¿cómo se pudieron equivocar tanto?

La "silenciosa mayoría conservadora" que no salió retratada en las encuestas británicas

Lo que iba ser un reñidísimo recuento entre laboristas y conservadores, se convirtió en una histórica paliza 'tory'. ¿Cómo pudieron equivocarse tanto los sondeos?

Foto: Un votante en un colegio electoral situado en una lavandería (Reuters).
Un votante en un colegio electoral situado en una lavandería (Reuters).

Corría el año 1992, en la radio sonaba Eric Clapton y todas las encuestas daban ganador al Partido Laborista. En una noche que se esperaba tranquila, el mapa electoral empezó a cambiar de color discretamente. Y al final quien amaneció victorioso fue el tory John Major.

Durante años, los británicos han contado esta historia para ilustrar lo difícil que es acomodar la ciencia estadística a su sistema electoral, donde el reparto territorial de escaños (uno por circunscripción) resulta casi imprevisible. Pero desde hoy disponen un ejemplo más reciente al que hacer referencia.

Sin excepciones, los sondeos de opinión han fallado estrepitosamente. Lo que iba ser un disputadísimo recuento entre laboristas y conservadores, se convirtió en una histórica paliza tory desde primera hora de la madrugada de ayer. El partido de Cameron salió incluso mejor parado que en los últimos comicios y se alzó con la mayoría absoluta.

“No es la primera vez que las encuestas han fallado de una manera tan rotunda. Nos olvidamos de que al final lo único definitivo, lo único que cuenta, es el voto que se emite el día de las elecciones y esto es algo que han entendido mejor Cameron y los conservadores”, comenta Daniel Keohane, director de investigación del think tank europeo Fride.

En su opinión, Cameron habría movilizado a las “mayorías silenciosas conservadoras” que no militan en ningún partido con pasión y que, de alguna manera, prefieren ocultar sus preferencias. Son todos aquellos que, a la hora de la verdad, acuden a votar por el partido que les ofrece más seguridad, aunque se avergüencen de admitirlo en público. “Algunos incluso dicen que votarán a la izquierda cuando les preguntan y luego acaban confiando en la derecha. Es un fenómeno muy común en países como Francia o Alemania”, dice.

Luciano Miguel, del Instituto DYM, también subraya lo difícil que resulta hacer previsiones en el sistema electoral británico. “En las encuestas se reflejaba el pequeño porcentaje de voto que separaba a los dos partidos, otorgando una ligera ventaja a los conservadores. Pero lo que hoy se publica es la gran diferencia de escaños. Por eso parece que las encuestas se equivocaron mucho”, comenta.

“No nos estamos dando cuenta", justifica, "de que el reparto de un escaño por circunscripción en el Reino Unido amplía la ventaja en sufragios. Podría llegar a darse el caso de que un partido que ganase por un escasísimo margen de votos obtuviese todos los escaños del Parlamento si ganase en todas las circunscripciones”, dice, recordando que los conservadores se impusieron por tan solo 6 puntos porcentuales. Algo que, sin embargo, les dio una enorme ventaja en escaños.

Elecciones en Reino Unido

El experto de DYM admite que las encuestas son menos fiables en las democracias europeas desde que estalló la crisis económica. “Ha cambiado radicalmente las actitudes políticas de los ciudadanos y las metodologías de estimación se calibran con la experiencia previa…”. Y también da por hecho que Cameron ha sido premiado a última hora por el "voto conservador oculto".

“Los partidos conservadores han tomado decisiones impopulares pero que han tenido buenos resultados macroeconómicos”, recuerda, estableciendo un paralelismo con España. “Estamos observando mucho voto no declarado al PP y puede estar sucediendo lo mismo en el Reino Unido”, concluye.

La "silenciosa mayoría conservadora" que no salió retratada en las encuestas británicas
Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios