Se busca político extranjero para trabajo de asesor estrella
  1. Mundo
TONY BLAIR COLABORA GRATIS CON ALBANIA

Se busca político extranjero para trabajo de asesor estrella

Tony Blair en Albania, como asesor. Es su cliente 468 y el último ejemplo importante de la extensa lista de países que contratado a estrellas políticas

Foto: El ex primer ministro británico Tony Blair (izda) y el primer ministro albano, Edi Rama (EFE)
El ex primer ministro británico Tony Blair (izda) y el primer ministro albano, Edi Rama (EFE)

Los flashes de las cámaras restallaban mientras un sonriente TonyBlair comparecía junto al primer ministro albanés, Edi Rama. Lo hacíanpara anunciar que el exmandatario británico se disponía a asesorar aAlbania “de forma voluntaria” en su candidatura a la Unión Europea.“La orientación hacia Europa es inmensamente importante, ypersonalmente me encantaría ver cómo este país se une a la familia delas naciones europeas”, dijo Blair, rodeado por soldados de la guardiade honor albanesa.

La escena tuvo lugar en Tirana el pasado 3 de octubre. Se trata delúltimo ejemplo importante de la extensa lista de países que handecidido contratar como asesores a estrellas políticasinternacionales, una práctica ya con cierta solera, pero que no dejade popularizarse en los últimos años. Por ejemplo, el pasadoseptiembre, Serbia fichó al exdirector del Fondo MonetarioInternacional Dominique Strauss-Kahn, al exministro de Exterioresitaliano Franco Frattini, y al antiguo canciller austriaco AlfredGusenbauer para que colaboren en la gestión económica del país.

“No digo que mi equipo y yo podamos proporcionar algún tipo de varitamágica, pero creo que podemos ayudar al Gobierno a tomar lasdecisiones correctas”, indicó Strauss-Kahn en el momento delnombramiento. “Trabajaremos durante tres meses ‘pro bono’ [sincobrar], y entonces veremos qué pasa”, aseguró.

En la vecina Albania, Blair también asegura haber ofrecido susservicios de forma totalmente gratuita (llevado, según dicen algunos,por su debilidad por el país, donde es considerado un héroe por supapel en la intervención en Kosovo, hasta el punto de que tras laguerra, muchos albaneses a ambos lados de la frontera llamaron‘Tonibler’ a sus hijos recién nacidos). Ciertamente, se lo puedepermitir: el número de países a los que aconseja de forma remuneradaes extenso, desde Kuwait a Mongolia, pasando por Sudán, Vietnam oColombia. Albania, de hecho, es el cliente número 468 deBlair, según la BBC, lo que convierte al político en la“superestrella” de los asesores.

Tony Blair en Sao Paulo (EFE) A principios de este año, el ex primer ministro británico firmó unacuerdo con el ejecutivo peruano que preside Ollanta Humala paraasesorarle sobre la reforma del sector público. El año anterior, suempresa recibió 6,3 millones de dólares del Gobierno de Sao Paulo paraayudarle con la “planificación a largo plazo”. Y en 2011, la compañíaBlair Associates se embolsó nada menos que 13 millones de dólares deKazajistán, por un contrato de asesoría en materia económica, y paramejorar la imagen en el exterior del régimen de Nursultan Nazarbáyev.“Ambos se conocen y se aprecian desde hace años”, dijo entonces unportavoz del presidente kazajo.

'Estrellas' de todas las nacionalidades

También hay figuras españolas ejerciendo este tipo de asesoramiento:desde este año, José María Aznar es miembro del Consejo ConsultivoPresidencial para el Desarrollo Económico y las Inversiones de Haití,del que también forman parte los expresidentes Bill Clinton, elcolombiano Álvaro Uribe y el boliviano Jorge Quiroga. Esta institucióntiene como objetivo el “fortalecimiento institucional” durante elactual mandato del líder haitiano Michel Martelly. Aznar visitó elpaís a mediados de enero para “aportar su experiencia en materiainstitucional”, según un portavoz de la oficina presidencial.

Los políticos mencionados no son ni mucho menos los únicos. Algunascompañías estatales –sobre todo energéticas- parecen haber encontradoun filón en los antiguos líderes de otros países. El caso másrelevante tal vez sea el del excanciller socialdemócrata alemánGerhard Schröder, quien poco después de abandonar el gobierno en 2005fue nombrado por la empresa rusa Gazprom jefe del consejo devigilancia de la Compañía del Gasoducto Noreuropeo, más conocido comoconsorcio Nord Stream. El proyecto, pensado para el transporte dehidrocarburos desde Rusia hasta Alemania, fue asumido como una causapersonal de Schröder durante sus años en el poder, por lo que sunombramiento como asesor del consorcio escasas semanas después de susalida del gobierno le generó grandes críticas y un importante debatesobre un posible conflicto de intereses.

La historia de Schröder es similar a la de su rival político JoschkaFischer, el antiguo líder de Los Verdes alemanes y ministro de AsuntosExteriores durante dos legislaturas. En 2009, Fischer firmó comoasesor para el proyecto Nabucco, un oleoducto que pretendíatransportar hidrocarburos a través de Turquía hasta Austria, y que hoyparece moribundo. Por sus servicios, Fischer percibió lo que variosartículos de prensa describieron como “un salario de seis dígitos”.

Otro titán político en la nómina de una petrolera es el antiguosecretario de estado norteamericano Henry Kissinger, quien desde hacemás de una década ejerce de asesor de la China Offshore Oil Co.(CNOOC), la principal compañía energética del país. Kissinger esmiembro del Consejo Asesor, del que también forman parte ErwinSchurtenberger, el antiguo embajador de Suiza en China, y variosespecialistas en Asia. La relación de Kissinger con el país viene delargo: él fue el arquitecto de la llamada “diplomacia triangular”, queen 1972 promovió el acercamiento al régimen de Mao Tse Tung comocontrapeso a la Unión Soviética, y uno de los grandes defensores delingreso del gigante chino en la Organización Mundial del Comercio enlos años 90. Recientemente, publicó su monumental libro China (Debate, 2012), en el que a lo largo de más de 600 páginas el exjefede la diplomacia estadounidense aborda el papel del coloso asiático enel mundo.

“Como compañía global de gas y petróleo, CNOOC necesita asesores conuna visión global y un expediente mundialmente reconocido paraencabezar la empresa junto a nuestro equipo de gestión, en un entornodinámico y altamente globalizado”, aseguró el director ejecutivo, WeiLiucheng, en el momento del fichaje de Kissinger. “La misión delConsejo Asesor es proporcionar a la gestión asesoramiento estratégicoen sucesos mundiales y asuntos macro que podrían tener un impacto enel desarrollo de la compañía”, se leía en el comunicado de prensa.

Fichajes mediáticos

Estas afirmaciones, de hecho, son extrapolables a otros muchos casos, y subrayan la razón por las que muchos países y corporaciones tratande contratar a grandes personajes políticos. Existen también otrosmotivos poderosos: estos fichajes generan un considerable interésmediático, que puede ser muy beneficioso de cara a las relacionespúblicas de un Gobierno o empresa. Además, por lo general se trata degente que mantiene contactos de primera, que pueden abrir muchaspuertas. Es lo que ocurrió en 2005 con el expresidente FelipeGonzález, que utilizó sus sólidas relaciones con la familia Torrijos para tratar de introducir en el proyecto de ampliación del Canal dePanamá al millonario mexicano Carlos Slim, a quien González asesoraba.

Pero ¿es siempre una buena idea contratar a asesores con un perfil tanalto? A veces estos políticos tienen un pasado que puede generarpublicidad negativa, como está ocurriendo con Strauss-Kahn en Serbia,donde la oposición critica que la “reputación” del asesor puede “dañarla imagen del país”. El viceprimer ministro serbio, Aleksandar Vucic, hatenido que salir al paso de las críticas, asegurando que lasacusaciones de acoso sexual que penden sobre Strauss-Kahn no desvirtúan su eficacia. “No hay duda de que Dominique Strauss-Kahn es unreconocido experto en economía. No he oído nunca que nadie hayacuestionado su capacidad”, afirma Vucic. “Pablo Picasso tenía unmontón de problemas con sus mujeres e hijos, pero aun así era ungenio. Creemos que el señor Strauss-Kahn es un gran economista ypensamos que podría ayudarnos con su conocimiento y experiencia”,dice.

Pero a la mayoría de los 'clientes' les preocupan menos lasdesventajas que los posibles beneficios. Lo apuntó de forma certera lasocióloga serbia Vesna Pesic en el diario TheNew York Times trasenterarse del fichaje de Strauss-Kahn: “Tenemos grandes economistasaquí, y personalmente yo no le habría escogido por las acusaciones que pesan contra él. Es propaganda y marketing. Pero la gente aquí estáagotada por la recesión, y no les importa”.

Tony Blair José María Aznar
El redactor recomienda