Es noticia
Menú
Letta anuncia su dimisión tras forzar Renzi una crisis de Gobierno en Italia
  1. Mundo
"un nuevo EJECUTIVO para salir del pantano"

Letta anuncia su dimisión tras forzar Renzi una crisis de Gobierno en Italia

Enrico Letta ha sucumbido al voto de castigo del Partido Democrático. El primer ministro italiano acaba de anunciar su dimisión tras el órdago de Renzi

Foto: Matteo Renzi tras su reunión con Letta en Roma este 12 de febrero (Reuters).
Matteo Renzi tras su reunión con Letta en Roma este 12 de febrero (Reuters).

Enrico Letta ha sucumbido al voto de castigo de su partido. El primer ministro italiano acaba de anunciar su dimisión: abadonará este viernes la Jefatura del Gobierno de Italia.La directiva del Partido Demócrata (PD) aprobó hoy la propuesta de su secretario general, Matteo Renzi, de "pasar página" y favorecer la formación de un nuevo Ejecutivoque sustituya al actual de su correligionario. Tras la reunión, que fue abandonada por los simpatizantes de Letta, la votación concluyó con 136 votos a favor del plan de Renzi, 16 en contra y dos abstenciones.

Es "necesario y urgente" abrir una nueva fase con un Gobierno nuevo para Italia, que dure hasta el año 2018 y que sea capaz de llevar a cabo las "reformas" necesarias para el país. Es necesario "un nuevo gobierno para salir del pantano". De esta forma tan contundente se ha manifestado hoy Renzi, quien en su alocución introductoria de la convención de la directiva del PDsubrayó que su plan es un nuevo Ejecutivo mediante dos posibles vías: elecciones anticipadas o formación de Gobierno.

"Esto no es una carrera. Nos encontramos en una encrucijada: o volvemos a unas elecciones anticipadas o podemos transformar esta legislatura en Constituyente", propuso Renzi a la dirección del partido. No obstante, rechazó rápidamente la posibilidad de unas elecciones anticipadas porque, según explicó, "no aseguran la victoria" de su formación. "El camino de unas elecciones tiene encanto y atractivo (...), pero en estos momentos no tenemos una normativa electoral que nos garantice la victoria. Unas elecciones tendrían un valor purificador, pero ahora no servirían para resolver los problemas del país", señaló.

Es necesario un nuevo gobierno para salir del pantano. De esta forma tan contundente se ha manifestado Matteo Renzi quien en su alocución introductoria de la convención de la directiva del PD no aclaró si, finalmente, su partido retirará la confianza al Ejecutivo de su correligionario Letta

Renzi se decantó finalmente por la formación de un nuevo Gobierno que tendría que ser aprobado por el presidente de la República, Giorgio Napolitano, de 88 años, a quien mostró su apoyo y agradeció su trabajo en estos días de crisis política en Italia. Una salida, según añadió, "arriesgada" que "tiene sentido si hace frente a la realidad europea y al objetivo de llegar a 2018 con las reformas electorales, constitucionales y el intento de cambiar las reglas de una burocracia opresiva". Ambas propuestas tienen que ser aprobadas mediante votación por la dirección del PD.

Renzi, que no rechazólas críticas que ha recibido, que le tildan de "ambicioso", propuso, a su vez, un pacto a los partidos de coalición en el Gobierno para crear un Ejecutivo que "asuma su responsabilidad" al frente del país hasta 2018. El líder del PD agradeció a Letta su "notable trabajo" realizado durante el último año y aseguró que su objetivo no es "abrir un proceso" al primer ministro sino que su verdadera intención es abrir una nueva página en la historia del país. Letta, cuyo Gobierno tiene menos de 10 meses, se encuentra en una encrucijada ya que Renzi ha amenazado durante los últimos días con retirarle la confianza.

El "Berlusconi de izquierdas"

A los 38 años estás preparado para hacer de todo. Sólo en Italia se piensa que uno a mi edad sea todavía joven. La edad no es un problema, es más, espero tener una vida después de la política”. Es el curioso deseo de Renzi, el hombre que tiene en sus manos el futuro de Italia. Curioso porque en su vida, hasta ahora, no ha hecho otra cosa que aspirar a tener cada vez más poder. Y así va a seguir haciéndolo durante años, pues está llamado a ser el jefe de Gobierno y el líder de la izquierda por un buen período, salvo que se dé un resbalón, algo que nunca puede descartarse en un terreno tan resbaladizo como la política italiana.

Renzi ha elegido bien el momento para colmar su ego y, posiblemente, completar su asalto al poder. La economía italiana registra ahora crecimientos mínimos, pero no negativos, como hasta hace bien poco, la prima de riesgo está estabilizada alrededor de los 200 puntos básicos y los intereses a pagar por la gigantesca deuda pública son cada vez más bajos

En el encuentro de hoy del PD llevó la voz cantante por su condición de secretario general, lograda al arrasar en las elecciones primarias que celebró el pasado mes de diciembre la que hoy por hoy es la principal formación política italiana. Aquel era el segundo intento que hacía el joven alcalde de Florencia por hacerse con las riendas del PD. En el primero, celebrado en diciembre de 2012, le ganó Pierluigi Bersani. Es el único borrón en la carrera de un mandatario ambicioso que no ha parado de subir desde que se inició en la política cuando todavía era un estudiante de instituto. La hiel duró poco en los labios del ex gobernador provincial más joven del país, pues Bersani se vio obligado a dimitir al no ser capaz de formar Gobierno tras las elecciones del año pasado.

Renzi ha elegido bien el momento para colmar su ego y, posiblemente, completar su asalto al poder. La economía italiana registra ahora crecimientos mínimos, pero no negativos, como hasta hace bien poco, la prima de riesgo está estabilizada alrededor de los 200 puntos básicos y los intereses a pagar por la gigantesca deuda pública son cada vez más bajos. Ante a este escenario, considera que podría haber llegado el momento de cometer un fraticidio con el primer ministro, Enrico Letta, que pertenece a su propio partido, para ocupar su puesto. Aunque ha repetido infinidad de veces desde diciembre que Letta podía estar tranquilo, es probable que acabe defenestrándolo en la reunión de esta mañana de la cúpula del PD.

En lugar de achantarse, ceder a la presión y ofrecerle su dimisión, el todavía jefe del Gobierno de coalición italiano ha plantado batalla. Lo hace, según dice, no por un interés personal en seguir en el poder, sino para completar las reformas que su Ejecutivo prometió llevar a cabo y para no echar a perder la estabilidad financiera de la que goza hoy el país. “Después de tres cursos, hemos empezado un año sin tener encima la crisis y la emergencia financiera. No pongamos todo patas arriba por nuestras cosas. Sería un error. Ahora tenemos la ocasión para hacer que el país crezca”, dijo ayer Letta al presentar sus propuestas para formar un nuevo pacto de coalición entre los partidos que sostienen al Gobierno. Lo hizo después de mantener una infructuosa reunión con Renzi.

placeholder El primer ministro italiano,  Enrico Letta, garantizaba estos días la continuidad de su Gobierno (Efe).

Aunque lo exhibe menos que su rival, el primer ministro también tiene su amor propio y desea aguantar en el poder todo lo que pueda. Con su nueva batería de medidas espera convencer a su jefe en el PD de que puede seguir enderezando el rumbo del país con algún retoque en el Ejecutivo, como podría ser la entrada en el Gabinete de algunos dirigentes “renzianos”. Así el secretario general se libraría de la ignominia de convertirse en el tercer primer ministro consecutivo que tiene Italia sin haber sido elegido en unas elecciones.

Stefano Folli, editorialista de Il Sole 24 Ore, considera que el gran punto a aclarar si finalmente Renzi consuma su asalto al poder es si el nuevo Gobierno durará toda la legislatura, a la que aún le quedan cuatro años, o sobrevivirá sólo unos meses hasta la celebración de comicios anticipados. “Renzi se presenta como el hombre nuevo y ha levantado unas grandísimas esperanzas. Para afrontar algunas de las reformas constitucionales que son la razón de ser del “renzismo”, necesitará un Gobierno de legislatura”, opina Folli, quien censura una eventual cita adelantada con las urnas. En cualquier caso, para celebrarse elecciones debe aprobarse antes la nueva ley electoral, acordada por el secretario general del PD y el líder de Forza Italia, Silvio Berlusconi.

Enrico Letta ha sucumbido al voto de castigo de su partido. El primer ministro italiano acaba de anunciar su dimisión: abadonará este viernes la Jefatura del Gobierno de Italia.La directiva del Partido Demócrata (PD) aprobó hoy la propuesta de su secretario general, Matteo Renzi, de "pasar página" y favorecer la formación de un nuevo Ejecutivoque sustituya al actual de su correligionario. Tras la reunión, que fue abandonada por los simpatizantes de Letta, la votación concluyó con 136 votos a favor del plan de Renzi, 16 en contra y dos abstenciones.

Matteo Renzi Silvio Berlusconi Política Crisis
El redactor recomienda