Trump ha querido un espectácular 4 de julio

Tanques, aviones de combate y 'bebé Trump': EEUU se prepara para su gran fiesta

Washington ultima los preparativos para celebrar su gran fiesta patriótica soñada por Donald Trump, que ha querido emular los grandes desfiles que vió en el día nacional de Francia

Foto: Miembros de la organización CodePink un día antes de las celebraciones del 4 de julio. (Reuters)
Miembros de la organización CodePink un día antes de las celebraciones del 4 de julio. (Reuters)

Los tanques ya han llegado al centro de Washington para el 4 de julio, la gran fiesta patriótica soñada por el presidente de EEUU, Donald Trump, en la que no faltarán los aviones de combate y miles de representantes de las fuerzas estadounidenses que participarán en un desfile con tintes patrióticos y ambiente nacionalista.

Sin embargo, los detractores del presidente también acudirán a la cita y se dejarán ver con el ya famoso globo 'bebé Trump' o con un robot de casi cinco metros de alto que caricaturiza al presidente sentado en un inodoro dorado.

Preparativos para el 4 de julio en Washington. (Reuters)
Preparativos para el 4 de julio en Washington. (Reuters)

Los diarios americanos lo tienen claro: este 4 de julio es un espectáculo de factura cinematográfica, "producido y protagonizado" por el propio Trump, quien ha querido este año celebrar la fiesta nacional al estilo de lo que vio cuando visitó París para asistir al desfile del dia nacional de Francia (en el que se conmemora la toma de la Bastilla) y pensó que EEUU necesitaba un festejo militar equivalente.

"Nuestro 'Homenaje a Estados Unidos' por el 4 de julio ante el Monumento a Lincoln parece que va a ser muy grande. ¡Será el espectáculo de toda una vida!", escribió Trump en Twitter.

El presidente dará un discurso bajo el rugido de los aviones de combate -incluido el avión de la flota presidencial del Air Force One- que sobrevolarán el cielo de la capital estadounidense en un día que se prevé tormentoso. Una de las mayores preocupaciones es, de hecho, llenar las primeras filas reservadas a los grandes donantes republicados, ya que fuentes del partido aseguraron al diario Politico que han tenido dificultades para completar los asientos preferentes en una fiesta tan señalada para la que mucha gente ya había hecho planes.

La audiencia de ese mitin 'marca Trump' incluirá a miles de tropas reunidas por la Casa Blanca para crear una imagen y un momento pensados para ser televisados, mientras que cientos de invitados, seleccionados por el Comité Nacional Republicano y entre los que se encuentran también familiares y amigos, lo podrán observar desde las gradas en una sección VIP erigida cerca del podio.

El gasto de esta gran fiesta no ha pasado desapercibida, sobre todo después de que el diario 'The Washington Post' revelara esta semana que el Servicio Nacional de Parques de EEUU se había visto obligado a desviar 2,5 millones de dólares para mejorar las áreas de recreación del país y cubrir los costes de la celebración.

Preparativos para el 4 de julio en Washington. (Reuters)
Preparativos para el 4 de julio en Washington. (Reuters)

Sin embargo, las críticas no han conseguido aplacar los ánimos del presidente, que esta noche tuiteaba que el costo de la fiesta "va a ser muy pequeño en comparación con lo que vale". "Somos los dueños de los aviones, de los pilotos, el aeropuerto está aquí al lado (Andrews); lo único que necesitamos es combustible. También poseemos los tanques", ha asegurado el mandatario estadounidense.

Según explica The New York Times, el 4 de julio se celebra generalmente sin la participación del ocupante de la Casa Blanca y sin ninguna insinuación política o partidaria: los actos suelen ser un desfile por Constitution Avenue, un concierto frente al Capitolio y fuegos artificiales sobre el National Mall acompañado por la National Symphony Orchestra. Todos esos eventos separados se llevarán a cabo según lo planeado.

Los detractores del presidente, que también le acusan de hacer campaña incluso en la fiesta nacional, también se reunirán en el National Mall, la misma explanada que acoge la fiesta patriótica y a donde el grupo pacifista Code Pink llevará a su "bebé Trump", un globo hinchable que caricaturiza al presidente y que se hizo famoso en las protestas del año pasado en Londres.

Foto: Reuters
Foto: Reuters

El globo no podrá alzarse en el aire debido a una prohibición de sobrevuelo que rige en el centro de Washington, pero Code Pink también llevará un robot de casi cinco metros de alto que caricaturiza a Trump sentado en un inodoro dorado.

La Policía local está preocupada sobre todo por el potencial de enfrentamientos el sábado, cuando un acto de figuras de la ultraderecha coincidirá en el centro de Washington con una protesta de grupos como "Black Lives Matter" ("Las vidas negras importan").

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios