LO HACE, SUPUESTAMENTE, CON FINES CIENTÍFICOS

Japón vuelve a cazar ballenas pese a la oposición de organismos internacionales

La flota japonesa aspira a capturar 333 ballenas minke en aguas del Antártico, un tercio de las que se cazaban antes de 2014

Foto: La caza de ballenas para su consumo es tradicional en Japón
La caza de ballenas para su consumo es tradicional en Japón
Autor
Tiempo de lectura2 min

Japón inició este lunes su temporada de caza de ballenas en el océano Antártico, una campaña realizada con fines científicos según las autoridades niponas y a la que se opone la Comisión Ballenera Internacional (CBI). La flota japonesa aspira a capturar 333 ballenas minke en aguas del Antártico, en la que supone la cuarta campaña ballenera del país asiático desde su suspensión temporal a raíz de una sentencia de la Corte Internacional de Justicia.

El Gobierno japonés defiende que sus campañas balleneras tienen como fin contribuir a la gestión y conservación de los recursos marítimos a partir del análisis del contenido de los estómagos de los cetáceos, cuyos resultados serán transmitidos a la CBI.

Sin embargo, en 2014 la Corte de la Haya declaró ilegal las capturas balleneras japonesas en el Antártico por no ajustarse a dichos fines y ordenó su suspensión, tras lo cual Japón decidió reanudar estas campañas aunque limitando sus capturas a un tercio de la cantidad habitual.

La CBI también se opuso al nuevo tope de capturas propuesto por las autoridades niponas en la reunión que este organismo celebró en septiembre en Brasil, lo que ha llevado a Japón a amenazar con retirarse de esa comisión internacional.

Un tercio de lo que se cazaba

Hasta su prohibición por parte del tribunal internacional, en las campañas balleneras niponas se capturaban 850 ejemplares de minke o rorcual aliblanco -una especie de la que Japón estima que hay un número relativamente abundante de ejemplares-, 50 de ballena jorobada y otros 50 de rorcual común para fines científicos.

Además de sus capturas en el Antártico, Japón caza ballenas en el Pacífico Norte, en la costa septentrional del archipiélago, también con fines supuestamente científicos.

Estas actividades han sido criticadas por la comunidad internacional y organizaciones animalistas, que consideran que se trata de pesca comercial encubierta, dado que la carne de los especímenes estudiados es posteriormente vendida.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios