El Vaticano arresta a la empresaria Cecilia Marogna, la 'dama' del cardenal Becciu
  1. Mundo
  2. Europa
por malversación de fondos

El Vaticano arresta a la empresaria Cecilia Marogna, la 'dama' del cardenal Becciu

La empresaria, que se presentó al cardenal Becciu como experta en diplomacia y relaciones internacionales en 2015, se habría beneficiado supuestamente de una suma de 500.000 euros

Foto: El Vaticano arresta a la empresaria Cecilia Marogna, la 'dama' del cardenal Becciu
El Vaticano arresta a la empresaria Cecilia Marogna, la 'dama' del cardenal Becciu

El Vaticano ha logrado el arresto de la empresaria Cecilia Marogna, acusada de malversar fondos en una misión diplomática ordenada por el cardenal Angelo Becciu, que fue destituido por el papa Francisco por su gestión, presuntamente fraudulenta, de los fondos de la Secretaría de Estado, tal y como así informó el propio Vaticano a través de su portal informativo el pasado 24 de septiembre. De acuerdo con lo que apuntan medios locales, entre ellos 'Il Corriere della Sera', el arresto se llevó a cabo en la noche de este martes, 13 de octubre, en la ciudad italiana de Milán tras la emisión de una orden de detención internacional por parte de los investigadores de la Santa Sede, que iniciarán ahora los procedimientos para extraditar a la empresaria al Estado de Ciudad del Vaticano.

La mujer, de 39 años, permanece ahora bajo custodia en la prisión de San Vittore y será interrogada por las autoridades del Vaticano para esclarecer si recibió del hasta hace poco poderoso cardenal Becciu, de 72 años y a cargo de los fondos de la Secretaría de Estado hasta 2018, la suma de 500.000 euros destinados a los pobres que habrían ido a parar, presuntamente, a reponer el presupuesto de Logics, una empresa a nombre de Cecilia Marogna ubicada en Liubliana, Eslovenia, y de la que se presupone que podría ser una sociedad fantasma, tal y como señala 'Il Corriere della Sera' al informar de su detención. El supuesto objetivo de esa inversión sería la creación de una red diplomática paralela, aunque el presupuesto acabó fundiéndose en artículos de lujo.

La detención de Marogna se enmarca en la investigación al purpurado, en el centro de la polémica tras ser obligado por el papa Francisco a renunciar a su cargo de prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos y a los derechos del cardenalato el pasado mes de septiembre por supuestas irregularidades en la gestión de fondos de la Santa Sede. Al que fuera el tercero en discordia en lo que a la jerarquía del Vaticano se refiere, se le reprocha la 'contratación' de esta mujer, sarda como él y a quien conoció en 2015 como experta en diplomacia y relaciones internacionales, año en el que, de acuerdo con lo que cuenta Marogna en una entrevista en el citado medio italiano, la empresaria le escribió un correo electrónico para entender si sus análisis sobre los problemas de seguridad de las Nunciaturas y Misiones vaticanas en contextos peligrosos eran correctos.

"¿Soy amante del cardenal? Absurdo", sentenció la propia Marogna en dicha entrevista, en la que se presenta como analista política y experta en inteligencia

"¿Soy amante del cardenal? Absurdo", sentenció la propia Marogna en dicha entrevista, en la que se presenta como analista política y experta en inteligencia. "El dinero llegó en distintos momentos a mi empresa en Eslovenia, que se ocupa de misiones humanitarias. Tengo contactos y relaciones en varios países", quiso aclarar también en sus declaraciones a la prensa italiana. Natural de Cerdeña, como Becciu, Marogna le habría ofrecido al cardenal Becciu, de 72 años, crear una "red diplomática paralela en los países del norte de África y Oriente Medio" para proteger de los terroristas las nunciaturas y sedes diplomáticas de la Santa Sede en esas zonas. Sin embargo, una parte del dinero destinada en teoría para la creación de esta red acabó invirtiéndose en artículos de lujo como ropa de marca, joyas o cosméticos,

El caso de la "dama del cardenal", como así se ha apodado a la empresaria, es un nuevo episodio del escándalo que ha salpicado a Becciu, sobre el que se investiga la compra irregular de un edificio en Londres que acabó generando un agujero de 400 millones de euros en las cuentas vaticanas. Además, ha trascendido que el purpurado supuestamente envió fondos de la Conferencia Episcopal Italiana y, hasta en una ocasión, del Óbolo di San Pedro, la institución que recoge las colectas para las obras de caridad del Santo Padre, a Cáritas de Cerdeña para que se usasen a favor de una empresa cooperativa propiedad de su hermano Tonino.

Según la postura de Becciu, el papa Francisco le retiró porque los magistrados le acusaban de malversación. A pesar de haber confirmado que envió los fondos a Caritas, el cardenal argumentó que, a su juicio, no veía nada de malo en ello. También se le atribuye una transferencia de 700.000 euros a una cuenta bancaria en Australia, un dinero que pudo utilizarse durante el juicio por abuso sexual que afrontó el cardenal australiano George Pell, con quien mantiene fuertes diferencias.

Los medios italianos especulan con que ese dinero habría podido servir para pagar a testigos en contra de Pell, exministro de Economía del Vaticano y que finalmente quedó absuelto. El pasado 8 de octubre, Becciu rompió su silencio y a través de su abogado rechazó haber realizado "ninguna actividad ilícita" y expresó su deseo de mostrar pronto su fidelidad al pontífice.

Vaticano
El redactor recomienda