TRUMP NOMBRA A pompeo secretario de estado

Torturas y cárceles secretas: Gina Haspel, el pasado de la primera mujer en dirigir la CIA

Trump reemplaza a su secretario de Estado por Mike Pompeo, hasta ahora director de la CIA. Gina Haspel, experta en operaciones encubiertas, se convierte en la primera mujer en liderar la agencia

Foto: Gina Haspel, subdirectora de la CIA y ahora designada directora de la agencia. (YouTube)
Gina Haspel, subdirectora de la CIA y ahora designada directora de la agencia. (YouTube)

La Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos ha 'perdido' a su director, Mike Pompeo, después de que Donald Trump haya decidido destituir de forma fulminante al que hasta ahora ha sido su secretario de Estado, Rex Tillerson. Pompeo, un 'halcón' que defiende recuperar las técnicas de interrogatorio aplicadas después del 11-S o recoger información privada de ciudadanos, será el nuevo jefe de la diplomacia estadounidense. Así, la dirección de la agencia pasa a manos de Gina Haspel, una espía de carrera respaldada por gran parte de la comunidad de inteligencia y hasta ahora subdirectora de la CIA.

El Senado de Estados Unidos ha confirmado este jueves el nombramiento de Haspel y se convirte así en la primera mujer en dirigir la agencia en sus 70 años de historia. Haspel, de 61 años, es experta en operaciones encubiertas. Se unió a la CIA en 1985 y trabajó como agente encubierta la mayor parte de su carrera. En febrero de 2017 fue nombrada subdirectora, cargo desde el que se responsabilizaba de la recopilación de inteligencia, análisis, acción encubierta, contrainteligencia y relaciones de enlace con servicios extranjeros. Jugó un papel central en la puesta en marcha del programa extrajudicial tras los atentados del 11-S para encarcelar e interrogar a sospechosos de terrorismo.

De hecho, Haspel dirigió en Tailandia el primero de los centros clandestinos de detención —conocidos como 'black sites'— que el Gobierno estadounidense abrió en esa época. En 2002, estuvo presente en al menos dos interrogatorios en los que se utilizaron torturas, el de los presuntos miembros de Al Qaeda Abu Zubaydah y Abd al Rahim al Nashiri, según se recogió en una investigación del Senado.

El año pasado, después de ser designada número dos de la CIA, el Centro Europeo para los Derechos Humanos y Constitucionales presentó una solicitud formal a la Fiscalía alemana pidiendo a Berlín la detención de Haspel, porque "entre 2002 y 2005 estuvo implicada, de un modo relevante en términos de responsabilidad criminal, en el programa de tortura y rendición de la CIA". La agencia sostiene que, dado que hasta 2015 fue agente encubierta, solo es posible relacionarla con "algunos" de los "incidentes" registrados con anterioridad.

'Waterboarding' y otros métodos de tortura

Abu Zubaydah, detenido en Pakistán hace más de 15 años, es uno de los presos de Guantánamo. Fue interrogado con la técnica de 'waterboarding' en más de 83 ocasiones en un solo mes. En 2008, la CIA reconoció haber utilizado técnicas de tortura, entre ellas el ahogamiento simulado, después de los atentados de las Torres Gemelas. Junto a Zubaydah fueron torturados también Abd al Rahim al Nashiri y Jalid Mohammed, presuntos integrantes de Al Qaeda.

El entonces director de la CIA, Michael Hayden, aseguró que la agencia no había utilizado estas prácticas en cinco años, pero que ante el temor a ataques inminentes después del 11-S, y debido al limitado conocimiento de las autoridades estadounidenses acerca del grupo que lideraba Bin Laden, se recuperaron estas 'técnicas de interrogatorio'.

Las sesiones de tortura fueron grabadas en vídeo, aunque posteriormente la CIA reveló que había destruido las cintas, que hasta 2005 habían estado guardadas bajo llave en el 'black site' de Tailandia. Aquello provocó la apertura de una investigación por parte del Departamento de Justicia. En aquel momento, Gina Haspel estaba al cargo en esta 'sede' de la CIA, y su nombre era el que estaba en el cable en el que se ordenaba la destrucción de los vídeos.

Aun así, la agencia sostiene que la decisión de destruir las grabaciones fue tomada por José Rodríguez, director del servicio clandestino. Años después, cuando la CIA quiso nombrar a Haspel directora de operaciones clandestinas, la senadora demócrata en el Comité de Inteligencia del Senado bloqueó su promoción, alegando su papel en el programa de torturas y en la destrucción de las cintas.

Su nombramiento como subdirectora de la CIA también generó polémica. Varios veteranos de la agencia y el exdirector James Clapper elogiaron a Haspel, pero la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) y otros grupos de defensa de los derechos humanos criticaron la elección de una persona que participó en el programa de interrogatorios con la técnica del 'waterboarding'.

Cuando acababa de llegar a la Casa Blanca, Trump aseguró que las técnicas de interrogatorio utilizadas durante la 'guerra contra el terror' —y consideradas tortura— funcionan. "Creo absolutamente que funcionan", dijo en una entrevista exclusiva con ABC News, en la que aseguró que sus jefes de inteligencia consideran que técnicas como el "ahogamiento simulado" pueden dar resultados en la lucha contra el terrorismo.

Este martes, tras la salida de Tillerson, Trump felicitó tanto a Pompeo —"¡hará un trabajo fantástico!"— como a Haspel, cuyo nombramiento aún deberá ser confirmado por el Congreso y quien espera "poder brindar al presidente el excelente apoyo de inteligencia al que se ha acostumbrado durante su primer año de mandato".

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios