Sucedió en Palm Beach (Florida, EEUU), donde una mujer se encontró con una desagradable sorpresa al salir de su casa: un increíble cocodrilo de más de tres metros dentro de su piscina.

Tras avisar a las autoridades, los expertos consiguieron acudir hasta la zona y sacarle no sin complicaciones, tras lo que hicieron una solicitud pública: no alimentarlos, especialmente en primavera, donde aumenta su actividad debido al calor.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios