Imágenes de satélite muestran que China ha construido búnkeres en el Himalaya
  1. Mundo
UNA ALDEA Y UNOS ALMACENES MILITARES

Imágenes de satélite muestran que China ha construido búnkeres en el Himalaya

Una serie de fotografías tomadas por la empresa norteamericana Maxar Technologies han confirmado que, en solo un año, China ha levantado instalaciones militares junto a Bután

Foto: Soldados chinos custodian el paso de Nathu La, en la frontera con la India en el Himalaya. (Reuters)
Soldados chinos custodian el paso de Nathu La, en la frontera con la India en el Himalaya. (Reuters)

Unas recientes imágenes de satélite confirman que China ha construido una aldea y una serie de búnkeres militares en una zona en conflicto del Himalaya. Desde hace varias décadas, China e India se disputan una parte de la frontera entre ambos ubicada en la gran cordillera montañosa, al tratarse de una zona estratégica fundamental para ambas potencias. Ahora, las últimas revelaciones realizadas con fotografías tomadas desde el espacio confirman que a lo largo de 2020 China ha fortificado militarmente algunos puntos de esa zona.

El operador de satélite norteamericano Maxar Technologies estaba llevando a cabo una serie de imágenes de reconocimiento de la zona cuando, al comprobar lo que habían captado sus radares, descubrieron una serie de cambios significativos en el paisaje. Comparando las imágenes tomadas hace unas semanas con las de 2019, aparecían una serie de edificios construidos que antes no estaban allí: una pequeña aldea denominada Pangda Village y una serie de búnkeres de almacenamiento militar instalados a varios kilómetros de distancia.

Foto: La táctica de China para esconder sus submarinos de combate: cuevas submarinas secretas. (Reuters)

Pangda Village fue levantada junto al río Torsa, en una zona que pertenecería a territorio de Bután. Se trata de una pequeña localización con poco menos de 30 pequeñas casas, además de dos edificios que parecen almacenes, que podrían estar pensados como un punto de descanso para las milicias chinas. Algunos kilómetros más al norte, las imágenes de satélite revelaron la construcción de una docena de búnkeres que, ubicados en pleno territorio chino, podrían servir para almacenamiento de material militar. Curiosamente, estos dos asentamientos se encuentran prácticamente equidistantes entre la frontera entre Bután y China.

La principal área en disputa de la zona es la conocida como región de Doklam. Por un lado, China lo considera parte del condado de Yadong, en la región autónoma del Tibet, mientras que Bután afirma que forma parte del distrito de Haa. Pero no se trata solo de una cuestión de posesiones, sino que es una zona muy importante también para India, pues es una arteria vital en lo que a comunicaciones se refiere. Por esa razón, los conflictos en la zona entre India y China se han incrementado: desde 2007 hasta la actualidad, la tensión militar entre las dos potencias es evidente.

En esta zona se encuentra el Corredor de Siliguri, una delgada franja de tierra de unos 21 kilçometros de ancho que comparten China, India, Nepal, Bután y Bangladesh. Tener el control de esta zona significa prácticamente poner un lazo al resto de países, pues quien domine este punto controla una zona geoestratégica fundamental. De hecho, la tensión se ha incrementado en los últimos años: en 2017, China e India tuvieron varias tensiones militares en la zona; en junio de este año, un enfrentamiento entre las potencias que acabó con la muerte de 20 soldados indios.

Hace solo unos meses, el analista Syed Fazl-e-Haider explicaba en un artículo publicado en 'The Lowy Institute' la importancia de esta zona: "Con un simple avance de solo 130 kilómetros, el ejército chino sería capaz de controlar Bután, Bengala occidental y los estados del noroeste de la India. O, lo que es lo mismo, 50 millones de personas en el noroeste de la India quedarían desconectadas del resto del país". Precisamente por esa razón, India está tan interesada en que China no controle la zona en disputa con Bután.

Curiosamente, esta situación se produce después de que el pasado mes de septiembre India y China acordaran no enviar más tropas a la frontera que ambos países comparten a lo largo del Himalaya y que ha sido escenario de tensiones entre ambas potencias en los últimos meses. Entre las medidas acordadas se encontraban fortalecer la comunicación, abstenerse de realizar acciones unilaterales sobre el terreno o de cualquier otro tipo que pueda complicar la situación en el área.

Los observadores militares consideran que ambas construcciones, ubicadas a unos 7 kilómetros de Doklam, no tienen otro objetivo más que mejorar la preparación militar de China en caso de que estalle un nuevo conflicto. Si en un futuro no muy lejano las tensiones militares se disparan, el gobierno chino se asegura tener instalaciones listas para el cobijo de sus tropas y para almacenar material bélico, por lo que una respuesta ante un conflicto sería mucho más rápida y poderosa que en caso de que no existieran estos asentamientos.

Las imágenes no dejan ninguna duda de que, en solo un año, China ha sido capaz de levantar ambos asentamientos junto a su frontera con Bután sin que nadie se hubiera percatado de ello, hasta que una imagen por satélite ha sido capaz de revelar estas construcciones militares. La región de Doklam sigue siendo un punto fundamental de tensión entre dos potencias que quieren mantener su control. De momento, China ha golpeado primero estableciendo nuevos asentamientos que le podrían ser muy útiles en caso de que estallara un nuevo conflicto bélico en la zona.

Himalaya Bután India Nepal
El redactor recomienda