Una gaditana en París y un catalán al frente del Gobierno, Manuel Valls
  1. Mundo
HIDALGO SALVA LA CARA AL PS AL GANAR LA CAPITAL

Una gaditana en París y un catalán al frente del Gobierno, Manuel Valls

En medio de la debacle que encara el Partido Socialista francés, dos españoles se hacen con la alcaldía de la capital y la jefatura del Gobierno galo

Foto: Una gaditana en París y un catalán al frente del Gobierno, Manuel Valls
Una gaditana en París y un catalán al frente del Gobierno, Manuel Valls

En medio de la debacle que encara el Partido Socialista francés tras la histórica derrota encajada el domingoen la segunda vuelta de las elecciones municipales, dos españoles se hacen con sendospuestos claves: la alcaldía de la capital y la jefatura del Gobierno galo. El presidente de Francia, François Hollande, anunció este lunesque el hasta ahora ministro del Interior, Manuel Valls, sustituirá a Jean-Marc Ayrault como primer ministro.

El nombramiento al frente del Ejecutivo de Valls, nacido en España en 1962, se anunció a través de una declaración televisada del jefe del Estado. En un mensaje de siete minutos y en diferido, tras haber recibido horas antes la dimisión de Ayrault, Hollande le agradeció la "valentía y abnegación" con la que ha conseguido "restablecer una situación muy degradada" y dijo haber entendido el mensaje de "descontento y decepción" enviado por los electores. "No (hay) suficiente cambio, no (hay) suficiente empleo, todavía (hay) demasiado paro, todavía (hay) demasiados impuestos, y todavía (hay) demasiados interrogantes sobre la capacidad de nuestro país para salir adelante. Es el mensaje que me habéis dirigido y que recibo personalmente", analizó el presidente.

Hollande anunció que se abre "una nueva etapa" con un Gobierno "de combate" y más reducido (en el actual hay 38 ministros y ministros delegados) que dirigirá Valls con tres objetivos: devolver a Francia su fuerza económica, concentrarse en la justicia social y aumentar el poder adquisitivo de los franceses. "Son las empresas las que crean empleo. La primera de las injusticias es el desempleo. Es decisivo para el futuro de nuestro país producir más, en Francia, y de forma diferente", añadió Hollande, que prometió una "disminución de impuestos" y de las cotizaciones que pagan los trabajadores "de aquí a 2017".

El más popular

Valls, de 51 años y nacido en Barcelona, el miembro del Ejecutivo galo con mayor popularidad, sustituirá en el puesto a Jean-Marc Ayrault, primer ministro desde que Hollande llegó a la Presidencia, en 2012, queacaba de presentarsu dimisión y la de su Gobierno al presidente. Su anuncio, confirmado por varios medios franceses pero no de forma oficial, se produceal día siguiente de una histórica derrota del Partido Socialista (PS) en las elecciones municipales.

Un reciente sondeo publicado por el instituto BVA para la revista L'Express muestra que el actual primer ministro, Jean-Marc Ayrault, cuenta con una aceptación del 25% entre los franceses, un punto menos que en febrero. Valls, en cambio, es uno de los políticos más populares de Francia, con un 53%. Sin embargo, el titular de Interior, situado políticamente en el ala más a la derecha del PS, no agrada a Los Verdes, que participan en la coalición de gobierno y no descartan salir de ella en caso de que Valls asuma el control del Ejecutivo, según hizo saber la semana pasada la ecologista y ministra de Vivienda, Cécile Duflot.

Mientras, la gaditana Anna Hidalgo (San Fernardo, 1959) se ha convertido en la primera alcaldesa de la historia de la capital francesa. La socialista, hija de emigrantes españoles instalados en los años 60 en Lyon, sucederá en el cargo a Bertrand Delanoë, de quien ha sido delfín durante los últimos años. Hidalgo, que se impuso con el 54,5%de los votos ante la conservadora Nathalie Kosciusko-Morizet en la segunda y definitiva vuelta de los comicios municipales, dijo que aspira a "hacer de París una ciudad más justa y solidaria, fiel a sus valores".

La gaditana Anne Hidalgo celebra su victoria en París (Efe).

"Una ciudad rica en su formidable diversidad" y donde "la creatividad y la innovación estarán al servicio de una vida colectiva mejor", añadió la futura alcaldesa. La socialista dijo ser consciente del "gran desafío que representa" convertirse en la primera mujer en regir la capital de Francia y aseguró que no engañará a nadie "ni con sus ideales ni con su honor".

Ayrault asume "toda" su culpa

Tras confirmarse el domingola amplia derrota del PS, Ayrault, de 64 años, dijo en una comparecencia en televisión que el resultado responde a una responsabilidad colectiva, pero que asumía "toda" su culpa. El todavía primer ministro, que llegó al puesto en mayo de 2012 tras la victoria de Hollande en las elecciones presidenciales frente a Nicolas Sarkozy, ha visto su popularidad caer en picado desde entonces, casi tanto como la del propio presidente.

La cita con las urnas puede resumirse en tres frases: debacle socialista, recuperación del centroderecha y jornada histórica para el Frente Nacional de Marine Le Pen. Los votantes franceses confirmaron su castigo al partido de Hollande en la segunda vuelta de las elecciones municipales. El primer test electoral para Hollande deja muy tocado al presidente y a su Ejecutivo.

Pese a su simbólica victoria en París, la formación gobernante ha perdido 151 ciudades de más de 10.000 habitantes y ha cedido también urbes de más de 100.000 como Toulouse, Reims, Saint-Étienne, Anger o Amiens. Los rumores de cambios en el Gobierno ya se habían hecho especialmente intensos tras la primera vuelta electoral y, pasada ya la segunda, todos los medios franceses daban por hecho que habría cambios.

Hollande ha comido este lunes junto a Ayrault, supuestamente para confirmar los cambios. Durante la jornada, además de Valls también ha sonado como posible primer ministro el titular de Defensa, Jean-Yves Le Drian, que según I-Télé habría dicho que no. El Elíseo ha informado en una escueta nota de que Hollande se dirigirá a los franceses en un discurso televisado a las 20:00, en el que previsiblemente confirmará dichas modificaciones.

Manuel Valls
El redactor recomienda