¿REINO UNIDO SE MUSULMANIZA?

Bonos islámicos en la City londinense, 'sharia' en los tribunales

Reino Unido se convertirá en el primer país no musulmán en emitir bonos islámicos. La noticia la daba esta semana David Cameron. El premier se mostraba

Foto: Una mujer protesta en Londres por la extradición de Babar Ahmad en 2012 (Reuters).
Una mujer protesta en Londres por la extradición de Babar Ahmad en 2012 (Reuters).

Reino Unido se convertirá en el primer país no musulmán en emitir bonos islámicos. La noticia la daba esta semana David Cameron. El premier se mostraba encantado de afianzar a la City como principal centro financiero islámico fuera del mundo musulmán, con la emisión de los denominados sukuks, que siguen los mandamientos del Corán. A los economistas el anuncio no les ha pillado desprevenidos, pero el resto de los mortales se ha quedado un tanto perplejo.

La mayoría sigue asociando la sharia con aquello de “ojo por ojo, diente por diente”, así que su implantación en el parqué londinense la ha descolocado bastante. Y quizá sea por puro desconocimiento, porque lo cierto es que la ley islámica se aplica desde 2008 en distintos servicios, entre ellos los préstamos de hipotecas. En la actualidad, ya hay 20 bancos islámicos en el país.

Por otro lado, su implantación en los tribunales británicos es algo que también se da por hecho para un futuro muy próximo. Sobre todo desde que el pasado mes de febrero el Tribunal Superior de Justicia ratificara, por primera vez en la historia, un acuerdo de divorcio aprobado por un tribunal religioso.

La población musulmana en la capital ha aumentado en la última década un 67%, en comparación con el incremento del 15% registrado en la población londinense en su totalidad. Algunos barrios se han convertido en auténticos guetos¿Cómo se interpreta esta fotografía? Sukus en la City, la sharia en los juzgados… ¿Reino Unido se está islamizando? Quizá simplemente se esté adaptando a las necesidades de sus ciudadanos.

Los musulmanes de Londres crecen un 67% en la última década

Según el último censo de 2011, ya hay 2,7 millones de musulmanes. El número total de personas en Inglaterra y Gales que se describieron a sí mismos como cristianos se redujo en 4,1 millones, una disminución del 10%, mientras que el número de seguidores del Corán aumentó en un 75%.

El 12,4% de las personas que viven en Londres ya son fieles al islam. La población musulmana en la ciudad del Támesis ha aumentado en la última década un 67%, en comparación con el incremento del 15% registrado en la población londinense en su totalidad. Algunos barrios (sobre todo en el este) se han convertido en auténticos guetos.

Usman, de 32 años, admite que la mayoría de su círculo es musulmán, pero señala que el negocio familiar se ha consolidado en Turham Green, una zona al suroeste de la capital dominada por lo que llama “británicos blancos”. Sus tíos abrieron hace ya más de dos décadas una tienda de ultramarinos y él se ha montado su particular oficina en la entrada. Con poco más de una mesa y una caja llena de cables, arregla todos los ordenadores, tabletas y teléfonos que llegan a sus manos. No accede a hacerse una foto. Pero asegura que el wayib (la barba obligatoria) y el color de su piel no le reduce la clientela.

La ultraderecha se manifiesta en Londres contra los musulmanes
La ultraderecha se manifiesta en Londres contra los musulmanes

“Llevan toda la vida aquí y aún no conozco su cultura”

En Manchester, sin embargo, la percepción que tiene Alex, de 37 años, sobre la comunidad musulmana es distinta. “Llevo toda la vida viviendo aquí y sólo conozco, un poco, a un par de ellos. Con eso creo que contesto a la pregunta sobre la integración”, recalca. Asegura que las cifras del último censo le dejan incluso un tanto “intranquilo”, aunque reconoce que sus miedos también provienen del desconocimiento. “La ignorancia sobre sus costumbres y su modo de vida es lo que me hace sentir… nervioso… con eso no quiero decir amenazado, ni mucho menos. Entiendo que vengan a aquí a labrarse un futuro y lo respeto. Pero si llevan toda la vida aquí y aún no conozco su cultura será también su culpa, porque no se integran… es un círculo vicioso”, explica.

Cuando le pregunto sobre los sukuks, Alex se queda mudo. No es el único, ni mucho menos. La mayoría de los británicos (me atrevería a decir que la mayoría de los europeos) desconoce qué son las finanzas islámicas.

Los beneficios de este sistema

Ignacio de la Torre, socio de Arcano (firma independiente de asesoramiento financiero de referencia) ya advirtió en 2010 de los beneficios de este sistema. Tal y como explica, el Corán, al igual que el Evangelio, prohíbe el préstamo a interés. “La Iglesia endulzó su postura al respecto desde el siglo XIII; sin embargo, en el mundo de las finanzas islámicas no se acepta conceptualmente una deuda retribuida”, recalca.

Multimillonario plan del gobierno británico para estimular la economía
Multimillonario plan del gobierno británico para estimular la economía

Por lo tanto, toda financiación conforme al Corán debe cumplir las siguientes características:

a) se prefiere la financiación vía recursos propios, donde sí se acepta un retorno en concepto de socio de una empresa mercantil, a la financiación por préstamo retribuido.

b) los proyectos objeto de esta financiación habrán de ser conformes a la ley religiosa, prohibiéndose activos como el juego o el alcohol

c) la financiación siempre está ligada a un activo real que genere un flujo de caja, de ahí su clara aplicación a proyectos de infraestructuras y de renovables.

d) las actividades altamente especulativas (como muchos productos derivados empleados no para cubrir riesgos) están prohibidas

Nuevos puestos de trabajo e inversiones

“Gracias a los sukuks, el Reino Unido podrá desarrollar una industria financiera en la City y evitar que esto tenga lugar en París (donde se barajó la idea durante tiempo), con lo que conlleva en puestos de trabajo, impuestos y captación de inversiones”, recalca De la Torre.

La primera partida de estos bonos sería de 234 millones de euros. Con el anuncio de los sukuks, la City se consolida con núcleo mundial de ese tipo de transacciones, que han crecido un 150 % en los últimos siete añosLa primera partida de estos bonos, el próximo año, sería de 200 millones de libras (234 millones de euros). Con el anuncio de los sukuks, la City se consolida con núcleo mundial de ese tipo de transacciones, que se calcula que han crecido un 150 % en los últimos siete años y que nutren a un mercado valorado en 1,5 billones de euros.

El Reino Unido es actualmente el noveno mayor mercado para las finanzas islámicas, con 14.000 millones de euros en activos de la sharia y 20 bancos que siguen los mandamientos del Corán.

Una de las entidades de referencia es el pionero Islamic Bank of Britain. Abrió sus puertas en 2004, sobre todo para dar servicios a los musulmanes que querían invertir en ladrillo, pero ahora cuenta con más de 51.000 clientes. A raíz del escándalo del Barclays por la manipulación del Libor el año pasado, el 55% de las solicitudes que ha recibido desde entonces son de clientes no musulmanes.  

Aparte de los productos financieros (como hipotecas e inversiones), el Gobierno también ha incorporado la sharia a otras áreas como las regulaciones alimentarias, que permiten que la carne vaya a ser sacrificada de acuerdo con las prácticas judías e islámicas.

Preocupación por los tribunales de la ‘sharia’

En cuestiones económicas, la transparencia da seguridad al mercado. Pero en los asuntos que marcan la vida diaria de los 2,7 millones de musulmanes que viven en el Reino Unido no rigen las mismas pautas. Las autoridades están realmente preocupadas por los llamados Islamic Sharia Council, o lo que es lo mismo, los tribunales de la sharia.

Estos han estado operando en el Reino Unido durante más de dos décadas. Nadie sabe a ciencia cierta cuántos hay. La cifra “semioficial” es 85, pero, en la práctica, el número se multiplica con todos los vinculados a mezquitas e incluso casas particulares.

Mientras que las mujeres están obligadas a llevar dos testigos varones y pagar 400 libras por los trámites, para ellos todo es gratis.Al igual que ocurre con los tribunales judíos (Bet Din), los de la sharia pueden hacer veredictos en casos referentes la herencia, desacuerdos contractuales entre propietarios e inquilinos y, a veces, entre empleados y sus empleadores. Bajo la Ley de Arbitraje británica de 1996, las decisiones son aplicables.

Estos tribunales sólo pueden pronunciarse sobre litigios civiles. Sin embargo, un reciente informe del think tank Civitas y un posterior documental de la BBC ha demostrado lo que todo el mundo ya sabía: han cruzado los límites propios de su jurisdicción, y principalmente dan asesoramiento ilegal sobre matrimonio y divorcio.

Los líderes religiosos controlan la vida de millones de mujeres

Aunque las decisiones no tienen trascendencia en el marco legal del Reino Unido, los líderes religiosos controlan la vida de millones de ciudadanos, principalmente de mujeres. Aunque en algunos casos tienen el certificado por la ley británica, necesitan tener la aprobación de estos consejos para poder liberarse y no ser repudiadas en su comunidad si quieren rehacer su vida.

La mayoría viven presas en casas donde la violencia de género es la tónica de cada día. Pero los tribunales, según el documental de la BBC, les aconsejan no acudir a la Policía y pensar en lo que han podido hacer mal para levantar la ira de sus esposos. Les preguntan, por ejemplo, si tienen la casa limpia, si habían cocinado bien o si habían quedado demasiado con sus amigas.

Musulmanes protestan contra la visita del presidente estadounidense a londres
Musulmanes protestan contra la visita del presidente estadounidense a londres

Mientras que las mujeres están obligadas a llevar dos testigos varones y pagar 400 libras por los trámites, para ellos todo es gratis. Los matrimonios por la sharia no se reconocen en la legislación británica, por lo que las mujeres no tienen derecho automáticamente a la mitad de la casa o los activos financieros en caso de separación.

El anterior Gobierno laborista renunció a su intento de investigar los consejos de la sharia, al no tener acceso adecuado a los mismos. La visión del Ejecutivo actual es que la ley islámica no es una ley en Inglaterra y Gales. Si las decisiones tomadas por estos consejos entran en conflicto con la legislación nacional, la normativa británica prevalece.

La ley islámica se aplica desde 2008 en distintos servicios, entre ellos los préstamos de hipotecas. En la actualidad, ya hay 20 bancos musulmanes en el paísCon todo, el presidente del Tribunal Supremo de Reino Unido, Lord Phillips, animó en 2008 a aplicar la sharia en determinados ámbitos del ordenamiento jurídico británico, siempre que su vigencia no desencadene un conflicto con el esqueleto normativo o suponga la imposición de castigos físicos.

El arzobispo de Canterbury por aquel entonces, Rowan Williams (la máxima autoridad de la Iglesia Anglicana) ya había dejado a medio país perplejo cuando aseguró que era “inevitable” introducir algunos aspectos de esta normativa musulmana para favorecer la cohesión social, ya que “no es una práctica monstruosamente incompatible con los derechos humanos”. “Muchos musulmanes ahora podrían decir que se sienten excluidos de algunos aspectos de la sociedad británica”, matizó.

En febrero de este año, el Tribunal Superior ratificó, por primera vez en la historia, el divorcio de una pareja judía que había sido aprobado por la Bet Din, la ley rabínica. La próxima… ¿una pareja musulmana casada por la sharia? Los expertos advierten de que el fallo tiene consecuencias de gran alcance, ya que despeja el camino para que los matrimonios que han solicitado el divorcio en un tribunal religioso vean ratificada la separación en un tribunal británico.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios