revés judicial en su octavo día como presidente

La Justicia de EEUU paraliza temporalmente las deportaciones por el veto de Trump

Reves judicial para Trump. Una jueza federal paraliza temporalmente las deportaciones en aplicación del veto de entrada en EEUU a ciudadanos de siete países musulmanes

Foto: Protestas por el veto de Trump en el aeropuerto de Boston. (EFE)
Protestas por el veto de Trump en el aeropuerto de Boston. (EFE)

Reves judicial para Donald Trump en su octavo día en la Casa Blanca. Una jueza federal ha paralizado temporalmente las deportaciones en aplicación del veto de entrada en EEUU a ciudadanos de siete países musulmanes que firmó este viernes el presidente. Ann M. Donnelly, jueza del Tribunal del Distrito Federal de Brooklyn (Nueva York), ha bloqueado hasta el 21 de febrero las deportaciones de refugiados y migrantes que lleguen a Estados Unidos con un visado en regla, tras poner en duda la constitucionalidad de la orden. El Departamento de Seguridad Nacional asegura que "cumplirá con las órdenes judiciales", pero también reitera que la decisión ejecutiva del presidente sigue en vigor.

En una vista de emergencia, Donnelly respondió con su decisión a una demanda interpuesta por la Unión para las Libertades Civiles en América (ACLU), una de las organizaciones defensoras de los derechos civiles más importantes del país. Aunque se desconocen las cifras exactas, según la ACLU entre 100 y 200 personas fueran detenidas ayer a su llegada a aeropuertos de EEUU. Mientras, miles de manifestantes protestaban en terminales de Chicago, Nueva York, San Francisco o Dallas.

La ACLU interpuso la demanda después de que dos ciudadanos iraquíes con visados especiales para entrar en EEUU fueran retenidos en el aeropuerto JFK. Uno de ellos, Hamid Jalid Darwish, fue liberado tras horas de detención y después de la mediación de varias organizaciones y de dos congresistas demócratas. Darwish había obtenido un visado para él y su familia tras haber cooperado durante años con tropas estadounidenses en Irak. "Apoyé al Gobierno de EEUU desde el otro lado del mundo, pero cuando llegué aquí me dijeron 'no' y me trataron como si me hubiese saltado las reglas o hubiese hecho algo malo", lamentó en declaraciones a los periodistas, en las que agradeció el apoyo de muchos estadounidenses. Al caso de Darwish se suma el de seis cristianos sirios de Damasco que ayer fueron deportados y devueltos a su país.

La Justicia de EEUU paraliza temporalmente las deportaciones por el veto de Trump

La jueza Ann M. Donnelly concluyó que aplicar el mandato del presidente con el envío de esas personas a su países podría causar un "daño irreparable". Con todo, la magistrada no declaró que los afectados puedan permanecer en el país y fijó una audiencia para el 21 de febrero para volver a abordar el caso.

Bajo el pretexto de "proteger al país de la entrada de terroristas extranjeros", Trump prohibió el viernes la entrada a EEUU a 134 millones de personas al firmar una orden ejecutiva que suspende durante 90 días la concesión de visados a todos los ciudadanos de Libia, Sudán, Somalia, Siria, Irak, Yemen e Irán, pero no de Arabia Saudí, país de procedencia de algunos de los terroristas del 11-S. La orden ejecutiva firmada por Trump suspende durante 90 días la concesión de visados a todos los ciudadanos de siete países de mayoría musulmana hasta que se adopten procesos de "escrutinio extremo". La medida también congela todas las acogidas de refugiados durante 120 días para examinar los mecanismos de aceptación y asegurarse de que "radicales no pisan territorio estadounidense"

AgenciasAgencias

La medida también afecta a los ciudadanos de los siete países vetados que posean la tarjeta de residente permanente ('green card') y se encuentren fuera del país, ya que necesitarán una exención del consulado estadounidense de turno para regresar. Según cálculos de la web de investigación periodística ProPublica , unos 500.000 ciudadanos de esos siete países han recibido la residencia permanente durante los últimos diez años. Además, las restricciones afectan también a personas de esos países incluso si cuentan con pasaporte de otra nación, según adelantó 'The Wall Street Journal'.

"Es vergonzoso y cruel"

De "vergonzosa" y "cruel" ha calificado el alcalde de Londres, Sadiq Khan, la política migratoria del presidente de EEUU. En una declaración colgada en su cuenta Twitter, Khan, el primer musulmán en llegar a la Alcaldía de la capital británica, dijo que estas medidas perjudican "los valores de libertad y tolerancia sobre los que EEUU ha sido construido". Mientras, la canciller alemana Angela Merkel "está convencida de que la guerra decidida contra el terrorismo no justifica que se coloque bajo sospecha generalizada a personas en función de una determinada procedencia o religión", indicó el portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert.

Su declaración sigue al comunicado conjunto emitido ayer, al término de una entrevista telefónica entre Trump y Merkel, en la que destacaron la "importancia fundamental" que ambos dan a la OTAN. En el texto se mencionaban diversas cuestiones, desde la situación en Oriente Medio a las relaciones con Rusia y el conflicto ucraniano, pero el comunicado no contenía alusión alguna al decreto firmado por Trump ni tampoco a su política migratoria. Pocos días antes de asumir el cargo de presidente, el magnate había tachado de "error catastrófico" la política de la canciller en la crisis de los refugiados.

Además de indignación, la aplicación las medidas de la Casa Blanca provocó confusión y caos en ciudades y aeropuertos de todo el mundo dada la falta de claridad sobre ciertos detalles. Aunque la mayor parte de las medidas contenidas en la orden de Trump son temporales, sus críticos sostienen que muchas terminarán convirtiéndose en indefinidas y suponiendo en la práctica un veto a la inmigración de musulmanes, al menos de ciertos países. Además, las acciones de la Casa Blanca amenazan con desencadenar represalias en muchos lugares. Este sábado, Irán ya adelantó que aplicará el principio de reciprocidad y prohibirá el acceso de estadounidenses. Políticos de la oposición criticaron hoy duramente las medidas de Trump y varias ciudades como Nueva York se aprestaron a tratar de apoyar a los afectados, mientras multitud de personas salieron a las calles a protestar.

"No es una prohibición contra musulmanes"

Por su parte, la mayoría de dirigentes republicanos que, como vicepresidente Mike Pence, en el pasado se habían pronunciado contra el bloqueo a la entrada de musulmanes guardaron silencio. Sin embargo, Trump aseguró este domingo que su Gobierno está "completamente preparado" para aplicar la medida, que afecta a más de cien millones de personas en el mundo. "Está funcionando muy bien. Se ve en los aeropuertos, se ve en todos sitios", insistió el magnate neoyorquino. "No es una prohibición contra los musulmanes", afirmó Trump en declaraciones a los periodistas en el Despacho Oval tras firmar tres nuevas directivas.

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos ha afirmado que está supervisando la situación en los aeropuertos estadounidenses tras la orden ejecutiva que afecta a la entrada en el país de nacionales procedentes de siete países musulmanes. Así, el Gobierno ha señalado que 375 pasajeros se han visto afectados por la orden ejecutiva, 109 de ellos se encuentran en tránsito a Estados Unidos y se les denegó la entrada en el país. A otras 173 personas se les fue denegado el embarque en sus vuelos a Estados Unidos en aeropuertos de origen, ha informado un alto mando.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios