Es noticia
Menú
El brasileño Rafael Lusvarghi, el Che Guevara del Donbás, recupera la libertad
  1. Mundo
Intercambio de prisioneros

El brasileño Rafael Lusvarghi, el Che Guevara del Donbás, recupera la libertad

El brasileño Rafael Lusvarghi, el primer extranjero en ser condenado en Ucrania por combatir en el bando prorruso en el Donbás, ha sido liberado finalmente tras un largo periplo

Foto: Milicianos de la autoproclamada república del Donetsk durante un intercambio de prisioneros el 29 de diciembre. (Reuters)
Milicianos de la autoproclamada república del Donetsk durante un intercambio de prisioneros el 29 de diciembre. (Reuters)

El brasileño Rafael Lusvarghi, el primer extranjero en ser condenado en Ucrania por combatir en el bando prorruso en el Donbás, ha sido liberado esta semana en el marco del canje de prisioneros de guerra entre Kiev y la república popular de Lugansk. "Ahora se encuentra en el hospital. Parece que está bien, pero estamos sometiéndole a distintos análisis para entender cuál es su auténtico estado de salud", señaló Olga Kobtseva, negociadora para asuntos humanitarios del Gobierno separatista de Lugansk.

Lusvarghi, de 35 años, fue puesto en libertad el domingo después de ser incluido en la lista de prisioneros que las autoproclamadas autoridades de Lugansk presentaron a Kiev para completar el mayor canje desde 2017. Llegó en autobús a territorio separatista junto a los 63 prisioneros liberados por Kiev, entre los que figuraban, además de ciudadanos ucranianos, varios "voluntarios" rusos y bielorrusos.

"¿Por qué lo incluimos en la lista de intercambio? Porque vino como voluntario para ayudar a nuestro pueblo contra la agresión ucraniana", explicó Kobtseva.

Foto: Xi Jinping y Vladimir Putin. (Reuters)

Lusvarghi, comparado con el "Che Guevara" por sus ideas anticapitalistas y aspecto físico, no es ni mucho menos el único extranjero en combatir en el Donbás, sea en las filas del Ejército ucraniano o como parte de las milicias separatistas, pero el hecho de ser el primero condenado por combatir en el Donbás le convirtió en una pequeña celebridad.

Es por eso que la funcionaria de la república popular de Lugansk no entiende que las autoridades brasileñas no se preocuparan por su destino. "¿Por qué Brasil renunció a él cuando fue perseguido penalmente? ¿Por qué renunciaron a él los diplomáticos brasileños cuando fue sometido a torturas? ¿Por qué?", se pregunta.

Detenido durante las protestas por el Mundial en Brasil

Después de acaparar portadas en su país natal al ser fotografiado cuando era detenido durante las masivas protestas antigubernamentales del Mundial de Brasil, Lusvarghi decidió viajar a Ucrania para combatir en el conflicto del Donbás.

El brasileño tenía experiencia militar, ya que en 2002, con apenas 18 años, se había enrolado en la legión francesa y después también sirvió en la policía militar del Estado de Sao Paulo.

"Habla un ruso decente", comentó hoy su abogado estatal, Iván Meleshko, que le defendió al comienzo del proceso judicial. Y es que Lusvarghi estudió medicina en la universidad de la ciudad rusa de Kursk.

Según algunas fuentes, participó activamente en los combates contra el Ejército ucraniano en Lugansk y también en una de las batallas más sangrientas del conflicto, Debáltsevo (enero de 2015), tras la que se firmaron los Acuerdos de paz de Minsk.

Fue herido en los cruentos combates por el control del aeropuerto de Donetsk en abril de 2015 y después de un tiempo en el hospital regresó a Brasil.

Perseguido hasta en Brasil por los ucranianos

Las fuerzas de seguridad ucranianas le ficharon al ver una fotografía en la que Ígor Strelkov, el oficial ruso que lideró la sublevación armada en el Donbás, le condecoraba por los servicios prestados. "Es verdad. Le condecoré a él y a otro brasileño por su coraje en el frente. Es la única que vez que le vi", comentó hoy a Efe Strelkov.

El coronel ruso del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB) conserva un "gran respeto" por los voluntarios extranjeros que fueron a combatir en las filas de las milicias prorrusas. "Sólo por venir desde tan lejos ya se hizo acreedor de una medalla", explicó.

Foto: Un militar ucraniano en 2014, tras el inicio de la guerra en el Donbás. (Reuters) Opinión

Entonces, el Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU) decidió tentar a Lusvarghi con una falsa oferta de trabajo y en cuanto se bajó del avión en Kiev fue detenido y condenado en enero de 2017 a 13 años de cárcel por actividades terroristas contra el Estado ucraniano en el primer proceso judicial de esa clase contra un extranjero.

Lusvarghi fue liberado por la Justicia ucraniana a finales de 2017, aparentemente por irregularidades procesales, aunque no pudo abandonar el país, ya que se le requisó el pasaporte.

Prisionero de un grupo ultranacionalista

Al carecer de dinero, se refugió durante varios meses en un monasterio ortodoxo en las afueras de Kiev, pero fue de nuevo apresado por un grupo de ultranacionalistas cuando se dirigía a la Embajada brasileña supuestamente para refugiarse en su recinto.

Los jóvenes radicales, vinculados con el temido Batallón Azov, sometieron al brasileño a una humillación pública por las calles de Kiev, donde le golpearon y le obligaron a pedir públicamente al presidente ruso, Vladímir Putin, que le canjeara por soldados ucranianos en manos de los separatistas.

Después le trasladaron a la sede del SBU, donde pidieron airadamente explicaciones por la liberación de un extranjero con las manos manchadas de sangre.

Lusvarghi fue de nuevo condenado el pasado 2 de mayo a 13 años de cárcel, esta vez por participación en una organización paramilitar ilegal.

No obstante, menos de ocho meses después recuperó la libertad gracias al intercambio de prisioneros acordado en la cumbre del pasado 9 de diciembre en París, donde tuvo lugar el primer encuentro entre Putin y el presidente ucraniano, Vladímir Zelenski.

"Si los médicos concluyen que está sano, podrá viajar a donde quiera. Depende enteramente de él", explicó Kobtseva. Por lo pronto, sus antiguos compañeros de batallas están deseando verle, según explicó.

El brasileño Rafael Lusvarghi, el primer extranjero en ser condenado en Ucrania por combatir en el bando prorruso en el Donbás, ha sido liberado esta semana en el marco del canje de prisioneros de guerra entre Kiev y la república popular de Lugansk. "Ahora se encuentra en el hospital. Parece que está bien, pero estamos sometiéndole a distintos análisis para entender cuál es su auténtico estado de salud", señaló Olga Kobtseva, negociadora para asuntos humanitarios del Gobierno separatista de Lugansk.

Conflicto de Ucrania
El redactor recomienda