más de cien establecimientos saqueados

Varios muertos y cuatrocientos detenidos por los saqueos en el nordeste de Venezuela

El desabastecimiento se ha impuesto en la región de Sucre, donde el martes se produjeron importantes disturbios en varias localidades. La oposición acusa de violencia a las fuerzas del orden

Foto: Un grupo de personas protesta por la escasez de comida en Catia, Caracas, el 14 de junio de 2016 (EFE)
Un grupo de personas protesta por la escasez de comida en Catia, Caracas, el 14 de junio de 2016 (EFE)

A medida que se disipa el humo va emergiendo una imagen más clara de lo sucedido este martes en Cumaná, capital del estado venezolano de Sucre: decenas de saqueos de comercios impulsados por la búsqueda de comida, que se han saldado con al menos dos muertos -que se suman a otros dos ocurridos en la misma región esta semana por los mismos motivos-, numerosos heridos y cuatrocientos detenidos. Un reflejo de la dificilísima situación que atraviesa Venezuela. Según la Cámara de Comercio de Cumaná, más de cien establecimientos fueron saqueados, sobre todo mercados, panaderías y restaurantes.

[Lea aquí: "¿Están exagerando los medios españoles con Venezuela?"]

Un extremo que niega el Gobernador de Sucre, Luis Acuña, quien afirma que “los actos vandálicos fueron orientados mayormente contra licorerías, ópticas y tiendas de ropa”, como parte de un plan desestabilizador orquestado por parte de la oposición. Según él, los disturbios se debieron a la “articulación de bandas delictivas que lograron soliviantar a un grupo de personas”. “No me cabe duda de que les pagaron, esto estuvo planeado”, afirmó ayer.

Acuña, además, minimizó lo sucedido. “La ciudad de Cumaná se encuentra hasta este momento sin ningún foco de vandalismo… Lo de ayer fue un hecho aislado, no hubo enfrentamientos ni muertos ni heridos”, dijo en una entrevista telefónica con la cadena Globovisión. “Hay dos personas fallecidas por diferentes hechos [que] no están vinculados a los hechos del día de ayer, un taxista murió en un enfrentamiento entre bandas … Eso no fue un hecho surgido ni de la Policía ni de la Guardia Nacional”, insistió.

Un hombre con un niño en brazos grita consignas a un miembro de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) en Caracas, el 14 de junio de 2016 (EFE)
Un hombre con un niño en brazos grita consignas a un miembro de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) en Caracas, el 14 de junio de 2016 (EFE)

El Gobernador rechazaba así las acusaciones de violencia por parte de las fuerzas de seguridad, a las que la oposición responsabiliza de las otras dos muertes que han tenido lugar en Sucre esta semana, un joven y una mujer presuntamente fallecidos por disparos de la Policía y la Guardia Nacional. Acuña afirma que Cumaná ha vuelto a la normalidad. “Aquí no hay ningunos enfrentamientos, todo está funcionando, el servicio de transporte, el suministro de gas, llegan los aviones, la gente se mueve libremente, no tenemos dificultades de esta naturaleza”, comentó.

Un problema creciente

Y sin embargo, los intentos de saqueo se están convirtiendo en un verdadero problema para el ejecutivo de Nicolás Maduro: según el Observatorio Venezolano de Violencia, cada día se producen una decena de episodios de este tipo a lo largo y ancho del país. La imagen de grupos de personas gritando “¡Queremos comida!” y las protestas empiezan a ser algo habitual en Venezuela.

Varios muertos y cuatrocientos detenidos por los saqueos en el nordeste de Venezuela

Ayer, la localidad de Barcelona fue una de las más afectadas. Se asaltaron algunos comercios en su avenida principal, y varios ciudadanos han tuiteado imágenes del saqueo de un camión de pollos.

Y mientras, los comerciantes temen ser víctimas de la masa que trata de asaltar sus establecimientos, como le sucedió este martes al panadero Carlos Colón. Por ello, el desabastecimiento es la norma en lugares como Cumaná. “Este estallido nos agarró con lo que teníamos en la nevera. Aquí no hay para comprar comida, aquí todo está destruido. Amanecimos sin nada que comer. No hay ni un lugar donde comprar”, declaró Carolina Bermúdez al diario “El Nacional” de Venezuela. “No sé por qué hay que mezclar el hambre con el vandalismo. Los motorizados salieron a la calle y a quien se encontraban les arrebatan las carteras o robaban a la gente en sus carros. Esto está horrible, no sé en qué va a terminar”, comentó.

Esa misma noche, en la localidad de Lagunillas también se produjeron disturbios importantes, en los que murió un adolescente de 17 años y se quemaron la sede del gobernante Partido Socialista Unificado de Venezuela y la puerta del Ayuntamiento, según informa el diario "El Universal". Un almacén estatal de alimentos también resultó saqueado. Los incidentes se desencadenaron cuando a un grupo de personas, tras haber esperado durante diez horas para poder comprar leche en polvo, se les informó de que no se les vendería el producto. Un ejemplo de mala gestión que, en el contexto actual, resulta sumamente peligroso para el Gobierno.  

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios