desde el 15 de julio de 2016

Los otros 'Hamza Yalçin' de Turquía: casi 300 periodistas detenidos desde la asonada

El periodista turco-sueco fue detenido en el aeropuerto de Barcelona por orden de Turquía, pero la Justicia española no podrá entregarlo a Ankara sin el visto bueno de Suecia

Foto: Abren en turquÍa un nuevo juicio contra los periodistas dündar y gÜl
Abren en turquÍa un nuevo juicio contra los periodistas dündar y gÜl

El nombre de Hamza Yalçin es el último que se ha sumado a una demasiado extensa lista de periodistas arrestados por orden de Turquía que ni siquiera debería existir. Yalçin fue detenido por las autoridades españolas en el aeropuerto de El Prat de Barcelona justo después de aterrizar para enlazar con un vuelo que lo iba llevar a su destino final, Reino Unio. Turquía lo reclama, pero dado que el periodista tiene doble nacionalidad turca y sueca, la Justicia española no podrá formalizar su extradición sin la autorización de Estocolmo. Entretanto, periodistas, colectivos y organizaciones han alzado la voz para pedir a España que no cumpla con esta orden e impida la entrega del periodista, contra el que Ankara emitió una orden de detención en abril por haber insultado al presidente, Recep Tayyip Erdogan.

Hace apenas dos semanas, siete periodistas de 'Cumhuriyet', el periódico más antiguo y de los pocos independientes que todavía sobreviven en Turquía, eran liberados tras nueve meses de prisión. Estos siete forman parte de un grupo de 17 reporteros acusados de ayudar al ilegalizado Partido de los trabajadores del Kurdistán (PKK), cargos que todos ellos niegan.

Esta misma semana, las autoridades turcas emitían una nueva tanda de órdenes de arresto contra 35 periodistas por su presunta relación con el influyente clérigo Fetulá Gulen, al que el Gobierno de Erdogan acusa de estar detrás del intento de golpe de estado del año pasado. Esta ha sido la tónica desde el 15 de julio de 2016, año en el que el Ejecutivo turco ha llevado a cabo una incesante purga no sólo contra periodistas, sino también contra funcionarios y militares.

Deniz Yuzel, periodista turco-alemán y corresponsal del 'Die Welt', está acusado por Ankara de difundir propaganda del PKK y del movimiento que lidera Gulen. Está en prisión preventiva desde febrero. Loup Bureau, periodista francés y colaborador de TV5 y Slate, fue detenido el pasado 26 de julio en la frontera entre Turquía e Irak. Desde entonces está en prisión, a causa de unas imágenes en las que salía junto a combatientes kurdos y que tomó para un reportaje publicado en 2013.

Las autoridades turcas detuvieron a la alemana Mesale Tolu, de la emisora Özgür Radyo, a mediados de abril. Tras más de 100 días en prisión, la reportera y también traductora para una agencia de noticias podría enfrentarse a 15 años de prisión por un delito de propaganda de terrorismo.

Otros han corrido mejor suerte. Ebru Umar es otro de esos nombres que se pueden sumar a tan vasta lista. La periodista, holandesa de ascendencia turca, fue detenida por decir que Erdogan se comportaba como un "dictador" y acusarlo de reprimir a críticos y disidentes. Muy crítica con el Islam y férrea defensora del feminismo, Ebru fue liberada días después. Lo mismo le ocurrió a Hatice Kamer, corresponsal turca de BBC, que fue detenida mientras cubría un accidente en una mina de cobre que dejó once trabajadores muertos. Si bien su arresto duró sólo un día, Hatice fue acuasda por parte del Gobierno turco de apoyar al grupo kurdo.

Protesta por la libertad de prensa en Turquía (EFE)
Protesta por la libertad de prensa en Turquía (EFE)

Casi un mes tuvo que esperar Mathias Depardon, fotógrafo francés para 'The Wall Street Journal' y 'Le Monde', para salir de prisión. Detenido a principios de mayo mientras realizaba una serie de fotografías para un reportaje de 'National Geographic' en la región entre el Tigris y el Éufrates, fue acusado de ejercer sin la debida documentación de prensa y, por supuesto, de apoyar al PKK. Tras casi una semana de huelga de hambre, y previa intermadiación del presidente galo, Emmanuel Macron, Turquía lo liberó a inicios de junio y lo expulsó del país.

Las cifras de periodistas arrestados todavía bailan, pero en cualquier caso, siguen siendo muy altas. La organización Turkey Purge, que documenta y monitoriza los abusos a los Derechos Humanos en Turquía desde la asonada golpista, sitúa en 274 el número de periodistas detenidos desde entonces, de los cuales cerca de 160 todavía están arrestados. La cifra es similar a la que maneja el Centro para la Libertad de Suecia (SCF): 252 periodistas detenidos, 24 condenados y 110 sobre los que pesa algún tipo de orden de búsqueda.

El último informe de la Asociación de Periodistas Contemporáneos (ÇGD) turca es incluso más duro: eleva a 318 el número de periodistas detenidos desde entonces, 103 de los cuales han estado en prisión, según la gazeta Evrensel. Las cifras de este documento son extremadamente preocupantes: 1.404 periodistas habrían perdido su trabajo, 147 medios de comunicación han sido cerrados y 624 carnés de prensa y 32 pases del Parlamento han sido revocados.

Amnistía Internacional publicó en mayo un informe sobre la situación de los medios de comunicación en el país bajo el título 'El periodismo no es un delito', en el que sostiene que han sido 156 los medios obligados a dejar de informar desde la asonada. Pero la presión internacional sobre Ankara no ha servido para detener esta oleada de arrestos.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios