El "Obamacare" divide a los demócratas

Teresa Bouza Washington, 18 ago (EFE).- El plan público de sanidad que quiere impulsar la Casa Blanca en el marco de su proyecto

Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    Teresa Bouza Washington, 18 ago (EFE).- El plan público de sanidad que quiere impulsar la Casa Blanca en el marco de su proyecto de reforma médica bautizado como "Obamacare" ha provocado no sólo la furia republicana sino también la división en las filas demócratas.

    En un lado de este contencioso están demócratas progresistas como Howard Dean, ex presidente del partido y médico de profesión, para quien la ausencia de un papel del estado en el sistema de sanidad vaciaría de contenido la reforma.

    De otro, están los conocidos como "Blue Dogs" (perros azules), un grupo de 52 congresistas demócratas, conservadores en el terreno fiscal, que se confiesan preocupados por el billón de dólares que se prevé costaría la reforma durante la próxima década.

    En el medio se encuentran demócratas moderados como Kent Conrad, presidente del Comité Presupuestario del Senado, para quien el defender un plan público de sanidad es un "esfuerzo inútil" ya que, en su opinión, no hay suficiente respaldo para su aprobación.

    Conrad propuso, en su lugar, la creación de cooperativas sin ánimo de lucro que competirían con las aseguradoras privadas y que operarían bajo un paraguas nacional con filiales estatales.

    Desde fuera del partido, distintos analistas políticos describen la fractura como un "cisma" peligroso que amenaza con desincentivar a las bases progresistas que auparon al presidente Barack Obama al poder en noviembre pasado.

    "Lo que nadie parece ver en Washington es que ésta es una gran pelea para movilizar a las bases de cada partido", dijo a Efe Jim Morone, profesor de la Universidad de Brown y autor del libro "El corazón del poder: salud y política en el Despacho Oval".

    Según Morone, si los demócratas deciden debilitar o retirar la "opción pública" de la reforma sanitaria, "las bases republicanas estarían eufóricas y votarían en masa en los próximos comicios".

    Más importante, para Morone, es el efecto que tendría sobre los progresistas que dieron la mayoría a los demócratas en las últimas elecciones presidenciales y legislativas.

    "Los desanimaría muchísimo y se quedarían en casa en los comicios" legislativos del próximo año, pronostica el experto, quien asegura que eso fue lo que ocurrió cuando el Gobierno de Bill Clinton (1993-2001) fracasó con su reforma sanitaria.

    Similar opinión comparte el premio Nobel de Economía y columnista del diario The New York Times, Paul Krugman: La opción pública se ha convertido no tanto en un símbolo sino en una señal, en una prueba para ver si Obama es realmente el progresista al que los activistas creyeron estar respaldando, dijo en un artículo publicado ayer.

    Para el Nobel de Economía, lo más raro del debate que se ha generado a raíz de los ambiguos comentarios realizados durante el fin de semana por Obama y otros altos funcionarios del Gobierno es que la Casa Blanca no parece entender lo que hay en juego.

    EEUU es la única nación desarrollada que no tiene un programa amplio de cobertura nacional médica para todos sus ciudadanos, lo que explica, en parte, el que alrededor de 47 de los 300 millones de habitantes del país carezcan de servicio médico.

    A eso se suman los elevados costes de los seguros privados, una combinación de factores que llevó a Obama a definir la reforma sanitaria como el objetivo prioritario de su política interna.

    La reforma busca tanto reducir los costes como ampliar la cobertura.

    Para lograr esos objetivos Obama defiende, aunque un tanto titubeante últimamente, la "opción pública", que introduciría competencia en un sistema dominado por las aseguradoras privadas.

    Ese plan se topó desde un principio con la resistencia republicana y tampoco cuenta, como ha quedado de manifiesto estos días, con el beneplácito de todos los demócratas.

    Las tensiones internas salieron a plena luz después de que Obama dijera durante el fin de semana que el plan público era sólo "una pequeña parte" del conjunto de la reforma y de que la secretaria de Sanidad, Kathleen Sebelius, afirmara el domingo que la opción pública "no es el elemento esencial" de la reforma.

    La Casa Blanca sostiene ahora que los comentarios se malinterpretaron y asegura que Obama sigue defendiendo un plan público de sanidad. EFE tb/pgp/rt

    Sociedad
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios