Cumplía prisión preventiva en NY

El multimillonario Jeffrey Epstein, imputado por explotación sexual, se suicida en su celda

El financiero estaba en prisión provisional acusado de delitos de tráfico sexual y pederastia a la espera del juicio. En junio se le denegó la libertad bajo fianza

Foto: Jeffrey Epstein. (Reuters)
Jeffrey Epstein. (Reuters)
Autor
Tiempo de lectura16 seg

El multimillonario Jeffrey Epstein, de 66 años, se ha suicidado en la celda del Centro Correccional Metropolitano de Manhattan (Nueva York). El empresario se encontraba en prisión preventiva acusado de haber dirigido una trama para explotar sexualmente a menores, entre otros delitos, y a la espera del juicio, que se preveía celebrar en junio de 2020.

La muerte de Epstein se produce después de que el juez autorizara la publicación de documentos relacionados con el caso de una mujer que denunció que había sido obligada a mantener relaciones sexuales con al menos media docena de hombres poderosos. El empresario llegó a codearse con la élite de Estados Unidos, comenzando por el presidente Trump o el ex presidente Bill Clinton.

El multimillonario, de 66 años, ya tuvo que ser atendido el 25 de julio después de ser hallado semi inconsciente y con marcas en el cuello, también dentro de su celda.

Epstein fue imputado por tráfico sexual de menores y conspiración, tras la aparición de nuevos testimonios que le situaban como cabecilla de una "vasta red" de explotación de menores desde sus mansiones en Manhattan y Florida entre 2002 y 2005.

Se libró de cargos similares

El empresario fue acusado de abusar de decenas de niñas hace más de una década, pero evitó ser imputado con cargos federales mediante un polémico acuerdo extrajudicial en el que admitió haber solicitado servicios de prostitución, y que ha sido objeto de escrutinio recientemente.

En 2008, Epstein llegó a un acuerdo con la Fiscalía del Sur de Florida para poner fin a una investigación que podría haber supuesto su condena a cadena perpetua, en virtud del cual se declaró culpable de cargos estatales menores, fue condenado a 13 meses de cárcel y llegó a un acuerdo económico con las víctimas.

El acuerdo fue supervisado por el entonces fiscal de Miami, Alexander Acosta, que ahora es el secretario de Trabajo del Gobierno de Donald Trump y que ha defendido ese trato como "apropiado" en vista de las circunstancias, especialmente con "muchas de las víctimas reacias a testificar".

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios