ukip, front national, afd...

El miedo al islam radical cosecha votos: mapa de los partidos xenófobos en Europa

En las elecciones europeas del pasado 25 de mayo se ha asistido a un auge de partidos con discursos xenófobos o anti islamistas.

El miedo puede ser una poderosa arma política. Así lo han demostrado las últimas elecciones europeas, del pasado 25 de mayo, donde se ha asistido a un auge de partidos xenófobos en gran parte de los Estados europeos. El atentado perpetrado este miércoles en la redacción de Charlie Hebdo, la histórica revista satírica francesa con sede en el corazón de París, puede dar aire a quienes han defendido ese discurso y ha devuelto a la actualidad la amenaza del islamismo más radical. Está todavía por ver si y cómo influenciará las urnas de toda Europa.

Lo cierto es que justamente aprovechando un discurso contrario a las actuales políticas de inmigración, en Francia el Frente Nacional de Marine Le Pen consiguió en esas elecciones comunitarias hasta el 38% de los votos en las regiones del norte del país. A a nivel nacional rozó el 25%. Esto en un país donde alrededor del 10% de la población (unas seis millones de personas) es musulmana. Sus buenos resultados no fueron una novedad: en las presidenciales de 2012 ya había cosechado el 17,9% de las papeletas, adelantado sólo por Hollande, actual presidente y Nicolas Sarkozy. Ese año, justamente tras unas amenazas a Charlie Hebdo por sus irreverentes viñetas sobre Mahoma, declaró a Le Monde que habría que "echar a todos los fundamentalistas extranjeros".

En Alemania, Alternative für Deutschland se quedó en la sombra en los comicios (no fue más allá del 8% conseguido en Baviera). Pero en los últimos meses está cabalgando la ola de un resurgir del sentimiento antiislámico, una situación que ha explotado este 5 de enero, cuando el movimiento Pegida se ha manifestado en varias ciudades del país. La concentración más importante ha sido en Dresde, donde 18.000 personas han desfilado en contra de "la islamización de Occidente". El movimiento, sin embargo, está encontrando un fuerte rechazo en gran parte de la opinión pública del país. La revista BILD ha lanzado un manifiesto para decir "no a PEGIDA", firmado por personajes ilustres de todos los sectores del país, mientras la catedral de Colonia ha apagado sus luces durante la manifestación como símbolo de rechazo.

 


La catedral de Colonia con las luces apagadas contra Pedgida, en un tuit del Huffington Post

Al otro lado del Canal de la Mancha, en el Reino Unido, el UKIP de Nigel Farage ha sido uno de los partidos más discutidos, dentro y fuera del país. Durante una campaña centrada en atacar a los inmigrantes, no escondió su aversión al islam. El diputado Heino Vockrodt aseguró a pocos días de las elecciones que "el islam es una ideología totalitaria". Acusado por muchos medios británicos de ser "un partido racista", el UKIP consiguió meter miedo en las europeas, aunque no alcanzó los pronósticos triunfalistas.  

El líder del partido se consagró como primera fuerza en Inglaterra, mientras que en Escocia logró su primer eurodiputado. Aunque haya conseguido llevar a doce candidatos a Bruselas, se trató de un terremoto provocado por tan solo tres de cada diez habitantes británicos: la participación no superó el 35,6%.

En Italia, Beppe Grillo, fundador del Movimiento 5 Estrellas y abiertamente antieuropeísta, ha sido criticado en los medios por no dejar clara su postura sobre la inmigración. Una vez establecido con sus 109 escaños (25% de los votos) en el Parlamento italiano, aseguró: "Hay que devolver a casa a los clandestinos, para que no contagien a los italianos”, dijo mientras el ébola estaba amenazando Europa, con particular énfasis en España. Este miércoles, tras la noticia del atentado en París, ha declarado en su blog que "no hay que empezar una campaña antiislam, algo que, a cambio, haría muy feliz a Marine Le Pen". Eso sí, el caldo de cultivo estaría más presente que en otros países de Europa, según un estudio del Pew Research Center difundido por el Wall Street Journal. 

 

Actitud hacia losmusulmanes y el ISIS en diferentes países europeos, según el PRC.

 

La ola de populismo, antieuropeísmo y xenofobia no ha dejado inmune al norte del continente: Dansk FolksParty y los True Finns Finlandeses se mantuvieron entre el 10 y el 15% en los últimos comicios. En Suecia, los Demócratas Suecos, partido populista anti-inmigración que con su negativa a aprobar el presupuesto del PSD había provocado unas elecciones anticipadas, fue la formación que más creció en la última cita electoral. Con un 13%, se convirtió en el tercer partido del país.

Su éxito privó a los conservadores del ex jefe de Gobierno, Frederik Reinfeldt, (Partido Moderado) de la victoria, a pesar de que este había toreado con éxito la crisis económica. El 28 de diciembre, una alianza entre el Partido Socialdemócrata, vencedor sin mayoría en las elecciones de septiembre, y el resto de partidos de izquierda y derecha dio vida a la "grandísima coalición", que durará hasta 2022. Suecia es el país europeo más generoso con la inmigración. El 15% de sus ciudadanos son de origen extranjero. Los "demócratas" exigen reducir a un 10 por ciento el cupo de inmigrantes aceptados cada año. 

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios