La nueva factura de la luz que premiará al consumidor más eficiente, aquel que sea capaz de trasladar su consumo a las horas y días en que los precios son más bajos —el bautizado como horario valle, que comprende las horas de la madrugada del lunes al viernes y los fines de semana y festivos—, entra en vigor este martes, 1 de junio, y obligará a los consumidores a tratar de distribuir su consumo en franjas del día menos demandadas para evitar sustos en las próximas facturas de la luz. 

El cambio que se va a aplicar en las tarifas eléctricas a partir del nuevo mes viene motivado por la modificación de la metodología de cálculo de los peajes, que fija la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), y los cargos, que el Gobierno se encarga de fijar. "La parte fija de la factura, aquella cantidad que se paga sin que varíe mucho todos los meses en función de la potencia contratada, se va a reducir en torno a un 15%", explica a la agencia EFE Jorge Morales de Labra, director de Próxima Energía. En el otro lado de la balanza, "la parte variable, la que depende del consumo, se va a encarecer", lo que hará que la diferencia de precios entre una y otra franja sea "muy relevante, del orden del triple". 

"Eso que siempre nos ha hecho mucho daño como consumidores que es pagar por la potencia disponible, la use o no, ahora se podrá cambiar", sostiene por su parte Carlos Andreu, profesor de EAE Business School, en referencia a la posibilidad que tendrán los consumidores domésticos de contratar dos potencias diferentes: una para el horario punta y llano, y otra para el valle. 

Con esta nueva estructura de la tarifa eléctrica se universaliza la discriminación horaria, que antes se aplicaba únicamente a una serie de tarifas, y que ahora se extiende con la unificación de todas las tarifas existentes en una única para los usuarios domésticos. En palabras de Morales de Labra, se trata de una forma de incentivar el consumo en horas más baratas que proviene de un análisis que "indica que la red eléctrica está infrautilizada durante la mayor parte del día". Además, según manifiesta por su parte Andreu, se trata de "una buena noticia" que hará más clara la tarifa eléctrica y la factura de la luz a los usuarios, para que entiendan su consumo y puedan elegir. 

Esta modificación no solo afectará al mercado regulado, es decir, a aquellos usuarios acogidos al Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC) que establece el Gobierno. "Lo que pasa es que aquellos que se encuentran en el mercado regulado y tienen la tarifa oficial, se verán afectados de forma inmediata", explica el director de Próxima Energía. Quienes estén en tarifa, tendrán que esperar a que les llegue la siguiente factura de su proveedor y "el proveedor libre negociará y les ofrecerá una tarifa fruto de tu negociación", adelanta Andreu, por lo que será necesario ponerse en contacto con la compañía.