Es noticia
Menú
Obama no convence a los militares: “Para acabar con la Yihad hay que enviar tropas”
  1. Mundo
"LA ESTRATEGIA DE BOMBARDEOS ES INSUFICIENTE"

Obama no convence a los militares: “Para acabar con la Yihad hay que enviar tropas”

La lucha para destruir al Estado Islámico no sólo podría llevar años. La coalición liderada por Estados Unidos debe desplegar fuerzas de tierra si quiere tener éxito.

Foto: Pilotos estadounidenses en un avión de soporte a un ataque aéreo de EEUU sobre Siria (Reuters).
Pilotos estadounidenses en un avión de soporte a un ataque aéreo de EEUU sobre Siria (Reuters).

La lucha para destruir al cada día más poderoso Estado Islámico y al Califato creado entre las ya porosas fronteras de Irak y Siria no sólo podría llevar años. La coalición internacional liderada por Estados Unidos debe desplegar fuerzas de tierra si quiere tener éxito. Quien lo dice es una voz más que autorizada, el general de cuatro estrellas David Petraeus, exdirector de la CIA y antiguo comandante de la ISAF en Afganistán.

“Estamos hablando de años. Muchos años en el caso de Siria”, dijo hoy el militar durante una conferencia en un hotel de Tokio. “Lo que estamos haciendo ahora es perturbar. Estamos minando gradualmente la fuerza” del Estado Islámico, afirmó, añadiendo que los avances no serán sostenibles sin el despliegue de fuerzas de tierra, una opción que el presidente Barack Obama ha rechazado desde el principio.

'Lo que va a ocurrir (con los boombardeos) es que el Estado Islámico se va a desvanecer en las zonas urbanas'

El inquilino del Despacho Oval dejó claro hace semanas que no ordenará nada parecido a las invasiones de Irak y Afganistán, ya que no desplegará tropas sobre el terreno. “Quiero que el pueblo americano entienda que este esfuerzo va a ser diferente”, dijo. Los estadounidenses están, en general, de acuerdo con su estrategia. El 71% apoya la campaña de bombardeos contra posiciones yihadistas en Siria e Irak lanzada esta semana , según sondeos recientes, casi un 20% más que hace tres semanas, cuando aún no habían sido difundidos los vídeos con las decapitaciones de periodistas. Pero los militares parecen tener otra opinión.

“Creo que los iraquíes pueden ser las fuerzas de tierra que manejen esto a medida que pase el tiempo pero, insisto, llevará meses y años, no días ni semanas”, añadió Petraeus, un militar del más alto perfil, artífice de la estrategia que contribuyó al descenso de la violencia en Irak en 2007: el aumento de tropas y la formación de los Consejos de Salvación, milicias tribales suníes que lucharon eficazmente contra Al Qaeda.

“Los bombardeos no sirven. El EI se desvanecerá en las ciudades”

La de Petraus no es la única crítica que ha recibido la estrategia aérea del ‘comandante’ Obama en esta campaña contra la Yihad. En el Pentágono algunos cuestionan la efectividad de los ataques selectivos y creen que el despliegue de tropas terrestres es necesario para cumplir el objetivo de la misión. Los fiascos de Afganistán y Libia demostraron que las campañas aéreas son, a todas luces, insuficientes.

'Podemos tener una dependencia de las tropas de tierras iraquíes, en lugar de enviar las nuestras. Pero en Siria eso no está tan claro'

A ellos se suman los analistas que aseguran que los bombardeos son insuficientes para derrotar al Estado Islámico. “Lo que va a ocurrir es que el ISIS (antiguo nombre del EI por sus siglas en inglés) se va a desvanecer en las zonas urbanas. Una vez que haga eso los objetivos que el Ejército de EEUU y sus aliados puedan golpear con ataques aéreos decrecerán”, señala David Schanzer, profesor asociado de la Sanford School of Public Policy de la Duke University, citado por Anadolu Agency.

Schanzer también sostiene que es imposible destruir por completo al EI sin una fuerza terrestre que lleve la lucha contra los combatientes yihadistas a sus bastiones urbanos. “Ciertamente podemos dañar su capacidad, y es bueno que los estemos haciendo, pero el presidente (Obama) ha cometido un error al identificar a destrucción del ISIS como un objetivo estratégico, porque no creo ni que nos acerquemos a ese objetivo en un futuro cercano”.

Sobre el apoyo a las fuerzas iraquíes y kurdas que combaten sobre el terreno, los analistas sostienen que, también en este caso, la Administración Obama tiene ante sí una tarea formidable. “Podemos tener una dependencia de las tropas de tierras iraquíes, en lugar de enviar las nuestras. Pero en Siria eso no está tan claro”, señala Mark Perry, un analista militar independiente experto en Oriente Medio.

Londres se une a la ofensiva pero descarta enviar tropas

Londres se ha sumado a la campaña de bombardeos contra posiciones del EI en Irak. El premier británico, David Cameron, dijo hoy en el Parlamento que la lucha contra el Estado Islámico llevará "no meses, sino años", y defendió la necesidad de participar en la ofensiva por razones de seguridad nacional. "Esta será una misión que llevará no meses, sino años, pero creo que tenemos que estar preparados para ese compromiso", señaló el líder conservador ante una abarrotada Cámara de los Comunes.

"Si esto no se controla, afrontaremos un califato terrorista en las costas del Mediterráneo, fronterizo con un miembro de la OTAN (Turquía), con una declarada y probada determinación de atacar a nuestro país y a nuestra población", afirmó. El primer ministro argumentó que el Reino Unido tiene el "deber" de tomar parte en los ataques aéreos, que se restringirían al territorio de Irak y no se extenderán a Siria, al tiempo que descartó que su país o EEUU contemplen el despliegue de fuerzas terrestres. "Habrá tropas en tierra, pero serán tropas iraquíes, tropas kurdas", aclaró.

El Estado Islámico cambia de táctica: banderas en casas de civiles

Los milicianos de Estado Islámico están cambiando de tácticas ante los bombardeos de Estados Unidos en el norte de Irak, abandonando los evidentes convoyes en favor de las motos y colocando sus banderas negras en casas de civiles, según informan fuentes tribales y testigos citados por la agencia Reuters. Según han relatado, hay menos puestos de control de los milicianos para detectar a "apóstatas" y un menor uso del teléfono móvil desde que se han intensificado los bombardeos aéreos y más aliados de Estados Unidos se han sumardo a la campaña .

Un jeque tribal de una localidad al sur de Kirkuk ha señalado que elementos de Estado Islámico "abandonaron uno de sus mayores cuarteles en la localidad" cuando escucharon que era probable que la campaña de bombardeos podría llegar a la zona. "Se llevaron todos sus muebles, vehículos y armas. Luego colocaron bombas de carretera y destruyeron el cuartel general", ha señalado el jeque tribal, que pidió no ser identificado. "Ya no se mueven en convoyes militares como antes. En lugar de ello usan motos, bicicletas y, si es necesario, usan vehículos camuflados", ha precisado.

En otra localidad cerca de Haweeja, en el norte de Irak, una fuente ha indicado que los milicianos han abandonado el uso de largos convoyes de evidentes vehículos con ametralladoras instaladas en ellos y también ha destacado la nueva preferencia por las motos. Además, han comenzado a colocar su conocida bandera negra en los tejados de varios edificios residenciales, en su mayoría vacíos, y en otros edificios, para generar confusión sobre su verdadera presencia.

La lucha para destruir al cada día más poderoso Estado Islámico y al Califato creado entre las ya porosas fronteras de Irak y Siria no sólo podría llevar años. La coalición internacional liderada por Estados Unidos debe desplegar fuerzas de tierra si quiere tener éxito. Quien lo dice es una voz más que autorizada, el general de cuatro estrellas David Petraeus, exdirector de la CIA y antiguo comandante de la ISAF en Afganistán.

Irak Barack Obama Al Qaeda Noticias de Oriente Medio
El redactor recomienda