al menos 12 tripulantes detenidos

Irán tensa la cuerda en el estrecho de Ormuz con la detención de otro petrolero extranjero

Irán ha detenido a un petrolero extranjero en un nuevo incidente que sube la tensión en el estratégico estrecho de Ormuz

Foto: Petrolero británico en aguas iraníes. (Reuters)
Petrolero británico en aguas iraníes. (Reuters)

Un nuevo incidente sube la tensión en el estratégico estrecho de Ormuz. La Guardia Revolucionaria iraní ha detenido a un petrolero extranjero y a sus 12 tripulantes por un presunto caso de contrabando de petróleo, según ha informado la televisión estatal iraní.

El buque, que fue detenido el domingo pasado a la altura de la pequeña isla de Larek en el Golfo Pérsico, cargaba cerca de un millón de litros de petróleo iraní "de contrabando", según la televisión iraní.

Se desconoce por el momento la bandera bajo la que navegaba el buque o si se trataría del mismo petrolero con puerto en Emiratos Árabes Unidos desaparecido en aguas iraníes el pasado sábado. Este segundo buque navegaría bajo bandera panameña y, tras desaparecer el 13 de julio, estaría siendo reparado en un puerto iraní, según versiones de la prensa local. La tripulación todavía no se ha puesto en contacto con su base en EAU.

Esta incautación es la más reciente de una serie de ataques que involucran a buques y petroleros extranjeros en el Golfo y que han generado mayores tensiones entre Irán y Estados Unidos, que bajo el gobierno de Donald Trump está aplicando una política de "presión máxima" y sanciones al país persa.

La tensión en el estrecho de Ormuz está también impulsando al alza los precios del petróleo, especialmente tras la amenaza del ministro de Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif, asegurando que Irán podría bloquear el paso por el estrecho, por donde pasa cerca del 30% de las exportaciones petroleras del mundo. Con las noticias de la detención del petrolero de bandera desconocida, el precio del crudo de Brent supera ya los 64 dólares por barril.

Irán no sólo ha tensado la cuerda con Estados Unidos, sino también con el Gobierno británico. A principios de julio, embarcaciones iraníes trataron de impedir el paso de un petrolero británico por el estrecho, según denunció Londres. Los británicos respondieron con el envío de un segundo buque de guerra al Golfo Pérsico y la detención de un pretrolero iraní en Gibraltar ante la sospecha de que transportaba crudo a una refinería en Siria.

Tras el incidente con el petrolero 'British Heritage', cargado con dos millones de toneladas de crudo iraní y que finalmente pudo continuar su travesía escoltado por una fragata de guerra británica según el relato del Ministerio de Defensa, el Gobierno británico ha aumentado al máximo las advertencias de seguridad para barcos que crucen aguas iraníes, catalogándolas de "críticas".

El líder supremo de Irán, Ali Jamenei, ha considerado ilegal la detención de la embarcación iraní por la Marina Real Británica, catalogándola de un acto de "piratería marítima" y ha advertido a "la malvada Gran Bretaña" que Irán responderá "en el momento adecuado".

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios