ya clausurada. El objetivo, por lo visto, era llamar su atención para conseguir que las fotos se difundiesen más rápidamente.

Según su versión, que ha contado a Daily Mail, Blanc retiró las imágenes cuando se dio cuenta "de lo serio que era el asunto".

La víctima se enteró al ver las imágenes

Pero las imágenes se extendieron rápidamente por las redes, y la comunidad universitaria de Ohio comenzó a hablar sobre el tema sin parar: una popular página web dedicada a la vida nocturna de la población de Atenas, Ohio, donde se encuentra el campus, subió una de las imágenes (aunque ya la ha retirado). Al saberse que se trataba de un caso de abuso sexual, muchos otros estudiantes entraron en el debate, opinando si un acto de este tipo debe ser considerado un delito o no.

Fue precisamente así como la víctima se enteró de lo que le había ocurrido: encontró el vídeo en Instagram y acudió a la policía a interponer una denuncia. El caso se está investigando y el material grabado por los testigos está siendo analizado por la policía.

Andrew Powers, Jefe de Policía del campus, está liderando la investigación. Asegura que los comentarios culpabilizando a la víctima cuando ocurre algo así son, tristemente, bastante habituales. "Lo que es más preocupante es lo que implica que alguien estuviese allí, viendo lo que ocurría, grabándolo con su móvil en vez de involucrarse y tratar de ayudar a la víctima", ha dicho.

Algunas voces aseguraron que la víctima no estaba inconsciente, ni había consumido tanto alcohol, pero otra fotografía, también subida a las redes, ha captado cómo a la mañana siguiente, la mujer estaba desmayada o dormida en el suelo, en un lugar cercano a donde ocurrió la supuesta agresión.

El poder de retransmitir la realidad a través de las redes sociales es una herramienta poderosa que no siempre parece caer en manos sensatas. Es la única explicación a actos como el ocurrido esta semana en la Universidad de Ohio, en el que una mujer fue víctima de una agresiónsexual en plena calle y varios testigos, en lugar de ayudarla, decidieron grabar y fotografiar lo que ocurría con sus móviles para retransmitirlo vía Twitter.

Investigación
El redactor recomienda