Beth Moses ya tiene sus alas de astronauta, la insignia que demuestra que ha viajado al espacio exterior. Y la ha conseguido viajando en una nave comercial. Ella será una de las monitoras para quienes se apunten a esta aventura y ha querido evaluar el trayecto, conocer lo que sentirán sus clientes. El vuelo ha durado hora y media y en él ha experimentado la ingravidez y ha disfrutado de la curvatura de la tierra. Como ella, cientos de valientes podrán dar un paseo por el espacio a partir de este año. El sueño de muchos se hará realidad. Ya hay unas 600 personas apuntadas para realizar este viaje que cuesta más de 220.000 euros

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios