crisis migratoria en europa

Hungría termina su "muro de la vergüenza": 175 kilómetros de concertina

La obra se ha culminado hoy en pleno epicentro de la crisis migratoria en Europa. Las quejas no han conseguido paralizar la construcción de una segunda valla, de cuatro metros

Foto: Ropas y objetos personales de los inmigrantes sobre la alambrada en Roszke, Hungría. (Efe)
Ropas y objetos personales de los inmigrantes sobre la alambrada en Roszke, Hungría. (Efe)

175 kilómetros de alambre y cuchillas impiden desde hoy la entrada de los refugiados en Hungría desde Serbia. El Gobierno del conservador Viktor Orbán anunció en junio su controvertido plan de levantar una valla de metro y medio de largo.

La obra se ha culminado hoy en pleno epicentro de la crisis migratoria en Europa, levantando una oleada de protestas. Las quejas no han conseguido paralizar la construcción de una segunda valla, esta de cuatro metros de altura, cuya construcción terminaría en noviembre.

La noticia llega días después de que hasta 70 refugiados sirios perdieran la vida ahogados en un camión frigorífico de cinco metros de longitud en un cuneta en Austria, cerca de la frontera con Hungría. Además, cientos perecieron en sucesivos naufragios frente a las costas de Libia. 

Hungría ya ha terminado muro de la vergüenza: 175 kilómetros de concertinas

Esta frontera de espino no ha disuadido a las miles de personas que tratan de entrar en Europa a través de Hungría. La policía local informó este lunes de que ayer domingo las autoridades interceptaron a 3.080 refugiados que cruzaron ilegalmente esa frontera, entre ellos 670 menores.En lo que va de año, más de 140.000 personas, entre inmigrantes y refugiados trataron de entrar en el país de forma ilegal. 

Merkel se ha reunido hoy con Mariano Rajoy. (Efe)
Merkel se ha reunido hoy con Mariano Rajoy. (Efe)

Crisis migratoria 

En la localidad de Röszke, uno de los puntos calientes de la frontera, se han sucedido las protestas de los refugiados que sobrepasan la capacidad de respuesta de los centros fronterizos. Las acciones son violentas en algunos casos, por ejemplo un refugiado trató de quemar una carpa. Pero en general se circunscriben a las manifestaciones pacíficas. 

Desde Alemania, destino final de estos refugiados, la clase política lleva días denunciando que "las vallas no solucionan nada". Así lo dijo el ministro de Exteriores germano, Frank-Walter Steinmeier. Por su parte el titular de Interior, De Maizière urgía a  "no perder más tiempo y actuar de forma inmediata". En el mismo sentido se pronunciaba desde Francia Manuel Valls, que asumía que "cada petición de asilo debe ser examinada rápidamente".  

Hoy la Canciller, Angela Merkel recurría al tratado de Schengen para recriminar la actitud de Hungría y volver a poner sobre la mesa la política de cuotas. "Si no hay reparto equitativo de refugiados, nos veremos obligados a revisar Schengen", afirmó antes de recibir al presidente del Gobierno Mariano Rajoy en la reunión que mantienen este lunes en el castillo de Messeberg. 

La líder del gobierno germano ha considerado que "lo que está viviendo Europa es una situación catastrófica y ha llamado a "la tolerancia cero contra los traficantes de personas. 

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios