ALEIX GORCHS i ROVIRA

La muerte de un joven español en Berlín lleva a los alemanes a pedir prohibir los SUV

Un Porsche Macan atropelló y acabó con la vida de cuatro personas, entre ellas un joven español. El suceso ha provocado que muchos alemanes se cuestionen la legalidad de este tipo de coches

Foto: Vecinos de Berlín se acercaron a dejar flores en el lugar del siniestro. (EFE)
Vecinos de Berlín se acercaron a dejar flores en el lugar del siniestro. (EFE)

El español Aleix Gorchs i Rovira, de 28 años, salió el viernes pasado por el barrio berlinés de Mitte junto a su compañero de piso, un británico de 29, en busca de un restaurante donde cenar. En el cruce de las calles Invaliden y Acker, un Porsche Macan que iba en sentido opuesto atravesó la mediana a gran velocidad, dobló el poste de un semáforo y se abalanzó sobre ellos, atravesando a continuación una valla de obra y terminando en un solar de construcción.

Aunque la policía berlinesa aún investiga las causas del siniestro que acabó con la vida de los dos jóvenes, una mujer alemana de 64 años y su nieto de tres, se sospecha de un problema médico que afectó al conductor, que salió finalmente ileso. Otras dos personas que le acompañaban en el Porsche también han sobrevivido. El periódico 'Taggespiegel' ha publicado este lunes que el probable motivo de la tragedia sea un ataque epiléptico del conductor. “Solo se podía reconocer el coche por la marca del Porsche”, dijo el portavoz de la policía, Thilo Cablitz.

Un joven biólogo de 28 años

Gorchs, un biólogo natural de Seva (Barcelona) que estaba a punto de acabar su doctorado en Cambridge, se definía como un joven “con mente emprendedora interesado en biotecnología ecológica y nuevas formas de hacer la agricultura más sostenible” en su cuenta profesional de LinkedIn.

La muerte del joven español, que llevaba poco tiempo residiendo en la capital alemana, no ha sido en balde. A la mañana siguiente, se formó una vigilia espontánea en el lugar del accidente, con muchos vecinos dejando velas y flores en memoria de las víctimas. La asistencia de personas se incrementó horas más tarde, cuando varias asociaciones (FOOT, Changing Cities y Traffic Club Germany) llamaron a manifestarse para exigir un centro de Berlín con menos coches y velocidades mucho menores, protestando "contra la violencia callejera".

La velocidad marcada en esa intersección era de 30 kilómetros por hora, aunque el coche siniestrado la superaba por mucho. La Polizei berlinesa fue muy sucinta a la hora de hablar de la identidad de las víctimas, aunque a primera hora de la tarde del domingo el Ayuntamiento de Seva, en Barcelona, revelaba la identidad de su vecino, fallecido en el atropello. “Expresamos las condolencias a la familia Gorchs i Rovira, a las personas cercanas y a los amigos de Aleix, y queremos apoyarles en estos momentos difíciles”, escribió el consistorio en su perfil de Twitter. También la Escuela Farigola, colegio donde estudió el joven, ha lamentado el suceso.

El concejal de distrito de Berlin-Mitte, Stephan von Dassel, ha sido el primero en apuntar directamente a los SUV (Sport Utility Vehicle o lo que en España conocemos como un todoterreno ligero) como un peligro. "Los coches SUV con su armadura no pertenecen a la ciudad", dado que cada fallo en su manejo es capaz de acabar con la vida de personas inocentes. "Estos automóviles también son asesinos climáticos, incluso sin accidentes son una amenaza", añadió Dassel refiriéndose a las cifras de consumo de combustible y otros indicadores medioambientales.

Los organizadores de la vigilia en Mitte también señalaron directamente a este tipo de coches. "Cada kilómetro de más es un peligro adicional, y con esos SUV superpesados mucho más que con un coche normal", según recogieron medios locales.

Una moda en toda Europa

En Alemania, el mes pasado, los SUV lideraron por primera vez las nuevas matriculaciones de vehículos, pero la fiebre por estos todoterrenos urbanos no es exclusiva del país teutón. El año pasado, de los 10 coches más vendidos en España, cuatro fueron SUV (Nissan Qashqai, Dacia Sandero, Citröen C4 y Peugeot 3008) y en términos generales, los SUV han sido también el tipo más habitual.

Según Anfac, de los casi 810.000 coches vendidos entre enero y julio en España, el 22% han sido SUV y el 21%, utilitarios. Esta nueva ‘fiebre’ por los SUV es también responsable de que los coches en 2019 emitan más, de media, que en 2018, dado que los coches son más voluminosos y exigen un mayor consumo al motor. En la primera mitad del año, la media de emisiones de CO2 se situó en 122 gramos, frente a los 117 de 2018.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
47 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios