Este alemán de Baviera, Oliver Struempfel, acaba de batir su propio récord mundial de transporte de cerveza, llevando de una sola vez 29 jarras de un litro durante 40 metros y sin derramar más del 10% del contenido. La tarea tiene una gran dificultad, ya que hay que portar las jarras entre los brazos y que apenas caiga cerveza para depositar todas en la mesa, algo que no logró Struempfel al derribar dos, pero sí quedaron las suficientes en pie para establecer un nuevo récord.

"Primero intenté 27 porque quería asegurarme de batir mi anterior marca y luego arriesgué con 31 jarras aunque cayeron dos, pero creo que es increíble". En total 69 kilos de líquido y vidrio que son todo un ejemplo del espectáculo que disfrutarán miles de personas en el Oktoberfest, donde la cerveza es el producto estrella.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios