Si creías haberlo visto todo en el reino animal, te presentamos al lenguado chico, un pez que da un nuevo significado al concepto de estrabismo.

Lo más curioso de este lenguado es que al principio de su vida no es un pez plano, sino un alevín con forma de sardina y un ojo a cada lado. Pero en primavera, con el aumento de temperatura del agua del mar, el ojo izquierdo empieza a desplazarse por el cráneo en un proceso conocido como ‘migración del ojo’, lo cual desorienta al pez que cae al fondo con los dos ojos en el mismo plano.

En este vídeo, ofrecido por la Fundación Aquae, vemos que, ya en el fondo, la cara oculada se mimetiza con el entorno y se vuelve más gruesa. Y el lado ciego, en contacto con la arena, se despigmenta.

 

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios