QUITARÁ fondos a las administraciones rebeldes

Donald Trump no solo ordena construir el muro: carga contra las 'ciudades santuario'

La segunda orden ejecutiva de ayer exige la retirada de la financiación a aquellas ciudades y estados que se nieguen a deportar a los inmigrantes ilegales, lo que compromete a muchas administraciones

Foto: El momento en el que Donald Trump ha firmado la orden ejecutiva ordenando la construcción del muro con México (EFE)
El momento en el que Donald Trump ha firmado la orden ejecutiva ordenando la construcción del muro con México (EFE)

Finalmente, Donald Trump ha dado la orden de construir el muro fronterizo con México para tratar de prevenir la inmigración ilegal. La medida también incrementará los recursos de las patrullas fronterizas, aumentará el periodo de detención para los inmigrantes irregulares y asegurará las deportaciones.

“Construir esta barrera es más que una mera promesa de campaña, es un primer paso de sentido común para realmente sellar nuestra porosa frontera”, declaró ayer el portavoz de Trump, Sean Spicer, al anunciar la medida. “Esto bloqueará el flujo de drogas, crimen e inmigración ilegal a los Estados Unidos”, aseguró.

Todavía no están claros ni los costes de la decisión, ni cómo se financiará. Aunque durante la campaña el todavía candidato insistió repetidamente en que sería el Gobierno mexicano quien abonase los costes, Trump admitió esta semana en una entrevista que será EEUU quien deberá pagar por su construcción. Sin embargo, aseguró: “México, de alguna manera, y hay muchas, nos lo va a reembolsar". Por su parte, el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, reprobó la decisión estadounidense, y afirmó una vez más que "México no pagará ningún muro". A pesar de ello, mantiene la visita oficial a Washington prevista para el próximo 31 de enero.

Protesta de inmigrantes contra Donald Trump en Los Ángeles, el 14 de enero de 2017 (EFE)
Protesta de inmigrantes contra Donald Trump en Los Ángeles, el 14 de enero de 2017 (EFE)

Pero menos esperada ha sido la segunda orden ejecutiva firmada ayer por el nuevo presidente en el Departamento de Seguridad Nacional, ordenando privar de fondos a los estados y ciudades “santuario” -cuyas administraciones suelen estar en manos de políticos del Partido Demócrata- que acojan a inmigrantes ilegales. "Las jurisdicciones santuario por todo Estados Unidos violan voluntariamente la Ley Federal en un intento de proteger a extranjeros de la expulsión de EEUU. Estas jurisdicciones han causado un daño inconmensurable al pueblo americano y a los verdaderos cimientos de nuestra república", se lee en el texto de la Casa Blanca.

¿Qué son las 'ciudades santuario'?

El término “ciudades santuario” hace referencia a aquellas localidades cuyos miembros de las instituciones públicas, incluyendo las policiales, se niegan a deportar -o tienen órdenes de no hacerlo- a aquellos indocumentados que no hayan cometido un delito grave. Entre las más importantes se encuentran Chicago, Filadelfia, San Francisco, Nueva York, Portland, Seattle o Los Ángeles. En total, más de 400 jurisdicciones por todo el país.

“La Administración Trump puede en gran medida lograr los resultados que busca, y un fin verdadero a la mayoría de estas políticas 'santuario' a través de una combinación de zanahorias y palos”, afirma Jessica Vaughan, directora de estudios políticos en el Centro de Estudios de la Inmigración, que ha asesorado al equipo de transición de Trump. “La clave es no ir por ahí machacando a todas estas pequeñas ciudades y condados, sino lograr que hagan lo correcto. Y frente a los irreductibles, enfrentarse a ellos”, ha dicho en una entrevista con USA Today.

Zapatos de inmigrantes fallecidos a unos metros de la frontera con la ciudad de El Paso (EEUU). (EFE)
Zapatos de inmigrantes fallecidos a unos metros de la frontera con la ciudad de El Paso (EEUU). (EFE)

El Gobierno no puede forzar la retirada de todos los fondos federales que reciben estas administraciones locales y estatales, pero sí de una fracción importante. Los dos principales organismos federales que pueden cortar la provisión financiera son los departamentos de Justicia y Seguridad Interior. Ambos proporcionan financiación para la contratación de personal en las agencias policiales y judiciales, los costes de los procesos, la preparación antiterrorista y la asistencia a víctimas y testigos de crímenes. La retirada de fondos dejaría a estas administraciones en una situación muy difícil.

Tan sólo la ciudad de Nueva York se arriesga a perder más de 7.000 millones de dólares, y Chicago, unos 1.000 millones. El alcalde de esta última ciudad, Rahm Emanuel, ha arremetido contra la decisión de Trump. "No hay extraños entre nosotros. Aquí damos la bienvenida a la gente, tanto si eres de Polonia o Pakistán, si eres de Irlanda o Israel, o si eres de México o Moldavia, de donde vino mi abuelo, eres bienvenido en Chicago mientras persigues el sueño americano". Un sueño que, para muchos, está a punto de trocarse en verdadera pesadilla.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios