Un buque de la Guardia Costera de Estados Unidos ha regresado a su base en Cayo Hueso (Cayos de Florida) tras 68 días de patrulla por el Pacífico en el marco de la Operación Martillo, un plan de lucha contra el narcotráfico en el Caribe y el Pacífico oriental.

Y en la operación se han incautado de siete toneladas de droga, valorada en 135 millones de euros. La sorpresa llega cuando descubren que los fajos de droga están atados al pequeño cuerpo de una tortuga, que difícilmente podía moverse. Por suerte, los guardias cortaron cuidadosamente las cuerdas y consiguen liberar al animal.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios