Es noticia
Menú
¿Qué debe pasar para que Finlandia entre en la OTAN y por qué se resiste?
  1. Mundo
entre rusia y la otan

¿Qué debe pasar para que Finlandia entre en la OTAN y por qué se resiste?

En el agitado mundo de hoy día, los procesos más lentos pueden acelerarse repentinamente. En el caso de Finlandia, ¿qué factores podrían cambiar el equilibrio del país para llevarlo a la OTAN?

Foto: Maniobras de la OTAN. (EFE/Marcin Bielecki)
Maniobras de la OTAN. (EFE/Marcin Bielecki)

El tradicional discurso de Año Nuevo del presidente de Finlandia normalmente pasa desapercibido fuera del país. Pero este año, los comentarios de Sauli Niinistö llevaron al Financial Times a publicar una historia titulada 'Finlandia insiste en su derecho a unirse a la OTAN desafiando a Rusia'. El asunto generó mucho interés en la propia Finlandia, con el diario 'Helsingin Sanomat' tomándose la molestia y el tiempo de explicar a sus lectores cómo es el proceso de adhesión. Pero, ¿es realmente una posibilidad la entrada de Finlandia en la OTAN?

Poco después, Niinistö escribió en una columna en la que aseguraba que lo que dijo en esa ocasión no difería mucho de un comunicado previo emitido en diciembre y que si en algún momento cambia de parecer lo dejaría claro a la opinión pública. De hecho, el presidente recitó las ponderadas palabras de que "el margen de maniobra de Finlandia y su liberta de elección también incluyen la posibilidad de alinearse militarmente y solicitar la adhesión a la OTAN, si eso es lo que decidimos [los finlandeses]". La primera ministra, Sanna Marin, también mantiene esta posición. Y las advertencias de Vladimir Putin en diciembre sobre la expansión de la OTAN no han alterado -demasiado- la sustancia del mensaje de Finlandia sobre este asunto.

Pero las palabras de los líderes finlandeses revelan algunas formas en que la situación podría cambiar. En su discurso del 1 de enero, Niinistö avisó de que los ultimátums recientes de Rusia a Estados Unidos y la OTAN entran en conflicto con la seguridad europea. La primera ministra ha citado los principios de la OSCE y el presidente apuntó a "la igual soberanía de todos los estados como un principio básico que todos deberían respectar" -una línea que sonará familiar al portavoz del Gobierno ruso-. En el agitado mundo de hoy día, incluso los procesos lentos pueden acelerarse repentinamente. En el caso de Finlandia, ¿qué factores decisivos podrían cambiar el equilibrio del país para llevarlo a ingresar en la OTAN?

Foto: Fuerzas de seguridad rusas en Almaty, Kazajistán, como parte del contingente enviado por la CSTO. (EFE vía Ministerio de Defensa ruso)

Una primera respuesta obvia es Rusia. El país es la principal razón para que Finlandia se una a la OTAN -mientras que al mismo tiempo es la principal razón para no hacerlo-. Las únicas preocupaciones de seguridad del país nórdico provienen de Rusia y solo Rusia reaccionaría negativamente a su entrada a la Alianza Atlántica.

El tema lleva dando vueltas ya un tiempo. El ministro de Exteriores finlandés encargó un informe publicado en 2016 titulado 'Los efectos de una posible entrada de Finlandia en la OTAN', escrito por analistas finlandeses, suecos y franceses. El documento pronostica una dura reacción rusa a un movimiento en esta dirección, pero también contempla una aquiescencia tácita, primero, y una eventual aceptación, después, una vez que la adhesión se haya ejecutado. Así que, mientras que asociarse a la OTAN no está descartado, el informe fue claro en que un cambio de tal calado debería ser un movimiento estratégico a largo plazo, no una reacción ante la coyuntura.

Apenas uno de cada cuatro, a favor de la OTAN

Una segunda respuesta a esta pregunta de qué impulsaría a Finlandia a entrar definitivamente en la OTAN sería un cambio claro en la opinión pública. Los sondeos domésticos han mostrado un ligero incremento en el apoyo a la OTAN y una caída del respaldo a la estrategia de no alineamiento militar. Las encuestas han estimado que solo un 24%-26% está a favor de ingresar en la OTAN, frente a un 51% en contra. No está claro cómo traducir esto a través de un proceso formal. Antes, un referéndum habría sido el método preferido para decidir un cambio de tal calado.

Pero ahora se argumenta que existen muchos peligros en los plebiscitos, incluyendo la posibilidad de interferencia de potencias extranjeras. Podrían utilizarse las elecciones parlamentarias como una muestra de este respaldo. Un partido, el centroderechista Coalición Nacional, lleva abogando por la OTAN desde 2006, y algunos representantes de los Verdes han hablado más positivamente sobre esta posibilidad. Pero los principales partidos están menos interesados en la idea. Sin ningún partido liderando realmente el debate y sin señales de que la opinión pública vaya a moverse dramáticamente, es poco probable que las dinámicas domésticas empujen a Finlandia hacia la OTAN.

Foto: Vladimir Putin. (Reuters/Alexei Nikolsky)

Pero otro factor externo podría ser decisivo. Si Suecia decide solicitar entrar en la OTAN, Finlandia podría seguirla rápidamente. ¿Pero lo haría Finlandia? Aunque Estocolmo sigue más de cerca las políticas finlandesas que en el pasado, no imitaría necesariamente a Helsinki si decide pedir la adhesión primero. Pero sería más fácil para Suecia estar rodeada de países OTAN de lo que sería para Finlandia encontrarse entre una Suecia de la OTAN y Rusia. Si en algún momento decidiera entrar, Suecia podría necesitar otros motivos, de tipo más moral y de principios, y el discurso de Año Nuevo de Niinistö puede que apunte en esta dirección también con lo que pareciera una referencia deliberada al país cuando subrayó que "la soberanía de varios estados miembro, también la de Suecia y Finlandia, ha sido desafiada desde fuera de la Unión".

La insistencia de Niinistö sobre la soberanía parece haber resonado y el primer ministro sueco ya habló con él sobre el asunto. La profunda cooperación en seguridad y defensa entre los países vecinos existe desde hace tiempo y eso significa que probablemente se consultarían entre ellos antes de anunciar una decisión de tal calado en público. Y, moviéndose juntos, podrían establecer una condiciones favorables para su entrada. Así que, mientras los titulares que apuntan a una Finlandia en la OTAN pueden estar errados, el subtexto de la historia sugiere que la situación está lejos de ser estática.

El tradicional discurso de Año Nuevo del presidente de Finlandia normalmente pasa desapercibido fuera del país. Pero este año, los comentarios de Sauli Niinistö llevaron al Financial Times a publicar una historia titulada 'Finlandia insiste en su derecho a unirse a la OTAN desafiando a Rusia'. El asunto generó mucho interés en la propia Finlandia, con el diario 'Helsingin Sanomat' tomándose la molestia y el tiempo de explicar a sus lectores cómo es el proceso de adhesión. Pero, ¿es realmente una posibilidad la entrada de Finlandia en la OTAN?

OTAN Finlandia Vladimir Putin Noticias de Rusia Suecia