tras los atentados de enero

"Guerra total al yihadismo": Filipinas se prepara para aniquilar al grupo Abu Sayyaf

El presidente Rodrigo Duterte ha dado órdenes de lanzar una ofensiva general contra la guerrilla yihadista vinculada al Estado Islámico, responsable de dos sangrientos atentados recientes

Foto: Tropas del ejército filipino durante la ofensiva antiyihadista en Marawi, en junio de 2017. (Reuters)
Tropas del ejército filipino durante la ofensiva antiyihadista en Marawi, en junio de 2017. (Reuters)

El ejército de Filipinas se prepara para una “guerra total” ordenada por el presidente Rodrigo Duterte, contra Abu Sayyaf, grupo vinculado al Estado Islámico al que se atribuye el ataque terrorista del domingo 27 de enero en la catedral de Joló, que causó una veintena de muertos. Las Fuerzas Armadas ya han enviado a la provincia insular de Sulu, de la que Joló es la capital, helicópteros de combate y esta semana ya se realizó un primer ataque aéreo en la remota ciudad de Patikul, donde se sospecha que se refugian combatientes de Abu Sayyaf. Además, en la madrugada del martes dos personas murieron y cuatro resultaron heridas en una explosión en una mezquita de Zamboanga, también en la convulsa área de mayoría musulmana del sur de Filipinas.

“Nuestra guerra en contra del grupo terrorista Abu Sayyaf no cesa. La orden del presidente Duterte es aniquilarlos”, señaló a medios locales el portavoz del Comando de Mindanao Occidental, el coronel Gerry Besana, quien indicó que estaba a la espera de recibir más información de las tropas desplegadas sobre el terreno para conocer el resultado del ataque aéreo en Patikul.

El pasado domingo dos bombas estallaron con un minuto y medio de diferencia dentro y fuera de la catedral de Joló, en uno de los ataques más mortíferos de los últimos años en esa convulsa región y cuya autoría se adjudicó el Estado Islámico. Las autoridades filipinas dijeron ayer estar “totalmente seguras” de que fue la milicia Ajang-Ajang, la facción de Abu Sayyaf en Sulu, aunque aún tenían por verificar si los autores materiales del ataque en la catedral fueron atacantes suicidas o las bombas fueron detonadas de forma remota. Rodrigo Duterte aseguró ayer que los autores fueron una pareja de terroristas suicidas, quizá extranjeros, aunque la inteligencia militar todavía no ha confirmado esa posibilidad.

Las autoridades investigan la posible relación entre el ataque a la catedral de Jolo y el de la mezquita de Zamboanga, que se producen pocos días después del referendo para la creación de Bangsamoro, una región autónoma musulmana concebida como solución pacífica a décadas de conflicto separatista con el Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI). A pesar de alcanzar en el 2014 un acuerdo de paz con el mayor grupo rebelde musulmán del país, en el sur de Filipinas persisten milicias yihadistas radicales leales al Estado Islámico como Abu Sayyaf, capaces de cometer sangrientos atentados y que son la mayor amenaza a la seguridad en la zona.

Abu Sayyaf estuvo afiliado a Al Qaeda durante años pero en junio del 2016 su líder, Isnilon Hapilon, juró fidelidad al Estado Islámico. Según el portal The Long War Journal, no está claro sin embargo cuántos de los miembros del grupo permanecen leales al EI desde la muerte de Hapilon al año siguiente. Sin embargo, parece obvio que al menos una parte sigue y ha mejorado su capacidad operaciones y su conexión con otros grupos yihadistas.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios