desapareció el sábado en la frontera nororiental

¿Qué le ha sucedido a la periodista Salud Hernández en Colombia?

La mayoría de los observadores creen que está en manos del Ejército de Liberación Nacional (ELN), la segunda guerrilla del país, aunque no se descartan otras posibilidades

Foto: Miembros del Ejército de Liberación Nacional (ELN), en julio de 1988 (EFE)
Miembros del Ejército de Liberación Nacional (ELN), en julio de 1988 (EFE)

¿Dónde está la periodista española Salud Hernández, desaparecida en Colombia? A pesar de algunas informaciones y tuits en sentido contrario, las autoridades colombianas no han confirmado oficialmente todavía que haya sido secuestrada, ni que los perpetradores de dicho secuestro sean los miembros del Ejército de Liberación Nacional (ELN, la segunda guerrilla del país tras las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia o FARC) aunque esa es una de las opciones más probables. En ese sentido se ha expresado el Ministro de Exteriores español, José Manuel García-Margallo, quien ha asegurado en Bogotá que “todo apunta” a esta guerrilla, que fue creada apenas unos meses más tarde que las FARC y en la actualidad cuenta con alrededor de 1.500 combatientes. 

Mientras el ejército colombiano ha lanzado un operativo de búsqueda, los medios locales han comenzado a investigar el asunto. De acuerdo con la información de que se dispone, Hernández desapareció en los alrededores del municipio de El Tarra, en la región del Catatumbo (en el Departamento de Norte de Santander, cerca de la frontera con Venezuela), a donde había llegado el pasado miércoles.

Allí las cosas empezaron a complicarse para la periodista: “Hernández sostuvo un diálogo en pleno parque de esa localidad con líderes campesinos, conversación que incluso llegó a subirse de tono. No obstante, la comunicadora siguió realizando su trabajo, hasta cuando fue abordada por algunas personas que la despojaron de varios de sus equipos, entre ellos el celular y la cámara fotográfica. Solo le dejaron uno de sus computadores”, ha publicado el diario 'El Espectador', que cita “fuentes de la región”.

Según el diario colombiano 'El Espectador', Hernández tuvo problemas con algunos líderes campesinos, que llegaron a requisarle parte de su material

“Ante la recomendación de lugareños para que dejara el pueblo, ella decidió esperar a que le devolvieran su material periodístico. El sábado a mediodía, nuevamente fue abordada y conducida en una moto para ser internada en zona montañosa”, escribe ese medio colombiano, que también se adhiere a la tesis de “por la forma en que ocurrieron los hechos y por testimonios recogidos en la zona por este diario, todo apunta a que la comunicadora está en manos del ELN, que tampoco se ha referido al asunto”.

“El Ejército de Liberación Nacional funciona como una federación de grupos con arraigo local en ciertas regiones del país. Una de las zonas donde tiene una presencia importante es el Catatumbo”, explica Víctor De Currea-Lugo, experto en conflictos armados y profesor de la Universidad Nacional de Colombia, y editor de dos libros sobre el ELN. De Currea-Lugo, sin embargo, apunta otra posibilidad: “Allí murió hace unos meses 'Megateo', comandante de otra guerrilla chiquita y bastante 'narcotizada', el Ejército Popular de Liberación (EPL), en un operativo bastante extraño y sobre el que hay versiones encontradas. Parece ser que la periodista podría haber estado en la zona haciendo averiguaciones sobre la muerte de 'Megateo'”, comenta el profesor a El Confidencial.

¿Qué le ha sucedido a la periodista Salud Hernández en Colombia?

Tres hipótesis

“Sobre quién la puede tener, hay tres hipótesis, por orden de probabilidad: una, que la tenga el ELN, que es la que más se ha difundido; otra, que manejo yo y algunas personas más, que haya sido obra de un reducto del EPL; y la tercera, que se trate de delincuencia común, aunque personalmente no lo considero muy probable”, dice De Currea-Lugo. “El ELN oficialmente no se ha pronunciado. Tienen una cuenta de Twitter donde a veces se pronuncian cuando realizan acciones de este tipo, pero no han dicho nada”, indica.El Gobierno colombiano se encuentra en estos momentos en la primeras etapas de unas conversaciones de paz con el ELN, tras más de dos años de contactos preliminares, y al tiempo que prosperan las negociaciones con las FARC, ya en fase muy avanzada. Noruega, Ecuador, Venezuela, Chile, Brasil y Cuba ejercen como garantes del proceso.

Pero a pesar de unos inicios prometedores, los obstáculos son numerosos: aunque recientemente liberó a dos rehenes a petición del ejecutivo de Juan Manuel Santos, el ELN no ha renunciado a los secuestros. Sin embargo, Santos ha dejado claro que esta es una de las líneas rojas del proceso, y que no comenzará la mesa de negociaciones a menos que todas las personas en manos de la guerrilla hayan sido puestas en libertad.

"El ELN es una organización muy dogmática, y es posible que alguna facción haya terminado por hacer lo que el Gobierno y la sociedad les pide que no hagan, que es secuestrar gente", dice el profesor Víctor De Currea-Lugo, experto en esta organización

“Al Gobierno no es que le preocupen les rehenes, sino que quiere torpedear el proceso de paz, y por eso siempre le ha puesto trabas aquí y allá”, opina De Currea-Lugo. “Y el ELN es una organización muy dogmática. De modo que es posible que algunas facciones sueltas de esta guerrilla en algunos lugares, incluido el Catatumbo, que hacen lo que les da la gana, hayan terminado por hacer lo que el Gobierno y la sociedad les pide que no hagan, que es que no secuestren gente. Y precisamente a una periodista que escribe para el diario más importante de Colombia, 'El Tiempo', y además es española. Y a esto se le está dando todo el bombo del mundo, especialmente los enemigos de la paz”, dice.

En caso de encontrarse en manos de un grupo armado de izquierdas, Hernández no lo habrá tenido fácil: la periodista es conocida por su visión crítica del proceso de paz y su apoyo a una solución estrictamente militar del conflicto, y por su ideología conservadora. En Colombia se le ha acusado de haber apoyado a los paramilitares, entre otras cosas por haber escrito el prólogo del libro “Mi confesión”, sobre Carlos Castaño, el líder de las Autodefensas Unidas de Colombia, pero ella ha negado repetidamente tener ninguna simpatía por estos grupos, y ha calificado a Castaño de “criminal” y “bestia”. Una comisión especial del Grupo Antiextorsión y Antisecuestro (GAULA) se ha desplazado a la zona para colaborar en la búsqueda de la reportera.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios