Es noticia
Menú
Auge y caída de la 'reina de los narcos' de Italia: las tres vidas de Carmela Riemma
  1. Mundo
BUSCADA POR LA POLICÍA DURANTE DÉCADA Y MEDIA

Auge y caída de la 'reina de los narcos' de Italia: las tres vidas de Carmela Riemma

La detención de esta mujer de 45 años, que vivía fingiendo ser una cuidadora de ancianos, acaba con una carrera criminal de película, que refleja el crecimiento de los grupos independientes

Foto: Carmela Riemme, la 'reina de los narcos' italiana, el día de su detención. (Montaje: E.C)
Carmela Riemme, la 'reina de los narcos' italiana, el día de su detención. (Montaje: E.C)

Muy cinematográficamente, en Italia la apodaron ‘la reina de los narcos’. Y, según algunos de los agentes italianos que la persiguieron durante años, de forma bastante acertada. La enrevesada vida de Carmela Riemma es digna de una gánster de película, sobre todo por su ingenio a la hora de camuflarse. Aunque en realidad las andanzas de esta mujer de 45 años -originaria de Acerra, un municipio de la ciudad metropolitana de Nápoles y patria de Polichinela, el célebre personaje de la Comedia del Arte napolitana- tengan poca gracia y constituyan el ejemplo de cómo el crimen se infiltra en todas partes, generando camaleones dispuestos a todo.

La detención de Riemma hubiera quedado una simple nota en la página de sucesos si no fuese por su agitada biografía: una antigua futbolista que se convirtió en jefa de una exitosa organización que operaba como bróker en el tráfico internacional de drogas a Italia. Que luego, para ocultarse de la policía, se transformó nuevamente, esta vez en una aparentemente inocua cuidadora de ancianos llamada Stefania que vivía plácidamente en Thiene, una anónima localidad del norte de Italia, en las cercanías de la ciudad véneta de Vicenza.

Allí fue donde el pasado 18 de agosto, sobre las doce de la mañana, un operativo de la Guardia de Finanzas de Nápoles -que en los días previos había desplegado hasta el lugar un equipo de agentes de paisano que se hacían pasar por turistas-, la detuvo, para finalmente llevarla ante la justicia, por una sentencia de 21 años y 6 meses por narcotráfico que había confirmado de manera definitiva ya en 2015 la Corte de Casación de Italia. “Vivía en una casita junto con otras cuatro personas, que ignoraban completamente su pasado criminal, y trabajaba como cuidadora de ancianos en una localidad cercana”, ha explicado días después Giuseppe Borelli, el procurador adjunto de Nápoles y responsable de la investigación judicial.

Foto: Un coche en el lugar de un tiroteo en Foggia, el 9 de agosto de 2017. (EFE)

El agente que dirigió el operativo que la capturó, el capitán de la unidad antidrogas de la Guardia de Finanzas de Nápoles Domenico Mollo, no quiso mitificar la figura de Riemma, pero sí destacó el interés que la justicia italiana tenía hacia ella. “Era una de las más buscadas, y capturarla no fue fácil. Se hacía pasar por una anónima mujer de pueblo, honesta y piadosa. Había engañado a todos. Una perfecta embustera”, contó Mollo en entrevista con El Confidencial. Tras desaparecer en la nada años atrás, supuestamente gracias a la ayuda de algunos familiares -la hermana, la madre y amigas, ahora acusadas del delito de favorecimiento de la fuga-, varios cuerpos de las fuerzas del orden italianas se dedicaron a buscar a Riemma durante mucho tiempo. Sin éxito. ‘La reina’ había desaparecido. Reinventándose por tercera vez.

La primera vida de Riemma se remontaba a los 90, cuando, durante años, su actividad principal fue la de futbolista en un club del campeonato femenino de Italia, el U.S. Avellino. Un pasado que sepultó luego para convertirse en narcotraficante. “Tanto es así que el primer rastro de ella que hay en los archivos criminales es del año 2000. A partir de ese año, y por lo menos hasta 2007, estuvo al frente de una organización criminal que vendía droga en Italia, tras haberla comprado en Ecuador y en otros países de América Latina”, dice Mollo.

Ecuador ha empezado a aflorar con frecuencia en estos últimos años cuando se habla de incautaciones de estupefacientes destinados al mercado italiano. “Los narcotraficantes de cocaína que operan en Italia se han abastecido mayoritariamente de drogas provenientes de Colombia, transportando las sustancias a través de países como Ecuador”, se lee en el informe anual de 2016 ante el Parlamento italiano del Departamento de Políticas Antidrogas de Italia. Tan solo en el pasado mes de junio, durante una compleja investigación conjunta contra el narcotráfico entre España (en particular la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil en Madrid) e Italia, las autoridades italianas interceptaron unos 600 kilos de cocaína valorados en más de 1.300 millones de euros procedentes del país andino y destinados al mercado italiano e internacional, que habían llegado a Italia escondidos en el interior de varias maquinarias. El operativo, que descubrió que los transportes se hacían a menudo pasando por España, llevó a la detención contra 54 personas, algunas de ellas vinculadas a la mafia de la Ndrangheta calabresa, acusadas de tráfico ilegal de drogas, con el agravante de asociación mafiosa para delinquir.

placeholder Carmela Riemme, en una de las pocas fotografías que existen de ella
Carmela Riemme, en una de las pocas fotografías que existen de ella

Secuestro de una niña

Algo que presenta similitudes con el relato de la historia de ‘la reina’. Según la policía, de hecho, en el comienzo, el nexo con Ecuador se originó a través de su hermano Salvatore, quien gestionaba el tráfico desde allí. Sin embargo, este fue posteriormente fue capturado -era el año 2000- y extraditado a Italia para ser encarcelado en una cárcel de Nápoles. Fue entonces cuando la mujer asumió el mando de su banda. Asimismo, Riemma también habría mantenido contactos con Venezuela, que le habrían llevado a involucrarse en un oscuro caso de intento de secuestro de una niña de seis años, destapado por las fuerzas del orden de Turín ya en el año 2000.

En aquel entonces, ella y otras 27 personas, entre ellas varias mujeres, habían sido arrestadas por tratar de llevarse a la menor, hija de un milanés con antecedentes penales que mantenía una deuda de alrededor 200 millones de euros con la organización de Riemma por una compra no pagada de droga presuntamente procedente de Venezuela. Tras la intervención policial, ante la imposibilidad de lograr sus propósitos mediante ese secuestro, la mujer había ordenado golpear brutalmente, y luego intentado asesinar, a su deudor, según los investigadores.

Estos hechos terminaron por alertar a las autoridades italianas, que intensificaron su caza a ‘la reina’, por la cual finalmente en 2004 fue formalmente emitida una orden de búsqueda y captura. Poco después, el caso de Riemma llegó también a los tribunales.

Foto: El supuesto jefe de la Camorra, Alessandro Giannelli, tras ser arrestado cerca de Caserta, Nápoles. (EFE)

De hecho, si hay algo sobre lo que el caso de ‘la reina’ ha arrojado alguna luz es sobre el submundo de las organizaciones criminales independientes, es decir, aquellas células menos numerosas que no están vinculadas a las grandes mafias italianas. “La de Riemma era una organización muy eficiente que trabajaba independientemente de las más conocidas organizaciones criminales italianas, incluso de la Camporra napolitana. Y en la que ella se desempeñaba como líder y tesorera”, explica el policía Domenico Mollo. “Esa es una modalidad muy vigente entre los bróker que provienen de y trabajan hoy en la zona de Nápoles. Operan con los mafiosos locales, pero no son parte integrante de esos sistemas”, precisa.

En Nápoles, según las pesquisas de los investigadores, Riemma se relacionó con los clanes Egizio, Panico y Fabbrocino, pero no fue parte de ninguno de esos grupos. Aún así, “Riemma mantenía un papel protagonista en la importación de drogas procedentes de América Latina y destinadas a los mercados de Nápoles, Roma, Florencia y Turín”, ha subrayado el fiscal Borelli.

Esa fue la identidad que Riemma enterró con su desaparición, abandonando completamente el negocio de traficante de drogas. Al mediodía del pasado día 18 de agosto, cuando los agentes llegaron a la habitación del pueblo en el que vivía, ‘la reina’ negó incluso ser ella, incrédula de que su fuga hubiese terminado, antes de sufrir un ataque de risa nerviosa. Así, tras un largo acecho y ante el peligro de una nueva fuga -esta vez, hacia otro país-, los agentes la esposaron y la llevaron a la prisión de Venecia, donde, de momento, se presume que pasará sus próximos días.

Muy cinematográficamente, en Italia la apodaron ‘la reina de los narcos’. Y, según algunos de los agentes italianos que la persiguieron durante años, de forma bastante acertada. La enrevesada vida de Carmela Riemma es digna de una gánster de película, sobre todo por su ingenio a la hora de camuflarse. Aunque en realidad las andanzas de esta mujer de 45 años -originaria de Acerra, un municipio de la ciudad metropolitana de Nápoles y patria de Polichinela, el célebre personaje de la Comedia del Arte napolitana- tengan poca gracia y constituyan el ejemplo de cómo el crimen se infiltra en todas partes, generando camaleones dispuestos a todo.

El redactor recomienda